Estudiantes de medicina abandonan ceremonia como protesta a favor del aborto en Michigan

·5  min de lectura

Docenas de estudiantes de la facultad de medicina de la Universidad de Michigan organizaron una huelga este fin de semana en medio de su ceremonia de bata blanca, poco después de que la oradora principal, una conocida médica antiaborto, comenzara su discurso.

Vídeos de la ceremonia anual celebrada en el Auditorio Hill de la institución de Michigan, captaron a la doctora Kristin Collier, profesora asistente de medicina en la universidad y autoproclamada médica antiaborto, comenzando su discurso en el podio, mientras filas de estudiantes con batas blancas y otros invitados empezaban a salir del edificio.

Los estudiantes de la escuela de medicina habían presentado anteriormente una petición al decano de la escuela, el doctor Marschall Runge, para que la doctora Collier, quien también es directora del programa de la universidad sobre Salud, Espiritualidad y Religión, fuera eliminado de la ceremonia anual. Citaron sus comentarios como “antitéticos ante los principios de la justicia reproductiva”.

“Si bien apoyamos los derechos de libertad de expresión y religión, un orador en contra del derecho a decidir como representante de la Universidad de Michigan socava la posición de la Universidad sobre el aborto y apoya la plataforma no universal basada en la teología para restringir el acceso al aborto, una parte esencial de la atención médica”, se lee en la carta.

“Exigimos que la UM se solidarice con nosotros y seleccione un orador cuyos valores se alineen con las políticas institucionales, los estudiantes y la comunidad médica en general”.

La carta también incluía citas anónimas de estudiantes que se habían sumado a la protesta, muchos de los cuales mencionaron que la elección de la doctora Collier los llevó a “dudar seriamente si la escuela continuará abogando por los derechos reproductivos”.

“Ya tengo miedo de haber elegido asistir a la escuela en un estado donde muy bien podría perder mi derecho a un aborto seguro, y la decisión de la UMMS de tener a la doctora Collier como oradora principal hace que esto sea aún más aterrador”, se citó a un estudiante en la carta de petición.

“Asisto a la UMMS en gran parte por su enfoque progresivo de la atención médica y la educación, y la elección de tener a la doctora Collier como oradora principal me hace cuestionar mi decisión”, escribió otro estudiante.

La petición, sin embargo, fracasó. El doctor Runge escribió una carta en respuesta a la “retroalimentación positiva y negativa” que recibió después de nombrar a Collier como oradora principal, y señaló que la libertad académica superaba cualquier reparo que los estudiantes individuales pudieran tener sobre las ideas personales de una persona.

“La Ceremonia de la Bata Blanca no es una plataforma para discutir temas controvertidos, y la doctora Collier nunca planeó abordar un tema divisivo como parte de sus comentarios”, comenzó el doctor Runge. “Nuestros valores hablan de honrar la importancia crítica de la diversidad de pensamientos e ideas personales, que es fundamental para la libertad académica y la excelencia. No revocaríamos a un orador porque tiene ideas personales diferentes a las de otros”, concluyó, antes de agregar que se estaba planeando un foro sobre la “importancia de la diversidad de pensamiento” en la escuela de medicina, sobre el que pronto se darán a conocer más detalles.

Poco después de que terminara la ceremonia de la bata blanca y los estudiantes que protestaban salieran del edificio, la doctora Collier aparentemente habló sobre la controversia en torno a su discurso de apertura en un tuit publicado el domingo, sin citarlo específicamente, en el que escribió: “[estoy] realmente agradecida por el apoyo, los correos electrónicos, los mensajes, oraciones y cartas que he recibido de todo el mundo sobre el evento que sucederá hoy. Me siento tan respaldada por eso. Y a mi equipo que me ha apoyado a diario a través de esto: los quiero”.

Durante su discurso, que fue precedido por los 168 estudiantes de medicina que recibieron sus batas blancas y recitaron el Compromiso de la Bata Blanca, la doctora Collier nuevamente pareció insinuar la disputa previa a su discurso. Sin embargo, nunca abordó directamente la petición de que la sacaran de la lista.

“Quiero reconocer las profundas heridas que ha sufrido nuestra comunidad en las últimas semanas”, dijo Collier al comenzar su discurso, que no abordó el tema del aborto. “Tenemos mucho trabajo por hacer para que se dé la sanación y espero que por hoy, por esta vez, podamos concentrarnos en lo que más importa: unirnos para apoyar a nuestros estudiantes recién aceptados y sus familias con el objetivo de darles la bienvenida a una de las vocaciones más importantes que existen en esta tierra”.

En Michigan, las pacientes que buscan un aborto deben recibir asesoramiento dirigido por el estado, que incluye información diseñada para disuadir a la persona de continuar con el procedimiento. Luego deben esperar 24 horas antes de poder someterse el aborto, según el Instituto Guttmacher.

Si bien el aborto es legal en el estado de Michigan, desde la anulación de Roe vs. Wade el mes pasado, los defensores del aborto están preocupados de que el procedimiento pueda convertirse en un delito grave debido a una ley de 1931 que prohibiría casi todos los casos en los que se realice el procedimiento.

En abril, Planned Parenthood de Michigan y la doctora Sarah Wallett presentaron una demanda que buscaba bloquear la entrada en vigor de la ley de 1931 en el estado. En mayo, el Tribunal de Demandas de Michigan otorgó una orden judicial preliminar en la demanda.

Hasta que se tome una decisión sobre esta, la ley de 1931 no podrá entrar en vigor, según Michigan Radio. Sin embargo, el Derecho a la Vida de Michigan, la Conferencia Católica de Michigan y dos fiscales han pedido a la corte de apelaciones que elimine esa orden judicial, lo que prohibiría efectivamente el procedimiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.