Por qué el español yucateco es tan singular entre los dialectos que se hablan en México

·7  min de lectura
Una mujer de Yucatán
Una mujer de Yucatán

En México, el país con más hispanohablantes del mundo (más de 120 millones), el español que se habla en la península de Yucatán es una de las variantes más singulares.

No es que algún visitante que hable español y llegue a la ciudad de Mérida, la capital de Yucatán, no pueda entender nada. Pero seguramente escuchará muchas palabras extrañas en los diálogos de los locales.

The British Broadcasting Corporation

"La hach y nos vamos", le diría un meridano a su amigo, al pedir la última cerveza de la tarde. "Primero voy a uixar", le podría responder si necesita hacer una escala del número uno en el baño.

Y es que en las conversaciones del día a día en la península está muy presente la lengua maya.

Los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán se asientan en el territorio que tuvo la antigua civilización maya. Y hasta la actualidad, cientos de miles de personas hablan esa lengua.

"Cuando el yucateco habla con alguien de fuera utiliza las voces que ese visitante utiliza. Pero si alguien escucha hablar a dos personas yucatecas, ahí sí hablamos de una manera que habrá cosas que no nos entiendan", explica a BBC Mundo el antropólogo yucateco Miguel Güémez Pineda.

El académico de la Universidad Autónoma de Yucatán incluso es autor de un diccionario del español yucateco, una muestra de cuán peculiar es el español que se habla ahí, a diferencia de otros lugares donde no se requiere de un diccionario.

Un mapa del territorio maya
Campeche, Quintana Roo y Yucatán están en el territorio que ocupó la civilización maya en la península de Yucatán, donde están centros ceremoniales como Chichen Itzá.

El lingüista Adrián Chávez, oriundo del centro del país, dice que en la península se ha sentido como extranjero: "Yo he estado en Campeche, por ejemplo, y sí que hay un choque lingüístico".

"Personalmente disfruto esa sensación de extranjería que te da justamente enfrentarte a un dialecto distinto. Pero es algo que pasa en Colombia, en Argentina y en otros países hispanohablantes", señala a BBC Mundo.

El porqué es tan particular el español yucateco, que incluso a los mexicanos les cuesta entenderlo, responde a factores históricos y culturales.

"El español es una serie de dialectos"

Lo que se escucha en la península de Yucatán en términos lingüísticos se llama dialecto.

"Cuando hablamos de un dialecto, hablamos de una variante geográfica. Es la forma en que se habla en un lugar específico", explica Chávez, quien es maestro en lengua y literatura hispánicas.

"Las lenguas como tales no existen. Es decir, el español es una abstracción, pero en realidad no existe un español estándar. El español en realidad es una serie de dialectos".

En el caso del español yucateco, es un dialecto con una amalgama del maya local, del taíno que hablaban los indígenas del Caribe, del castellano del sur de España que llegó con la conquista, y del español de Cuba producto del comercio, explica Güémez Pineda.

Una calle de Campeche
La arquitectura de ciudades como Campeche también es muestra de la influencia española y caribeña que hay en la península.

Y aunque no está exento de la influencia del náhuatl, la lengua que se hablaba en el imperio mexica de Tenochtitlan (hoy Ciudad de México) y que tiene gran presencia en el español que se habla en México en general, el maya es el gran predominante en el español yucateco.

Hay voces y mayismos en su riqueza lingüística. Por ejemplo, los famosos cenotes con sus aguas cristalinas vienen de la palabra maya ts'ono'ot, que significa "hoyo con agua".

Un mayismo (que se escucha en casi todo México) es "chamaco/a" para referirse a un niño o niña. Y viene del maya chan, "pequeño", y maák, "persona".

Otras palabras más conocidas mundialmente pueden ser cigarro, del maya "siqar".

Cenote.
Cenote significa pozo o caverna con agua.

Pero una muestra de la influencia del maya en el náhuatl y luego en el español es la palabra chocolate: procede del vocablo cacahoatl o cacahuatl del náhuatl, que a su vez vino del maya "chocolhaa".

Lo que muestran estos y muchos ejemplos más es que los dialectos son el producto de la relación que hay entre lenguas.

"Que una forma de hablar sea distinta a la de otros lados tiene que ver con la convivencia con otras lenguas, que suele ser uno de los principales motivos para que se separen de otras. Y también cuestiones sociales", explica Chávez.

