¿Quién ha sido el peor presidente en la historia de Estados Unidos?

·7  min de lectura

POR Joaquim Utset/ESPECIAL-. En más de una ocasión el presidente Donald Trump ha declarado su admiración por Mount Rushmore, la famosa ladera de montaña en Dakota del Sur en la que aparecen esculpidos los rostros de cuatro de los más importantes presidentes de la historia de Estados Unidos.

Para alguien que vive de poner su nombre a todo lo que vende, la posibilidad de acompañar para el resto de la eternidad a figuras como George Washington o Abraham Lincoln en uno de los monumentos nacionales más emblemáticos debe resultar embriagador. De hecho, el mismo mandatario lo reconoció en un tuit.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo haya propuesto o no, lo cierto es que Trump está convencido de que se lo merece, a juzgar por las numerosas veces a lo largo de los últimos cuatro años en que se ha autoproclamado “el mejor presidente de todos los tiempos”.

Para su desgracia, parece que materialmente no hay espacio para nadie más en Mount Rushmore. Pero si lo hubiera, ¿se merecería el actual inquilino de la Casa Blanca acompañar a los más ilustres de sus antecesores o por el contrario debería codearse con quienes son señalados como los peores en pasar por Washington?

James Buchanan fue el presidente número 15 de Estados Unidos. (Photo by: GHI Vintage/Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images)
James Buchanan fue el presidente número 15 de Estados Unidos. (Photo by: GHI Vintage/Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images)

Los últimos de la clase

Si bien comparar la aptitud, logros o personalidades de los presidente no es una ciencia exacta, historiadores estadounidenses llevan confeccionando rankings de mandatarios desde hace décadas, que periódicamente revisan para incorporar a nuevos mandatarios y evaluar nuevas informaciones que puedan aparecer sobre los que dejaron su huella hace años.

Lamentablemente para Trump, en la primera de estas encuestas en que aparece queda muy lejos de la cabeza. De hecho, en el ranking elaborado por el Siena College en 2018, el actual presidente es el tercero por la cola, solo seguido de James Buchanan (1857-1861) y Andrew Johnson (1865-1869). Quien sale beneficiado por su entrada a la lista es Warren Harding (1921-1923), quien avanzó un puesto respecto al sondeo de 2010. Un alivio para la familia del presidente número 29 ahora, que hace poco se supo está inmersa en un desagradable pleito legal para desenterrar su cuerpo con el fin de supuestamente confirmar el parentesco de uno de sus nietos. Los escándalos lo persiguen hasta la tumba.

La encuesta de Siena College, la sexta desde 1982, fue elaborada a partir de las respuestas de 157 académicos especializados que evalúan el desempeño de los 45 presidentes en base a 20 categorías. En estas, Trump solo escapó de entre los cinco de la cola en la de “Suerte” y “Disposición a correr riesgos”.

Andrew Johnson fue el presidente número 17 de EEUU. (Photo by The Print Collector/Print Collector/Getty Images)
Andrew Johnson fue el presidente número 17 de EEUU. (Photo by The Print Collector/Print Collector/Getty Images)

¿Qué hicieron para merecer tan mal recuerdo?

Ya sea en los rankings de Siena College o el canal público C-Span, los mismos presidentes tradicionalmente siempre aparecen en la cola: Harding, Buchanan y Johnson.

Harding fue el primer presidente de la década conocida como “Los felices años veinte”. Particularmente felices fueron para sus amigotes y sus subordinados, quienes aprovechando la afición del mandatario republicano por el póker y los romances fugaces, exprimieron el poder público para beneficio propio hasta que no pudieron más.

“No sirvo para este cargo y nunca debería haberlo tenido”, dijo en un momento de lucidez Harding, quien murió de causas naturales antes de cumplir su mandato.

Warren Gamaliel Harding fue el presidente número 29 de EEUU. (Photo by: Photo12/Universal Images Group via Getty Images)
Warren Gamaliel Harding fue el presidente número 29 de EEUU. (Photo by: Photo12/Universal Images Group via Getty Images)

Las corruptelas no fueron lo que hundió a Johnson en el pozo negro de la historia. Sucesor de Lincoln, a este sastre de Tennessee se le culpa de manchar el legado de su predecesor durante la etapa conocida como la Reconstrucción que siguió a la Guerra de Secesión (19861-1865). Se considera que su oposición a quienes buscaban garantizar desde el Congreso los derechos de los antiguos esclavos recién liberados facilitó la instauración de un régimen de segregación y sumisión de la población afroamericana en los estados de la derrotada Confederación. Además, para ponerle cereza al bizcocho, fue el primer presidente en ser objeto de un impeachment.

