Revivirán barrios latinos "extremadamente dilapidados" en Nebraska

Agencia EFE
·2  min de lectura

Denver (CO), 18 nov (EFE News).- Una enmienda a la constitución estatal de Nebraska aprobada por amplia mayoría en las recientes elecciones permitirá la rehabilitación de los "extremadamente dilapidados" vecindarios latinos de Omaha, indicaron este miércoles autoridades y empresarios de esa ciudad.

La llamada Enmienda 2 obtuvo casi el 65 % de votos a favor el pasado 3 de noviembre, permitiendo de esa manera elevar de 15 a 20 años el plazo que tienen las empresas constructoras para pagar el impuesto estatal por la financiación de sus proyectos.

Con esa modificación, esas compañías encuentran ahora atractivo comenzar proyectos de reconstrucción y desarrollo urbano de los barrios "económicamente marginalizados" de Omaha y, potencialmente, de otras ciudades de Nebraska.

Esas zonas, sin inversiones gubernamentales desde hace décadas, se caracterizan por tener por lo menos un 20 % de familias que viven en la pobreza y un 20 % de desempleo.

En el caso del sur de Omaha, con un 44 % de población latina, la pobreza en esa zona se considera "endémica" y, debido a la falta de viviendas económicas y otros recursos comunitarios, llegaría al 32 %, según reportes oficiales, comparado con un 14 % en toda la ciudad.

Poco más del 40 % de los residentes enfrenta hambre o inseguridad alimenticia y el desempleo llegaría al 28 % (contra el 4 % a nivel estatal).

Además, por su proximidad a nueve frigoríficos en los que la mayoría de los trabajadores son latinos, el sur de Omaha fue una de las áreas más afectadas por el coronavirus en Nebraska, debido a los contagios de ese virus dentro de las plantas procesadoras de carne.

En esa zona de la ciudad, el 70 % de los contagiados es de origen hispano.

Ahora, en el marco de la Enmienda 2 y porque las constructoras, por la postergación del pago de impuestos por cinco años, podrán realizar proyectos con préstamos más pequeños que antes, se anticipa no solamente la construcción de nuevas viviendas, sino también la creación de nuevos centros comerciales.

"Llevaremos las personas (de las constructoras) a esa zona y veremos qué clase de proyectos podremos fomentar allí", dijo el senador estatal Justin Wayne, de Omaha, y principal impulsor de la enmienda.

Wayne subrayó que la enmienda aún debe ser regulada antes de que Omaha y otras ciudades comiencen a aceptar propuestas de desarrollo para los barrios históricamente menos favorecidos, pero, según el senador, la legislatura aprobaría las reglas en enero próximo.

Michael Maroney, presidente de la Corporación de Desarrollo Económica de Omaha, expresó que la nueva enmienda "marca la diferencia entre que un proyecto suceda o no" y ahora habrá "mejores oportunidades y mayores probabilidades de éxito".

Y Kevin Andersen, jefe de desarrollo económico de la Alcaldía de Omaha, consideró que la Enmienda 2 "puede llegar a tener un impacto realmente bueno" en los barrios latinos "especialmente para el desarrollo de viviendas económicas", reactivando multimillonarios proyectos urbanos que habían quedado descartados o postergados desde hace años.

(c) Agencia EFE