La falta de mano de obra genera una feroz competencia en la industria hotelera de Chicago, con promesas de efectivo y ofertas de trabajo en el acto

·9  min de lectura

Cuando un gerente de un restaurante del área de Chicago con poco personal se coló en Lucca Osteria en Oak Brook un viernes reciente con un puñado de dinero en efectivo, la descarada caza furtiva de trabajadores parecía sacada directamente de las páginas de Nelson Algren.

“Era a fines de mayo, la tercera semana que abrimos, y recibí una llamada de mi compañero, que estaba furioso, y me dijo: ‘No me lo vas a creer, pero dos de nuestros ayudantes de mesero me acaban de decir que un tipo les garantizó $1,000 a la semana para ir a limpiar mesas en su restaurante, y que se van a ir’. Y se fueron y nos dejaron colgados”, dijo Steven Hartenstein, propietario de Lucca. Osteria y director de operaciones/director de desarrollo comercial de Phil Stefani Signature Restaurants.

“Todos estamos en el mismo barco, por lo que es difícil creer que algunas personas están robando trabajadores de sus amigos”, dijo Hartenstein. “La gente puede robarte a tus empleados, tus recetas y tu marca, pero no pueden robarte tu hospitalidad y tu integridad”.

Si bien “reclutar” trabajadores de otros restauradores mostrando billetes de $100 y asegurando un pago lucrativo es poco común, la urgencia por contratar personal para la industria hotelera de Chicago ha llegado a un punto álgido este verano, fomentando lo que algunos en el negocio llaman “la supervivencia del más apto”.

La gran escasez de trabajadores necesarios para garantizar que los restaurantes y hoteles funcionen sin problemas también está impulsando a muchos empleadores a ofrecer salarios y beneficios mejorados, junto con un nuevo esfuerzo para promover la industria como una carrera profesional prometedora con un gran potencial de avance.

A medida que un repunte en el turismo impulsa más estadías en hoteles, una encuesta reciente realizada por la Asociación Estadounidense de Hoteles y Alojamiento encontró que el 97% de los encuestados en EEUU informaron haber experimentado una escasez de personal, y casi la mitad de todos los hoteles dijeron que tienen una “grave escasez de personal”.

La necesidad de personal más crítica es el servicio de limpieza, con el 58% clasificándolo como su mayor desafío, y para satisfacer la demanda, los hoteles ofrecen una lista de incentivos para posibles contrataciones, con casi el 90% de los hoteles citando aumentos salariales, el 71% ofreciendo horarios más flexibles, y 43% con mejores prestaciones, dijeron funcionarios de AHLA.

Los problemas de personal han llevado a la organización a lanzar una nueva campaña, “Un lugar para quedarse”, dirigida a 14 ciudades, incluida Chicago, así como a Atlanta, Baltimore, Dallas, Denver, Houston, Los Angeles, Miami, Nashville, New York, Orlando, Phoenix, San Diego y Tampa.

“Esos trabajos están pagando más que nunca, con mayor flexibilidad y mejores prestaciones”, dijo Chip Rogers, director ejecutivo de AHLA, en una conferencia de prensa en Chicago a principios de este mes. “El mensaje es claro: si deseas comenzar una carrera en la hospitalidad, no hay mejor momento para hacerlo, ni mejor lugar para hacerlo que aquí mismo en Chicago”.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU, a partir de junio de 2022, el empleo en el sector más amplio del ocio y la hostelería se redujo en casi 1.3 millones de puestos de trabajo, o 7.8%, en comparación con febrero de 2020. Los hoteles de EEUU empleaban a 2.3 millones de personas antes de la pandemia, y terminó 2021 con 1.8 millones.

Si bien todavía está por debajo de los niveles previos a la pandemia, la cantidad de trabajadores de la hospitalidad en Illinois está aumentando constantemente. El número de personas empleadas en el sector ascendió a 582,800 en junio, un aumento de casi el 16% respecto al mismo mes del año pasado y el total mensual más alto desde el inicio de la pandemia, según datos del Departamento de Seguridad Laboral de Illinois.

Pero todavía hay muchas vacantes. Michael Jacobson, director ejecutivo de la Asociación de Hoteles y Alojamiento de Illinois, dijo una mañana a principios de este mes que había 3,000 puestos vacantes en los hoteles de Chicago que figuran sólo en Indeed.com.

“Nuestros trabajos con frecuencia se malinterpretan como trabajos de último recurso, con salario mínimo”, dijo Jacobson. “Y eso, francamente, no es cierto. El hecho es que nuestros salarios son más altos que nunca con más prestaciones de los que hemos visto para nuestros empleados”.

El salario inicial en la mayoría de los hoteles de Chicago es de $23 la hora más beneficios, dijo Jacobson, y agregó: “La gente no se da cuenta de que no importa lo que le interese o sus antecedentes en la vida, hay un puesto vacante para usted en un hotel”.

Además de la atención médica, los planes 401(k) y los descuentos en viajes, Jacobson promocionó los horarios flexibles de la industria, que dijo pueden acomodar a los padres o estudiantes que necesitan trabajar en horarios irregulares. Los hoteles pueden proporcionar puestos de trabajo para las personas que no hablan inglés y, quizá, sobre todo, ofrecer un avance profesional rápido, dijo.

“Trabajar en un hotel proporciona un camino hacia la clase media para personas de todos los vecindarios de Chicago y de todos los ámbitos de la vida”, dijo Jacobson.

