Exfiscal: Juez EEUU pensaba renegar de acuerdo con Polanski

·4  min de lectura
ROMAN POLANSKI-ORDEN JUDICIAL (AP)
ROMAN POLANSKI-ORDEN JUDICIAL (AP)

Un juez de Los Ángeles dijo en privado a los abogados que iba a renegar de un acuerdo de culpabilidad y encarcelar a Roman Polanski por tener sexo con una menor en 1977, según declaró un exfiscal, lo que planteó el escenario para que el reconocido director huyera de Estados Unidos como fugitivo.

Una transcripción hasta ahora sellada, a la que tuvo acceso el domingo por la noche The Associated Press, recogía el testimonio del fiscal retirado del distrito Roger Gunson, que apoyaba las afirmaciones de Polanski sobre que huyó la víspera de la sentencia en 1978 porque no creía que hubiera conseguido un trato justo.

En declaraciones a puerta cerrada en 2010, Gunson dijo que no le había sorprendido la fuga de Polanski después de que el juez rompiera varias promesas que había hecho a su abogado defensor.

“El juez le había prometido en dos ocasiones (...) algo de lo que había renegado”, dijo Gunson. “De modo que no me pareció sorprendente que cuando le dijeron que iba a ser enviado a la prisión estatal (...) que no pudiera o no quisiera confiar en el juez”.

El abogado defensor Harland Braun dijo el viernes, cuando se esperaba a la publicación del testimonio, que reanudaría sus esfuerzos de que se emitiera una sentencia en ausencia, lo que pondría fin a su condición de prófugo de la justicia.

Braun ha intentado lograrlo en el pasado, pero la fiscalía alegó, con el apoyo de los jueces, que Polanski debía comparecer ante la Corte Superior de Los Ángeles para resolver el asunto.

La publicación de la transcripción, ordenada por una corte de apelaciones de California cuando el fiscal del distrito George Gascón abandonó las objeciones de sus predecesores a su publicación, podrían respaldar las afirmaciones de Polanski de que iba a ser encarcelado por un juez corrupto.

La saga legal ha tenido episodios a ambos lados del Atlántico durante cuatro décadas, a lo largo de una vida marcada por la tragedia y el triunfo.

Polanski escapó de niño del gueto de Cracovia durante el Holocausto. Su esposa, Sharon Tate, fue una de las siete personas asesinadas en 1969 por seguidores de Charles Manson.

Polanski, de 88 años y que fue nominado a Oscars por “Chinatown”, de 1974 y “Tess”, de 1979, ganó la estatuilla a mejor director por “The Pianist” ("El pianista") en 2003. Pero no pudo recoger el premio porque se exponía a ser detenido en Estados Unidos.

Francia, Suiza y Polonia rechazaron los pedidos de extradición de Estados Unidos y continúa siendo agasajado en Europa, ganando elogios y trabajando con actores importantes.

Sin embargo, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas lo despojó de su membresía en 2018 después de que el movimiento “MeToo” iniciara una reflexión sobre los abusos sexuales.

Durante el juicio de Polanski, la víctima, de 13 años, declaró que durante una sesión de fotos en la casa de Jack Nicholson en marzo de 1977, cuando el actor no estaba en casa, Polanski le dio champán y parte de una píldora sedante y luego la obligó a tener relaciones sexuales a pesar de sus objeciones. La niña dijo que no peleó con él porque le temía, pero luego su madre llamó a la policía.

Cuando la menor rechazó declarar en la corte, Polanski se declaró culpable de sexo ilegal con una menor a cambio de que los fiscales retirasen los cargos de drogas, violación y sodomía.

Polanski ha argumentado durante años que hubo mala conducta judicial en su caso. En 2010, un tribunal de Los Ángeles tomó el testimonio sellado de Gunson sobre sus recuerdos de las promesas que el juez le hizo al director en 1977.

Los abogados de Polanski habían buscado durante mucho tiempo que se revelara ese testimonio, creyendo que la transcripción podría ayudar en su caso.

Braun alegó que el juez Laurence Rittenband, ya fallecido, se vio influenciado por la publicidad del caso y cambió de opinión varias veces sobre el castigo que debía recibir el acusado.

La víctima, Samantha Geimer, ha pedido desde hace años que el caso fuera desestimado o que se condenara a Polanski en ausencia, y describió la situación como una “sentencia de 40 años” impuesta tanto a ella como al director.

The Associated Press no suele identificar a las víctimas de abusos sexuales, pero Geimer hizo pública su identidad hace años. El cineasta accedió pagarle unos 600.000 dólares para resolver una demanda civil en 1993.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.