Con inconsistencias y omisiones de autoridades en caso Debanhi

·2  min de lectura

Ana Garcés

MONTERREY, NL., julio 19 (EL UNIVERSAL).- La investigación sobre la muerte de Debanhi Escobar ha mostrado numerosas inconsistencias y omisiones a lo largo de los más de tres meses transcurridos desde la desaparición de la joven.

---El motel Nueva Castilla

La primera sorpresa tuvo lugar el día en que fue encontrado el cadáver, la noche del jueves 21 de abril. Pese a que las autoridades aseguraban hacer trabajo de inteligencia, el cuerpo se encontró dentro de una cisterna en desuso del motel Nueva Castilla porque los trabajadores del lugar denunciaron que había mal olor.

El motel había sido revisado por elementos de la Fiscalía General del Estado de Nuevo León en al menos cuatro ocasiones, según declaraciones del propio padre de la joven, Mario Escobar.

El motel está muy cerca del lugar donde Debanhi fue vista con vida por última vez, la madrugada del 9 de abril, en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo. Desde ese lugar salieron las cuadrillas de búsqueda de Debanhi desde el 10 y hasta el 22 de abril, convocadas por la familia.

En un principio, la fiscalía de Nuevo León informó que el hotel tenía cámaras de vigilancia, pero no tenían capacidad de grabación. Posteriormente, se informó que había algunas cámaras que sí grabaron. Este lunes, el fiscal estatal, Gustavo Adolfo Guerrero, dijo que tenían más de 300 horas de grabación, tan solo en Nueva Castilla.

Pese a que el motel había sido cateado en varias ocasiones, la fiscal Especializada en Feminicidios y Delitos Contra las Mujeres, Griselda Núñez Espinoza, declaró el 2 de mayo que en las bitácoras de investigación no había registro de que se hubiera revisado el área de cisternas —donde finalmente se encontró a Debanhi— porque los empleados del motel no mencionaron su existencia.

---Las causas de la muerte

La noche en que se encontró el cuerpo de la joven, mientras todavía se trabajaba en su extracción de la cisterna, autoridades locales difundieron versiones de que habría sido un accidente.

El 27 de abril, el médico forense Eduardo Villagómez Jasso aseguró que Debanhi cayó con vida a la cisterna, tuvo oportunidad de reaccionar y se paró.

Sobre la fecha de muerte, se sostuvo que estaba en un rango de 14 días.

El 12 de mayo se filtró el peritaje forense independiente solicitado por la familia de Debanhi, el cual señala que la joven presentaba señas de abuso sexual, golpes con objeto contundente en la cabeza, y que murió antes de ser sumergida. Por su parte, la autopsia de la fiscalía sólo registra un golpe en la cabeza.

El dictamen pericial presentado el lunes establece que la joven murió por sofocación mecánica, es decir, le obstruyeron las fosas nasales. La fecha de muerte es entre tres y cinco días antes de su localización; no hay evidencia de violencia sexual y se descarta asfixia por sumersión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.