Anuncios

“Fue devastador”: el escalofriante relato de dos argentinos que sobrevivieron al brutal ataque de Hamas

Marcelo y Diana Wasser, un matrimonio argentino que sobrevivió al ataque de Hamas en Israel
Marcelo y Diana Wasser, un matrimonio argentino que sobrevivió al ataque de Hamas en Israel - Créditos: @MAURO ALFIERI

Marcelo Wasser, de 65 años, estaba contra la puerta de hierro en el refugio antimisiles que hay debajo de su casa. Adentro de ese búnker, estaba su esposa, Diana, de 62; su hijo de 35, y su nieto de nueve meses. Afuera, sucedía lo impensado. Más de 2000 terroristas del grupo Hamas ingresaron al territorio israelí. Caían misiles, mientras que por la pequeña ventana del refugio se escuchaban tiros y explosiones. En el grupo de WhatsApp de los miembros del kibutz Nirim, a 1,8 kilómetros al sur de la Franja de Gaza, donde ellos viven, los vecinos describían aterrados y en tiempo real una invasión cuyo único objetivo era masacrar civiles.

“Tiraron dos granadas adentro de casa, se estás llenando de humo el refugio y estamos con un bebé, necesitamos al ejército”, escribió desesperada una vecina. “Pongan toallas húmedas contra la puerta para que no ingrese el humo y abran la ventana”, le respondieron.

Marcelo y Diana Wasser viven en un kibutz a 1,8 kilómetros de la Franja de Gaza
Marcelo y Diana Wasser viven en un kibutz a 1,8 kilómetros de la Franja de Gaza - Créditos: @MAURO ALFIERI

Marcelo y Diana son sobrevivientes de la matanza que perpetró Hamas el 7 de octubre pasado, donde murieron 1200 personas, 6500 resultaron heridas y 250 fueron llevadas como rehenes, de las cuales 69 fueron liberadas. Ellos, que son argentinos y emigraron a Israel en 1976, se encuentran recorriendo ciudades de América Latina para contar su historia gracias al apoyo de la organización judía Bnai Brith Argentina. Ese mismo trabajo de divulgación hacían, y aún hacen, los sobrevivientes del Holocausto. Luego de 78 años, miembros de la comunidad deben volver a relatar una masacre perpetrada contra el pueblo judío.

Tensión por el destino de un lote en Villa Urquiza que la Ciudad ya ordenó desalojar

“Yo soy gerente del tambo del kibutz y participo en varias de sus comisiones económicas. Vinimos a Israel en el 76. En ese entonces, ya estábamos con la idea de irnos y el golpe militar en la Argentina hizo que todo se acelerara. Queríamos buscar un kibutz agrícola y nos mudamos a Nirim. Luego yo estudié Economía en Israel. Mientras que Diana fue maestra jardinera. Hace 20 años que estamos acostumbrados a vivir bajo los misiles, pero lo del 7 de octubre fue algo devastador, distinto a todo”, señaló Marcelo.

Algunas de las chapitas que se hicieron para recaudar dinero y ayudar a las víctimas del ataque de Hamas
Algunas de las chapitas que se hicieron para recaudar dinero y ayudar a las víctimas del ataque de Hamas - Créditos: @MAURO ALFIERI

Aquel día las alarmas sonaron a las 6.28. Como viven tan cerca de Gaza, suelen tener entre 8 y 10 segundos para llegar al refugio. De hecho, ese sonido quedó grabado como una herida que tardará tiempo en sanar. Durante la entrevista con LA NACIÓN, cuando se activó el aire acondicionado de la sala, Diana, por un instante, se paralizó: “Pensé que era la alarma”, dijo.

“Nos fuimos a dormir y a las 6.28 sonó la alerta roja. En nuestra zona tenemos 10 segundos para llegar al cuarto seguro. Levantamos a nuestro nieto de la cuna y nos fuimos al refugio. Ese cuarto está hecho de cemento. Cuenta con una puerta de hierro con una manija que no se traba y una pequeña ventana que se abre. Está hecho para misiles, no para una invasión terrorista. Estábamos en pijama y no paraban de caer misiles. A las 7.45 lo llamaron a Marcelo porque había caído una bomba en el tambo”, describió Diana.

“Nosotros nos miramos con mi hijo y pensamos ‘acá pasa algo raro’. Nunca antes habíamos estado bajo el lanzamiento de tantos misiles. Como me dijeron que había caído un misil en el tambo, salí y vi la destrucción, le dije a todos los trabajadores que se fueran al refugio. Cuando estaba volviendo a mi casa empecé a escuchar los tiros, pero nunca pensé que podía haber terroristas, era algo impensado. Llegué a casa, abrí el teléfono y vi que tenía mensajes de mi familia en los que me pedían que avisara cuando llegara a la casa, así me abrían porque había terroristas en la zona”, agregó Marcelo.

En el grupo de WhatsApp del kibutz se describían situaciones horrorosas. “Me están tiroteando la casa”, escribió un vecino. “No podíamos hacer nada, era una impotencia tremenda. Fue un momento terrible, porque sabías que estaban yendo casa por casa y te preguntabas qué pasaría con tus hijos, con tus nietos. Mucha gente forcejeó con los terroristas y ellos les disparaban a las puertas, a otros vecinos les quemaban las casas para que tuvieran que salir. Nosotros tenemos hijos que viven en otra casa dentro del kibutz, y no nos contestaban los mensajes, estábamos desesperados. Además, estábamos con nuestro nieto que es un bebé y no sabíamos cómo hacer para que no llorara, teníamos que estar en silencio para que no nos escucharan los de Hamas”, recordó Marcelo.

Mientras estaban en el refugio, escuchaban gritos en hebreo. Así, los miembros de Hamas simulaban ser soldados israelíes. “Era todo muy confuso. En un momento pensamos que los terroristas habían instalado una ametralladora en el techo de casa, pero luego supimos que fue un helicóptero del ejército. Recién 12 horas después pudimos salir del refugio custodiados por soldados israelíes”, contó Marcelo.

Cuando salieron, las marcas de la destrucción estaban en todos lados. En Nirim murieron cinco personas. En el kibutz vecino, falleció el 25% de sus habitantes y la devastación fue total. “Me acuerdo del olor, era a quemado, a pólvora. Los autos estaban destruidos, algunas casas también. Ingresamos al refugio y al salir era una realidad totalmente distinta”, lamentó Marcelo.

“Finalmente nos sacaron y nos llevaron a un lugar seguro. Ahí nos encontramos con nuestros hijos y nos enteramos que le tiraron granadas a su casa. Verlos fue un alivio indescriptible, me emociono cada vez que lo recuerdo”, describió.

Luego del ataque las cosas cambiaron en Israel. Allí se vivía un clima de profundas divisiones políticas. Sin embargo, Marcelo y Diana señalaron a este medio que ahora todos están unidos. “Nuestro pueblo está unido con el único objetivo de eliminar a Hamas, ya no hay divisiones”, concluyó Marcelo.