Anuncios

Juan Jesús dice estar 'amargado' porque Acerbi no fue sancionado por insulto racista

MILÁN (AP) — El zaguero brasileño del Napoli Juan Jesús aseguró sentirse “muy amargado” y “sinceramente descorazonado" por la decisión de la liga de Italia de no sancionar a Francesco Acerbi del Inter de Milán por un supuesto insulto racista en su contra.

El juez deportivo de la liga anunció el martes que no se pudieron recabar pruebas suficientes que demostrasen que el insulto de Acerbia a Juan Jesús fue racista para imponer un castigo severo al zaguero italiano.

El supuesto incidente se produjo durante el duelo entre el Inter y Napoli el 17 de marzo. El partido fue interrumpido durante 90 segundos cuando Juan Jesús, de raza negra, le advirtió al árbitro de un insulto racista de Acerbi en su contra. Acerbi ha negado en repetidas ocasiones el haber utilizado una palabra ofensiva.

“He leído varias veces y con gran decepción la decisión del juez deportivo, que considera que no existen pruebas de que fui la víctima de un insulto racista durante el partido”, dijo Juan Jesús en un comunicado difundido el miércoles. "Aunque es una decisión que debo respetar, es una que me cuesta entender y que me deja muy amargado”.

"Honestamente, estoy muy desanimado por un incidente en el que mi único error fue tratar de gestionarlo ‘como un caballero’ al evitar interrumpir un partido importante, con todos los inconvenientes que suponen para los espectadores y esperando que mi actitud fuera respetada y tomada, y quizás, como un ejemplo”.

Juan Jesús estaba visiblemente molesto cuando se acercó al árbitro en el complemento del encuentro en San Siro señalando la manga de su camiseta en la que traía el brazalete con la frase “Deja Fuera al Racismo” — como parte de la campaña de la liga contra el racismo.

Después del partido, el brasileño de 32 años relató que Acerbi se le acercó para disculparse y pareció querer dejar el asunto olvidado al indicar que “lo ocurrido en la cancha se queda en la cancha... es un buen tipo”.

El fiscal de la Federación de Fútbol de Italia cuestionó a los jugadores y testigos la semana pasada. Reportó al juez del deportivo de la liga, quien estudió las imágenes del encuentro, así como el audio del árbitro y VAR antes de anunciar su decisión el martes.

“Después de esta decisión, supongo que cualquier otro que se encuentre en una situación similar a la mía, responderá de otra manera, para protegerse, y enfrentar la lacra del racismo, que es algo que seguimos sufriendo para desterrar", añadió Juan Jesús en su comunicado.

De haber encontrado culpable a Acerbi, podría haber enfrentado una suspensión de 10 encuentros y el jugador de 36 años hubiera quedado descartado para el resto de la temporada y del Campeonato Europeo.

Al día siguiente del partido, Acerbi fue enviado a casa cuando se encontraba en la concentración de Italia — antes de los duelos amistosos ante Venezuela y Ecuador en Estados Unidos — aunque el seleccionador Luciano Spalletti y otros jugadores estuvieron de acuerdo “que no hubo ningún intención racista, difamatoria o de denigración de su parte”.

“No me esperaba esta decisión, es algo que lamento", dijo Juan Jesús. "Espero equivocarme, pero esto creará un penoso precedente para justificar ciertos comportamientos. Ojalá que esta triste historia pueda ayudar al mundo del fútbol a reflexionar sobre una cuestión tan grave y urgente”.