La industria gastronómica y la pesca

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- El mar es una de las fuentes de recursos más importantes en el planeta. De sus aguas se obtienen elementos indispensables para diversas industrias. En temas de alimentación, los océanos son parte de la cadena que abastece de todo tipo de pescados y mariscos a cada rincón del mundo. Pero no se trata de un trabajo fácil, mucho menos ante las afectaciones que sufren día con día los ecosistemas marinos por factores como el calentamiento global, el derretimiento de los polos, la contaminación o la sobreexplotación de especies.

Iniciativas marinas

COMEPESCA es el Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas, una asociación civil creada en el 2003, integrada por empresarios de la cadena productiva y comercial del sector pesquero y acuícola compuesta por: acuicultores, armadores, procesadores, distribuidores y comercializadores de productos pesqueros y acuícolas de todo el país, incluyendo diversos organismos educativos, científicos y profesionales, cuya misión es promover el consumo de pescados y mariscos mexicanos.

Como parte de los esfuerzos de COMEPESCA, se creó una alianza con Mayakoba, Sancus Foundation y Oceanus, para propiciar cambios que contribuyan a la mejora de los océanos y sus productos. México es uno de los principales países productores de pescados y mariscos en el mundo, con un rendimiento anual estimado de 2.2 millones de toneladas, así como un consumo promedio per cápita de 16 kilos al año.

Existe la necesidad de crear conciencia sobre la responsabilidad que tiene la comunidad con el cuidado y protección de los mares. A partir de ello, en 2017, el chef Juan Pablo Loza, director de operaciones culinarias de Rosewood Mayakoba y vicepresidente culinario del movimiento Pesca con Futuro de COMEPESCA, impulsó la cena Amigos del Mar, el cual celebró su tercera edición este año. Este evento reúne a chefs para cocinar mano a mano en alianza con Mayakoba, incluyendo a sus hoteles Rosewood, Banyan Tree, Andaz y Fairmont, y ofrecer una cena para acercar a más personas y negocios al compromiso de producir, cocinar y consumir con frutos del mar con conciencia del medio ambiente.

A través de donaciones que los visitantes de los hoteles pueden realizar y que se igualan por parte de Sancus Foundation, y el dinero recaudado de la venta de los accesos al evento Amigos del Mar, este año se entregó una donación por 200,000 pesos a la Confederación Mexicana de Cooperativas Pesqueras y Acuícolas, cuya labor se enfoca en fortalecer y fomentar la actividad pesquera responsable de las Sociedades Cooperativas de México. Su líder, José Luis Carrillo afirmó: "Este evento para nosotros es de gran importancia pues estamos haciendo sinergia entre la gente que produce, la gente que compra y la gente que consume. Si esto lo elevamos al equilibrio que debe de haber entre lo ecológico, lo económico y lo social, tendremos una industria pesquera de otro nivel".

Otra de las acciones que se llevan a cabo es Reef Week. Durante una semana al año, Mayakoba se centra en organizar diversas actividades para huéspedes de sus hoteles, en las que se combina la diversión con la educación ambiental. Una de ellas, es un programa que busca detener la erosión de la tierra, a través de la rehabilitación de los arrecifes de coral de la zona se la Riviera Maya. Sancus Foundation y Oceanus tienen la misión de plantar 1000 colonias por año para repoblar. Al día de hoy, cuentan con más de seis mil colonias de coral plantadas, cuya tasa de supervivencia es del 95%. Esta práctica es indispensable para recuperar la salud de los ecosistemas, pues alrededor del 70% del oxígeno que se genera en el planeta proviene del mar, además de ser el hogar de incontables especies que pueden significar un recurso alimenticio de calidad para el ser humano.