El Hard Rock Stadium pudiera tener la primera estación de Metrorail en el nuevo plan de transporte público de Miami-Dade

Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

El Hard Rock Stadium pudiera tener una estación de tren conectada por vía elevada al sistema Metrorail bajo un plan de transporte público acelerado revelado el martes que pospondría la construcción de paradas en el vecindario hasta después de que la ruta de Miami Gardens esté terminada.

La nueva estrategia de la administración de la alcaldesa Daniella Levine Cava no revela una solución para el mayor obstáculo que se avecina: recaudar los miles de millones de dólares necesarios para construir y operar la primera expansión del Metrorail desde que se inauguró la estación del Aeropuerto Internacional de Miami en 2012.

Pero los líderes del condado dijeron que están cambiando las estrategias para hacer que la expansión ferroviaria del llamado Corredor Norte, estancada desde hace tiempo, sea más competitiva para los fondos federales que creen que pudieran permitir a Miami-Dade comenzar la construcción el próximo año.

El martes, Oliver Gilbert, el comisionado que representa al área de Miami Gardens, presentó una propuesta de última hora que cancela una invitación para propuestas ferroviarias privadas para el Corredor Norte a favor de un proyecto más rápido, dirigido por el condado. Los comisionados aprobaron la legislación por unanimidad.

“Esto es lo más audaz que hemos hecho”, dijo Gilbert, ex alcalde de Miami Gardens.

El plan del condado prevé la construcción de ocho estaciones entre la estación de Martin Luther King Metrorail en 62 Street y NW 215 Street, justo al norte de la estación prevista del Hard Rock. Esa estrategia, que incluía la estación de Hard Rock, además de paradas en el Miami Dade College y en Opa-locka fue aprobada como parte del proceso del SMART Plan en 2018.

Un estudio de 2018 determinó que construir la línea de Metrorail de 13 millas desde la actual estación Martin Luther King hasta Miami Gardens costaría $1,800 millones. Una extensión del Corredor Norte del Metrorail hasta la NW 27 Avenue fue parte del plan de transporte público presentado a los electores en 2002 cuando aprobaron un impuesto sobre las ventas de 0.5% para proyectos de transporte.

Según el nuevo enfoque, Miami-Dade construiría la línea ferroviaria elevada solo hasta el Hard Rock, con otras siete estaciones en una segunda fase.

“Quiero dejarlo claro: vamos a construir todo el proyecto”, dijo Eulois Cleckley, director de Transporte y Obras Públicas de Miami-Dade. “La interrogante es ¿cuándo se construirán las estaciones”.

Es posible que la nueva línea ferroviaria no cuente con los mismos trenes y la misma tecnología que el sistema Metrorail. Miami-Dade dijo que está llevando a cabo un proyecto de “tren pesado”, una categoría que incluye el Metrorail. Los trenes circularían por vías elevadas.

La decisión de cancelar el proceso de licitación del Corredor Norte —que implicará descuentos no especificados a los proponentes para cubrir los costos de sus propuestas hasta la fecha— ocurre después que Levine Cava decidió la semana pasada desechar el plan anterior de un monorriel a Miami Beach del condado a favor de una extensión del Metromover.