Empezó con un naufragio lleno de oro. Ahora supervisará una bóveda histórica de los Cayos

·4  min de lectura

En el verano de 1985, Cayo Hueso fue testigo de cómo uno de los naufragios más famosos y valiosos de la historia generar $400 millones, después que el legendario buscador de tesoros Mel Fisher diera con el oro frente a los Cayos Marquesas.

Mientras el mundo reaccionaba ante el emocionante hallazgo del galeón español Nuestra Señora de Atocha, que se hundió durante un huracán en 1622 y desapareció cargado de lingotes de oro y plata, esmeraldas y monedas, Corey Malcom se dirigía al final del camino.

Malcom formaba parte de una empresa arqueológica contratada por Fisher para venir a Cayo Hueso y documentar el Atocha que su equipo descubrió finalmente tras 16 años de búsqueda.

“Mel necesitaba ayuda y nosotros presentamos una oferta”, dijo Malcom.

Malcom, de 59 años, ha vivido en Cayo Hueso desde entonces, registrando la historia de la cadena de islas a través de los hallazgos submarinos, incluidos los barcos de la trata transatlántica de esclavos.

A finales de junio, Malcom comenzará a trabajar como historiador del Centro de Historia de los Cayos de la Florida en la Biblioteca del Condado Monroe, en Cayo Hueso. Ocupa el puesto que tenía el historiador Tom Hambright, quien se jubiló este mes después de 36 años, y trabajará junto a la archivista Breana Sowers en el departamento.

A lo largo de las décadas, Hambright se convirtió en un embajador de los Cayos, presentándose en la televisión nacional para entrevistas sobre la historia de los Cayos y supervisando la cada vez mayor bóveda de archivos dentro de la biblioteca pública en 700 Fleming St.

“Malcom es un historiador de talla mundial”, dijo Hambright en un comunicado a través del condado. “Su trabajo con los naufragios españoles y los barcos de esclavos es fenomenal. Espero que su periodo en el Centro de Historia de los Cayos de la Florida sea un éxito”.

Corey Malcom
Corey Malcom

Después de 34 años como director de arqueología en el Museo Marítimo Mel Fisher, en 200 Greene St., Malcom está listo para profundizar en el inventario y la organización de los archivos del Condado Monroe en la historia de la biblioteca, que está abierta al público, que relatan las muchas transformaciones de los Cayos.

“No solo de Cayo Hueso, sino de todos los Cayos de la Florida”, dijo Malcom, trazando la región desde la Bahía de Biscayne hasta Dry Tortugas.

Mientras crecía en New Castle, Indiana, Malcom se sintió atraído por la historia. Se graduó en la Universidad de Indiana y luego obtuvo una maestría en la Universidad Nova Southeastern, en el Condado Broward, y un doctorado en la Universidad Huddersfield, en Inglaterra.

“De alguna manera, simplemente me ayudó a dar sentido al mundo”, dijo.

Corey Malcom, en 2019, hace una presentación de historia en Cayo Hueso junto a un lugar de enterramiento de africanos rescatados de la trata de esclavos en 1860.
Corey Malcom, en 2019, hace una presentación de historia en Cayo Hueso junto a un lugar de enterramiento de africanos rescatados de la trata de esclavos en 1860.

La historia pasa ante nuestros ojos

Malcom vive en Cayo Hueso con su esposa, Lisa, y sus tres hijos.

Siempre está presente en las celebraciones históricas de los Cayos. La ciudad más meridional celebró su bicentenario a principios de este año con fuegos artificiales con drones, una gala y una cápsula del tiempo. Y el 6 de septiembre se cumplirá el 400 aniversario del hundimiento del Atocha y otros buques de la flota.

Pero todo empezó con el Atocha. Trabajar para Fisher fue un capítulo extraordinario para Malcom.

“Había que estar medio loco para hacer lo que él hizo, enfrentarse al mar en esta enorme batalla y ganar”, dijo Malcom sobre Fisher, quien murió en 1998. “Al mismo tiempo, tenía los pies en la tierra”.

La investigación arqueológica del naufragio del Atocha ayudó a contar las historias que hay detrás de los lingotes de oro.

“Todas estas historias de naufragios son acontecimientos históricos y hace falta investigar mucho para dar sentido a estos objetos”, dijo Malcom. “No se trata solo de lo material, sino también de la historia”.

El Atocha fue solo el comienzo del trabajo de Malcom en los Cayos.

Especializado en la investigación marítima de los Cayos y las Bahamas, Malcom dirigió proyectos sobre naufragios que incluyeron el Henrietta Marie, barco de esclavos inglés de 1700, y el barco pirata español de 1827, el Guerrero.

En 2002, Malcom y el Museo Marítimo Mel Fisher organizaron un estudio de radar de penetración terrestre en Higgs Beach, en Cayo Hueso, para buscar un lugar de enterramiento.

En 1860, 1,432 africanos fueron rescatados por la Marina, que detuvo a tres barcos usados en la trata de esclavos. Algunos cientos de los refugiados murieron en Cayo Hueso de enfermedades incurables y fueron enterrados en la orilla sur de Cayo Hueso.

Bajo la arena, donde había una cancha de voleibol y mesas de picnic, se encontraron tumbas. Hoy es el Cementerio Africano en Higgs Beach, un monumento estatal.

El cementerio ayudó a contar las historias de muchas personas. Y Malcom ayudó a colocar un marcador en los lugares de descanso.

“Realmente es un símbolo de algo mucho más grande, un sistema global y los últimos días de la trata transatlántica de esclavos que operó durante 350 años llega a su fin aquí en 1860”, dijo Malcom.

Malcom dijo que es importante documentar el reciente aumento de la migración marítima cubana, con personas de la nación insular que llegan a los Cayos en barcos caseros cada semana.

“Esto es historia que está ocurriendo ante nuestros ojos hoy”.

Hasta el momento, el Atocha ha generado unos $450 millones en tesoros españoles.
Hasta el momento, el Atocha ha generado unos $450 millones en tesoros españoles.
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.