Anuncios

Doble ejecución con disparos por la espalda en un estadio de fútbol en Afganistán

Esta captura de pantalla de un video muestra a hombres afganos saliendo de un estadio de fútbol después de asistir a la ejecución pública por parte de las autoridades talibanes de dos hombres condenados por asesinato, en Ghazni.
Esta captura de pantalla de un video muestra a hombres afganos saliendo de un estadio de fútbol después de asistir a la ejecución pública por parte de las autoridades talibanes de dos hombres condenados por asesinato, en Ghazni. - Créditos: @-

GHAZNI, Afganistán.- Dos hombres condenados por asesinato fueron ejecutados con disparos por la espalda y ante una muchedumbre en un estadio de fútbol de Afganistán este jueves, según confirmó un comunicado del gobierno talibán.

Ambos sentenciados fueron abatidos por soldados talibanes en el estadio de fútbol de la ciudad de Ghazni, en el este del país, frente a miles de hombres que se congregaron para asistir a las ejecuciones.

Según medios locales, testigos dijeron que los talibanes hicieron que las dos personas se tumbaran en el suelo y les dispararon por lo menos ocho balas a cada uno en la espalda.

Las personas que presenciaron las ejecuciones tuvieron que pasar por “varios controles de seguridad” y entre “decenas de militares” que monitoreaban cada fila para ingresar al estadio, dijo el medio Afghanistan International.

Algunos altos funcionarios de los talibanes también estuvieron presentes.

La orden de ejecución fue firmada por el jefe supremo del país, Hibatullah Akhundzada, según comunicó el Tribunal Supremo de Afganistán en un comunicado.

El boletín del tribunal afirma que la sentencia de muerte de estos dos acusados se debe a asesinatos llevados a cabo hace cinco y siete años, ambos con cuchillo.

Ambos hombres fueron ejecutados con múltiples disparos en la espalda en la ciudad de Ghazni después de que el funcionario del Tribunal Supremo, Atiqullah Darwish, leyera en voz alta una sentencia de muerte firmada por el líder supremo talibán, Hibatullah Akhundzada.
Ambos hombres fueron ejecutados con múltiples disparos en la espalda en la ciudad de Ghazni después de que el funcionario del Tribunal Supremo, Atiqullah Darwish, leyera en voz alta una sentencia de muerte firmada por el líder supremo talibán, Hibatullah Akhundzada. - Créditos: @WAKIL KOHSAR

Los ejecutados, identificados como Seyyed Jamal y Gul Khan, habían sido condenados por asesinar a Amir Muhammad y a Muhammad Qasim respectivamente.

Según la agencia AP, los familiares de ambas víctimas habrían estado presentes durante los asesinatos públicos de los agresores y se les habría ofrecido llevar adelante la ejecución.

“En el boletín del tribunal talibán se afirma que la sentencia de muerte de estos dos acusados fue confirmada por los tribunales preliminar, intermedio y final de los talibanes”, informó el medio local.

Los cuerpos se trasladaron después en ambulancias.

La Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) condenó el asesinato público en un comunicado compartido en su cuenta de X.

La ONU se opone firmemente a la pena de muerte. Es incompatible con el derecho fundamental a la vida. La UNAMA insta a las autoridades de facto a establecer una moratoria inmediata sobre el uso de la pena de muerte, como paso hacia su abolición”, instó la misión.

Las ejecuciones públicas fueron habituales bajo el primer régimen de los talibanes, entre 1996 y 2001. Los condenados eran ejecutados a menudo a tiros o por lapidación, según los crímenes.

Desde que los talibanes volvieron al poder en Kabul en agosto de 2021, después de dos décadas de intervención occidental, hubo otras dos ejecuciones, en ambos casos por asesinato.

La anterior se produjo en junio en la provincia de Laghman, en el este. Un hombre condenado por el asesinato de cinco personas fue ejecutado a balazos en el recinto de una mezquita, delante de unas 2000 personas.

Una primera ejecución pública se produjo en diciembre de 2022 en la provincia de Farah, en el oeste del país. En ese caso, el padre de la víctima abatió al asesino de su hijo.

Las autoridades también procedieron a flagelaciones públicas por otros delitos, como el robo, el adulterio y el consumo de alcohol.

El jueves, el medio local 8am media informó que los talibanes arrestaron a 12 jóvenes en la provincia de Badakhshan por estar tocando y escuchando música en una fiesta por una boda. Todos fueron detenidos, golpeado, y se les afeitó la cabeza como castigo. Los jóvenes estuvieron cuatro días detenidos, hasta que obtuvieron la libertad bajo fianza.

La administración talibana en Kabul, no reconocida oficialmente por ningún otro gobierno, ha decidido hacer aplicar su visión rigorista de la ley islámica.

El líder supremo Akhundzada ordenó en ese sentido a los jueces en 2022 cumplir plenamente con todos los aspectos de la “sharía”, incluyendo la ley del talión, que exige un castigo igual al crimen cometido.

Agencias AP y AFP