Hombre es condenado por asesinato cometido en 1993 después de que su ADN fuera incautado de una servilleta

·3  min de lectura

Un hombre de Minneapolis, Minnesota, ha sido declarado culpable de un asesinato ocurrido en 1993 después de ser vinculado al crimen a través del ADN tomado de una servilleta de un hot dog en un partido de hockey.

Jerry Westrom, de 56 años, fue declarado culpable de asesinato premeditado en primer grado y de asesinato intencional en segundo grado el jueves en la muerte de Jeanie Ann Childs, que tenía 35 años en el momento de su muerte en el sur de Minneapolis, según CBS News.

Westrom fue arrestado en 2019 después de que las autoridades lo siguieran a un partido de hockey y tomaran una servilleta que había tirado a la basura, según el Star Tribune.

El fiscal Darren Borg dijo que el ataque tuvo lugar en el edificio de apartamentos Horn Towers, en el que Westrom y Childs pasaron de una habitación a otra, y la mujer sufrió heridas defensivas. Fue apuñalada 65 veces, dijo Borg.

El fiscal dijo al jurado que el semen de Westrom fue descubierto en un edredón con sangre, y añadió que su ADN se encontró en otros objetos cubiertos de sangre, como una toalla, un paño, una camiseta y el lavabo.

También había una huella ensangrentada cerca del cuerpo de Childs.

“¿Cómo dejas una huella ensangrentada? Pisas la sangre líquida y pones el pie en el suelo”, dijo Borg. “Sus huellas tenían la sangre de ella porque él la mató”.

El abogado de la defensa, Steve Meshbesher, intentó desacreditar a los testigos del caso, señalar lo que los investigadores no hicieron y centrar la atención en otro sospechoso. También planteó dudas sobre las pruebas de ADN.

“Alguien enfermo, patológico, la asesinó. [Westrom] no es el responsable”, dijo Meshbesher al jurado. “No agraven la tragedia condenando a un inocente”.

El abogado defensor argumentó que Childs, una trabajadora sexual, podría haber sido asesinada por su presunto proxeneta, que se alojaba en el mismo edificio de apartamentos. Murió en 2017, pero se habían descubierto algunos de sus pelos en una de las manos de Childs.

El abogado dijo que apelará el veredicto y que estaba “muy decepcionado. El jurado no vio todas las pruebas. Habíamos presentado todas las pruebas, el juez dijo que no”.

“Lo que ocurrió fue brutal, y la pregunta es quién lo hizo”, añadió, según CBS News.

La madre de Childs, Betty Eakman, dijo: “Sé que la ley finalmente se va a encargar de él por lo que hizo, y espero que él pueda dormir en las noches”.

“Jeanie era una persona maravillosa aunque tuviera problemas. Tenía un gran corazón”, añadió la madre.

Las deliberaciones del jurado solo duraron dos horas.

El jurado Derek Fradenbergh le dijo a la filial de la CBS WCCO que “es innegable que él estaba en ese apartamento, y las huellas lo sitúan en el apartamento en el momento de la muerte de Jeanie Childs”.

“Siempre habrá preguntas porque nadie vio este crimen mientras ocurría, pero al final del día, la evidencia contra el acusado es tan abrumadora”, agregó, señalando que la culpabilidad de Westrom fue casi unánime poco después de que el caso fuera entregado al jurado.

El jurado suplente Monyou Taye dijo a WCCO que “en la sala de deliberación iba a declararlo culpable de asesinato en primer grado por el caso debido a todas las pruebas”.

Otro miembro suplente del jurado, Dean Zimmerman, dijo a la emisora local que “creo que está muy claro que él estaba allí, que dejó las huellas en el momento en que ella fue asesinada, y es demasiado difícil de discutir con eso”.

“Han tenido que vivir sin justicia por su brutal asesinato durante casi tres décadas”, dijo el fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, en un comunicado. “Los veredictos de culpabilidad de hoy muestran que buscaremos condenas por delitos graves, incluso si lleva años reunir las pruebas”.