La vergüenza de Ebrard por su costoso Rolex y pecar contra los mandamientos de López Obrador

Captura de video Twitter

Como parte de su actividad en el marco de la “nueva normalidad” el presidente Andrés Manuel López Obrador está de gira en algunas entidades. Al atender su agenda de trabajo en Veracruz platicó vía telefónica con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. Su conversación estuvo relacionada con temas sobre la próxima entrada en vigor del T-MEC, el primero de julio, y con el problema mundial de la pandemia provocada por el Covid-19.

El presidente López Obrador informó a los medios sobre esta actividad, fue acompañado en una mesa por el canciller Marcelo Ebrard. La actividad del presidente es relevante, no obstante, en esta ocasión para las “benditas redes sociales” la nota no estuvo en el discurso del presidente, sino en el reloj Rolex Submariner, valuado en 320 mil pesos, que utilizaba Ebrard, que lo ubicó en contradicción con la recomendación presidencial, de no ostentar ni incurrir en frivolidades, en tiempos de coronavirus.

LEER | El préstamo por mil millones de dólares a México que le tapó la boca a López Obrador

El secretario Marcelo Ebrard intentó ocultar bajo la manga de la chamarra su Rolex, regalo de su esposa, mientras el presidente informaba a la prensa sobre su conversación con el primer ministro de Canadá. A través de un video, divulgado en redes sociales, se aprecia cómo intenta esconder su reloj para que no lo capte la cámara, pero ya era tarde. (Ver minuto 2:24 del video)

El tema fue abordado en redes sociales donde los participantes comentaron que Ebrard era incongruente pues su ostentación no encaja con el gobierno de López Obrador, caracterizado por predicar la austeridad y el rechazo a una vida de lujos.

Siendo la austeridad un tema de campaña y de la propaganda de su gobierno, el presidente López Obrador utiliza un reloj austero. Hace unos meses, a solicitud de los reporteros, lo mostró, según dijo, “Es un reloj muy bueno”. Resultó ser un reloj Timex con valor aproximado de 1,500 pesos.

Parece que los relojes de lujo son del agrado de algunos políticos que, en ocasiones, olvidan que los llevan y son captados en los actos públicos donde exhiben su ostentación.

Los medios se han ocupado en “balconear” a los políticos de todos los colores que portan relojes de alto costo. Miguel Ángel Yunes Linares, siendo gobernador del PAN en Veracruz en 2017, trató de ocultar su reloj Richard Mille, de casi 6 millones de pesos.

Félix Salgado Macedonio, senador por Morena, recientemente acudió a la sesión del Senado llevando un reloj Rolex de la línea Submariner con agujas de oro de 18 kilates, valuado en 9 mil 750 dólares, unos 188 mil pesos.

LEER | El penoso show en vivo de López Obrador para desmentir una noticia... que no existió

Tatiana Clouthier, diputada de Morena, tiene un reloj Rolex de más de 250 mil pesos.

César Camacho Solís, quien fuera presidente del PRI y gobernador del Estado de México, fue captado con un reloj Patek Philippe modelo Nautilus 57, valuado en 609 mil 143 pesos.

Roberto Borge, exgobernador del PRI, de Quintana Roo, ahora preso, utilizaba un reloj Richard Mille de carbón y oro rosado valuado en 5 millones de pesos.

Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la CTM y senador por el PRI, utilizaba un reloj Patek Phillipe, valuado en 408 mil pesos.

El canciller Marcelo Ebrard cometió un error al utilizar su Rolex en el contexto de la austeridad decretada por el presidente López Obrador. No parece que sea algo que deba preocuparlo en su calidad de secretario multiusos. No debería avergonzarse por portar una joya que es prácticamente que un mexicano promedio posea y luzca. Pero lo hizo, aunque se trate de una posesión legítima, y eso pasó porque así lo ha orillado el discurso y los mandamientos del presidente.

En el tema de la ostentación Marcelo no está solo, algunos de sus compañeros en el gabinete son mas extremos en sus lujos, no los enseñan en la muñeca, pero los tienen documentados en las escrituras de sus propiedades y las ocultan diciendo que son de sus hijos, no esposas o las recibieron en herencia. De este episodio solo se refrenda que el tema de la austeridad es un bonito argumento de propaganda de la 4T. Los políticos de Morena deben saber que parecer pobre no implica serlo. No se asusten.


Más sobre el tema:

La jugada maestra que le da risa a López Obrador, aunque se haya dado un balazo en el pie

El penoso show en vivo de López Obrador para desmentir una noticia... que no existió

Las protestas contra AMLO que rayan en lo ridículo por lo que mostraron al mundo (y no son sus autos de lujo)