Juan Leyva, gerente general de LondonHouse, dijo que está buscando candidatos para llenar varias vacantes en el hotel del centro, incluidos los trabajadores de recepción y un cantinero para su LH Rooftop, un popular bar en la azotea con vistas al río Chicago.

“Los últimos años fueron difíciles en la industria hotelera, pero junio fue uno de los mejores meses que hemos tenido en el hotel, incluso desde antes de la pandemia”, dijo Leyva.

“Todos los hoteles están contratando en este momento, especialmente para atención al cliente, que en algunos casos, las personas son contratadas en el acto, porque si no les haces una oferta, simplemente se pasarán a la competencia”, dijo Leyva.

La escasez de mano de obra ha afectado el servicio, y algunos hoteles ofrecen servicio de limpieza solo a pedido; reducir el número de habitaciones de hotel disponibles para reservar; y la disminución de las reservas o la limitación del horario en los restaurantes que enfrentan una escasez de cocineros y meseros.

“Los hoteles a menudo compiten entre sí para encontrar personas y, desafortunadamente, cuando no tienes la mano de obra, se crea una gran insatisfacción en los clientes”, dijo Amrik Singh, profesor asociado de la Escuela Fritz Knoebel para la Gestión de la Hospitalidad de la Universidad de Denver.

Las dificultades recientes para encontrar trabajadores hoteleros se remontan a los primeros días de la pandemia, cuando Illinois perdió casi la mitad de sus empleos en la industria hotelera. La cantidad de personas empleadas en la industria se desplomó de 602,600 a 329,400 entre marzo y abril de 2020, según datos estatales.

Según Unite Here, el sindicato que representa a 300,000 trabajadores en las industrias hotelera, de juegos, de servicios de alimentos, manufacturera, textil, de distribución, de lavandería, de transporte y aeroportuaria, los cierres por COVID-19 en su punto máximo dieron como resultado que el 98% de sus miembros perdieran sus empleos en EEUU y Canadá.

“Ahora, muchos de ellos no quieren volver, especialmente si han encontrado trabajo en otro sector, con salarios más altos y la opción de trabajar desde casa, lo que no se puede hacer con la mayoría de los trabajos en un hotel”, dijo Singh.

“Cuando hay escasez de mano de obra, y su industria ofrece el extremo inferior de los salarios por hora, las personas se mostrarán reacias a aceptar esos trabajos, especialmente si temen volver a su antiguo empleador y terminar despedidos si hay otra crisis”, dijo Singh.

Si bien el mercado laboral de EEUU este verano se mantiene sólido en general, algunos expertos han sugerido que la decisión de la Reserva Federal de moderar la inflación mediante el aumento de las tasas de interés podría provocar una desaceleración de la economía, lo que provocaría la pérdida de empleos.

Mary Skoubis, portera principal de LondonHouse, dijo que había pasado 20 años trabajando para un hotel de Gold Coast cuando fue suspendida al comienzo de la pandemia, y luego nunca volvió a llamar al trabajo.

“Fue horrible, porque me encantaba lo que estaba haciendo y, durante muchos años, fui su director en la oficina principal, lo cual fue un trabajo fenomenal”, dijo Skoubis. “Me despidieron porque mi trabajo no se consideraba esencial”.

Más de un año después, en junio de 2021, Skoubis dijo que recibió una “llamada fenomenal” con una oferta de trabajo de LondonHouse, que aceptó de inmediato.

“Soy una persona que tiene la necesidad de trabajar, no podía permitirme no hacerlo, pero estoy haciendo lo que amo y trabajando en este hermoso entorno”, dijo Skoubis.

Junto con el entorno exclusivo que se ofrece en algunos de los hoteles más elegantes del centro, los defensores de la industria dicen que la hospitalidad también puede ofrecer grandes oportunidades de progreso, con algunos gerentes escalando posiciones desde puestos de nivel inicial.

Jeovanny Arellano, director de operaciones de LondonHouse, dijo que comenzó a trabajar en la limpieza de un hotel suburbano cuando era estudiante universitario de informática. En lugar de desanimarse por el duro trabajo, rápidamente “se enamoró de la hospitalidad”.

“Chicago es una gran ciudad, pero cuando se trata de la industria hotelera, todos se conocen”, dijo Arellano, de 35 años, quien fue contratado por Leyva para su trabajo actual en LondonHouse.

Robert Habeeb, director ejecutivo de Maverick Hotels and Restaurants, que cuenta con Offshore Rooftop y Bar and Sable en Navy Pier entre sus propiedades, dijo que si bien la industria hotelera siempre está contratando, “el mayor desafío durante este ajetreado verano es mantener sus operaciones con todo el personal”.

“El mercado es tan competitivo en este momento, la demanda de personal está aumentando, e incluso una vez que se contrata a los trabajadores, hay que luchar para evitar que se vayan”, dijo Habeeb. “Todo el mundo puede tener un mal día en el trabajo, pero ahora que hay tantos trabajos, algunos empleados no dudan en cambiar de trabajo”.

Si bien las tácticas desvergonzadas del “reclutador” que se descubrió recientemente que entrega dinero en efectivo para atraer a los ayudantes de meseros pueden ser extremas, Habeeb dijo que subraya la desesperación que enfrenta una industria para la cual el servicio al cliente es su piedra angular.

“Cuando finalmente todas las actividades reiniciaron y se levantaron las restricciones pandémicas, la gente se apresuró a regresar”, dijo Habeeb. “Pero ahora, donde quiera que vayas, los lugares tienen poco personal. ...La industria perdió parte de su atractivo, y todo se remonta a covid”.

kcullotta@chicagotribune.com

sfreishtat@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.