Buchanan, el otro compañero de Trump en el sótano de la lista, también está marcado por Lincoln y la Guerra de Secesión. Este demócrata de Pennsylvania es denostado por no haberse opuesto a la extensión de la esclavitud a los nuevos estados que se creaban con la expansión del país hacia el oeste y haberse quedado de brazos cruzados mientras en el sur se cocía la rebelión que estalló con la elección de Lincoln.

Foto tomada por ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP via Getty Images
Foto tomada por ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP via Getty Images

¿Podrá redimirse el #45?

A falta de que algún historiador aparezca con alguna sorpresa, Harding, Johnson y Buchanan tienen muy difícil desde su descanso eterno poder recuperar su buena reputación. No es el caso del actual presidente, a quien los expertos consultados por Siena evaluaron tras solo un año en el cargo. ¿Cambiaría su juicio si ese sondeo se llevara a cabo ahora? Veamos.

Con dudas sobre su capacidad de liderazgo, la pérdida de influencia de EEUU en el mundo o un índice de popularidad que nunca ha superado el 50% pese al fervor de sus partidarios, la economía siempre ha sido la mayor baza de este presidente. De hecho, es uno de los pocos asuntos en que ha logrado superar en las encuestas a su rival demócrata, Joe Biden. Sin embargo, cuando los historiadores revisen su desempeño tal vez no compartan la aseveración del mismo Trump de que es el responsable de la “mejor economía en la historia del país”.

Al contrario de otros que llegaron al poder en medio de crisis, el actual presidente heredó una economía que se había recuperado de la Gran Recesión de 2008 y se encontraba en una trayectoria ascendente. En su haber está que le dio un nuevo impulso a esa tendencia alcista con sus recortes de impuestos, que sin embargo favorecieron mayoritariamente a los más ricos y dispararon el déficit federal. En este caso, sin una guerra (Bush) o una recesión (Obama) de por medio.

Tampoco ayudará al presidente entre los historiadores su contribución a la extrema polarización del país con una retórica agresiva que tiene pocos precedentes, los constantes cambios en su gabinete o la inacabable retahíla de escándalos, que incluyen el proceso de impeachment por solicitar un favor político a un gobierno extranjero.

Aunque la gran losa que lastra la presente Casa Blanca es la respuesta a la pandemia del coronavirus, la mayor crisis de salud desde la gripe española de 1918. Tras negar en público una gravedad que reconocía en privado, su administración ha sido incapaz de impedir que EEUU se vea afectado desproporcionadamente por un virus que se ha combatido con más éxito en otros países desarrollados. Con más de 200,000 fallecidos, la primera potencia del mundo encabeza la triste lista de los países con mayor número de víctimas de la COVID-19.

“Los presidentes en el fondo de la lista son los que fracasaron a la hora de protegernos y guiarnos con acierto durante un período de crisis, o mancharon el cargo con escándalos e incompetencia”, explicó el director del Instituto de Investigación del Siena College, Don Levy, a la revista US News and World Report el pasado diciembre. “Andrew Johnson, James Buchanan y Warreg G. Harding se ganaron su puesto en el último lugar”.

¿Se lo ganará también Donald Trump o si es elegido para un segundo mandato le dará un giro a la situación? Siempre se puede encontrar otro Mount Rushmore.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Ni empresario exitoso ni billonario, Trump nos vendió un magnate que no existe

Por qué el presidente de EEUU no es elegido por el voto popular (y qué es el Colegio Electoral)

¿Qué pasaría si el resultado de las elecciones de EEUU es impugnado? Esto es lo que dice la Constitución

La leyenda del presidente de EEUU que se quedó atascado en la tina de la Casa Blanca (y su obsesión con el baño)

EN VIDEO: Trump vs Biden: 3 cosas que debes saber sobre estas cruciales elecciones

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.