La historia de la península de Yucatán ofrece algunas claves de cómo se conformó el dialecto.

La península independiente

Resulta sorprendente que en esta región hoy exista una ciudad tan conocida mundialmente como Cancún, pero hasta mediados del siglo pasado, toda la paradisíaca península era una área muy desconectada de México y el mundo.

Los conquistadores españoles se enfocaron en tomar Tenochtitlan, el más grande imperio del centro de México, y no prestaron mucha atención a los diversos pueblos de origen maya del sureste (la gran civilización maya desapareció alrededor del 850 d.C.).

La ciudad de Mérida
Viajar de Mérida a Ciudad de México "era toda una aventura" hasta mediados del siglo XX, dice Güémez Pineda.

"Varios autores hablan de que ese aislamiento geográfico influyó en el aislamiento lingüístico de manera muy importante. Yo pienso que fue determinante", señala Güémez Pineda.

Los intentos de dominar la península se produjeron a lo largo del siglo XVI y XVII, lidiando con rebeliones de los pueblos mayas incluso hasta la caída del virreinato español.

Los gobernantes españoles y misioneros franciscanos intentaron sustituir el maya por el español, pero fueron cediendo ante el uso de voces y expresiones mayas que contribuyeron a un rico dialecto yucateco.

"El siglo XIX constituyó un escenario adecuado en el que se conformaron muchas cosas, la cultura -entre ellas-, el lenguaje yucateco y la gastronomía", explica Güémez Pineda.

Incluso cuando México ya era un país, hubo intentos de independencia de Yucatán que daban muestra de lo apartado que estaba ese territorio del centralista gobierno mexicano en Ciudad de México.

Varias mujeres en Yucatán
Los yucatecos suelen ser muy atentos para hablar con los visitantes en un español sin muchos mayismos.

"Realmente la península yucateca se conecta con el resto, con el centro y norte del país, hasta mediados del siglo XX, desde los años 50. Antes era toda una aventura llegar a la capital mexicana", señala Güémez Pineda.

El hablar "aporreado"

Hoy, la realidad de la península de Yucatán es completamente diferente.

Los balnearios del Caribe, como Cancún y Tulum, pasando por los impresionantes cenotes y la pirámide de Chichen Itzá, así como la belleza de ciudades como Mérida y Campeche, atraen a millones de turistas cada año que no solo encuentran un español más homogéneo, sino mucho inglés.

Los medios de comunicación e internet también han influido en el español yucateco actual, un fenómeno que es natural de cualquier dialecto en el mundo.

Pero una característica que perdura, además de la enorme cantidad de vocablos mayas, es el peculiar acento que le dan a las palabras en el español yucateco. Ellos le llaman "hablar aporreado".

Una niña de origen maya
Casi 800.000 personas en la península de Yucatán hablan maya, lo cual da muestra de lo viva que está esa lengua prehispánica.

Se trata de una pronunciación muy característica del español y que tiene como base el cómo se habla el maya: "En la lengua maya hay acentos altos, bajos, articulados y glotalizados", explica Güémez Pineda.

"Resulta en una forma de hablar entrepujada, arrastrada, que aquí se le dice aporreada. Entonces vemos que el acento es un aspecto fuertemente identitario. Así como la lengua maya, para mucha gente lo es también el acento", añade.

El acento, en efecto, es otra parte de la composición de un dialecto, explica Chávez.

"Lo mismo pasó en el centro. El acento del español del centro del país está influido por el acento de las lenguas que se hablaban ahí", añade.

El español de Ciudad de México tiene gran influencia del acento náhuatl, al que suele referirse como "cantadito" y que muchos extranjeros tratan de imitar como el "acento mexicano" en general.

"Cuando un hablante de náhuatl utiliza el español, ese acento es muy similar a la caricatura que tenemos del acento del centro [del país]".

"Lo más seguro es que mi acento, por ejemplo, de persona del centro del país, en términos dialectales, está influido por las lenguas que se hablaban aquí, por la entonación del náhuatl", dice Chávez.

Ya sea que en un tono bien aporreado pidas un taco "bien nohoch", bien servido, de cochinita pibil para calmar el hambre, lo que encontrarás en la península de Yucatán es una muestra más de los diversos dialectosque enriquecen nuestra lengua en todo el mundo.

Este artículo es parte del Hay FestivalQuerétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza del 1 al 4 de septiembre de 2022.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.