1 / 6

Edificios de Seseña a 500 metros del vertedero de neumáticos que no para de crecer

En 2003, el vertedero fue declarado ilegal por no respetar las normas medioambientales. Desde entonces, políticos locales y ecologistas no cesan de dar la alarma sobre los riesgos de este cementerio de caucho, especialmente en caso de incendio. (AFP | pedro armestre)

La mancha que oscurece a una ciudad

13 de febrero de 2013

La inmensa mancha negra se extiende sobre diez hectáreas: muy cerca de

la ciudad de Seseña, al sur de Madrid, millones de viejos neumáticos se

amontonan en un vertedero ilegal, que trasforma el paisaje en una

pesadilla medioambiental. El vertedero surgió en los años 1990 cuando una empresa instalada en terrenos privados empezó a almacenar neumáticos. Al principio, debía ser un depósito temporal, en espera que los

neumáticos fuesen enviados a plantas de reciclaje. Pero, con los años,

éstos se fueron acumulando, invadiendo una colina bajo una línea de alta

tensión. En 2003, el vertedero fue declarado ilegal por no respetar las normas

medioambientales. Desde entonces, políticos locales y ecologistas no

cesan de dar la alarma sobre los riesgos de este cementerio de caucho,

especialmente en caso de incendio. (El reportaje completo aquí)