Hallan a perra anciana y ciega tras extraviarse en Alaska

·2  min de lectura
Ted Kubacki recibe un lametón de la perrita de la familia, la golden retriever Lulu, afuera de su casa después de reunirse en Sitka, Alaska, el jueves 7 de julio de 2022. La perra, anciana y ciega, estuvo perdida durante tres semanas antes de ser encontrada el martes 5 de julio por un equipo de construcción entre unos arbustos, después de confundirla inicialmente con un oso. Detrás de Ted aparece parcialmente su esposa, Rebecca, rodeados por sus hijas Ella, Viola, Star, Lazaria y Olive. (James Poulson/The Daily Sitka Sentinel vía AP) (ASSOCIATED PRESS)

SITKA, Alaska, EE.UU. (AP) — Una familia de Alaska había perdido la esperanza de encontrar a su perra golden retriever, ciega y anciana, después de que desapareciera de su casa hace tres semanas, pero un equipo de construcción encontró a Lulú entre unos arbustos tras confundirla inicialmente con un oso.

Lulu apenas sobrevivía después de ser encontrada el martes, pero fue sometida a cuidados hasta que se recuperó lo suficiente como para llevarla de vuelta en casa con su familia, informó el diario Daily Sitka Sentinel.

“Ella significa todo”, dijo el padre de la familia de Lulu, Ted Kubacki. “Tengo cinco hijas que tienen entre 4 y 13 años, así que han pasado todos los días de su vida con esa perrita”.

La familia Kubacki buscó durante semanas después de que Lulu se perdiera el 18 de junio.

“Ella es muy indefensa y uno de podía imaginar que no podría llegar muy lejos porque no puede ver”, afirmó.

Alguien afirmó haber encontrado a Lulu unos días después de la búsqueda, pero resultó ser una broma de mal gusto.

“Acostamos a las niñas y recibimos un mensaje de texto que decía: ‘Encontramos a tu perro’ o ‘Tengo a tu perro’, y dijimos: ‘Oh, Dios mío, esto es increíble’”, recordó. “Entonces la persona me envió otro mensaje de texto, de ‘Es broma’. Esto sucedió, sí, todo eso fue parte de esta terrible historia”.

Toda la tristeza se desvaneció cuando la familia recibió una llamada de que habían encontrado a Lulu.

Aunque viva, Lulu estaba en mal estado. La perra de 36,29 kilogramos (80 libras) había perdido 10,43 kilogramos (23 libras) desde que se perdió. Estaba deshidratada, sucia y su pelaje estaba todo enmarañado.

El estado de salud de Lulu mejoró notablemente con la atención de los veterinarios, una buena alimentación y descanso.

Kubacki, un empleado de una tienda de comestibles y el único proveedor de su familia de siete, estaba preocupado por la factura del veterinario, pero los residentes de Sitka donaron cientos de dólares para cubrir los gastos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.