Anuncios

Valdez y Estrada salen con las manos llenas en Arizona

El mexicano Óscar Valdez noqueó al australiano Liam Wilson en el séptimo asalto de su enfrentamiento del viernes por la noche en Glendale, Arizona, para hacerse con el título interino del peso superpluma de la Organización Mundial de Boxeo.

Siete meses después de abandonar el Desert Diamond Arena de Glendale, Arizona, como un hombre abatido ante su compatriota Emmanuel Navarette, Valdez regresó al mismo cuadrilátero y se anotó una victoria sobre Wilson que lo reivindica en el boxeo.

Wilson (13-3, 7 KOs) utilizó su altura y longitud para mantener a su oponente a la distancia, pero Valdez (32-2, 24 nocáuts) lanzó golpes contundentes. El deseo de Wilson de entrar en una guerra a corta distancia se impuso y jugó a favor de Valdez cuando lo detuvo en el séptimo asalto.

Después de tratar de buscar su distancia en el primer round, Valdez comenzó a controlar el duelo usando el jab, evitando golpes y conectando con ganchos de izquierda. En el sexto episodio, los dos intercambiaron en el centro del ring, donde Valdez conectó con ganchos de izquierda al cuerpo y ganchos de derecha al lado de la cabeza de Wilson.

Para el siguiente asalto, Valdez ya había agotado a Wilson, quien dejó de responder al ataque del mexicano, obligando al referí Marc Nelson a detener la batalla a los 2:48. El oficial determinó que ya había visto suficiente castigo sobre Wilson, aunque este último se quejó de que habían detenido muy pronto el combate.

Valdez se tiró a la lona y lloró al conocer la decisión del réferi de detener el combate. Volvía a ser a ser campeón del mundo.

"Esta victoria significa mucho. He vuelto a demostrar que mucha gente se equivocaba. La gente decía: 'Tienes treinta y tantos años. Estás acabado. Te has roto la mandíbula. Te has roto una costilla'. Pero me negué a creerlo", dijo Valdez después del combate.

"Le dije a Liam que no se rindiera. Yo también perdí. Eso no significa que hayas terminado en el deporte. Soy un buen ejemplo. Casi me gana. Casi le gana a Vaquero. Casi se convierte en campeón del mundo. No tengo más que respeto por Liam Wilson y su equipo", expresó Valdez.

En la coestelar, la californiana Seniesa Estrada (26-0, 9 KOs) se proclamó campeona indiscutible del peso paja al vencer por unanimidad a la tica Yokasta Valle (30-3, 9 KOs). Estrada, del Este de Los Ángeles, llegó a la contienda como poseedora de los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo y el Consejo Mundial de Boxeo, y añadió los títulos de la Organización Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo que tenía Valle.

Estrada ganó tras 10 asaltos muy disputados y difíciles de puntuar, en los que la estadounidense se impuso con su estilo poco convencional y cambiante de guardia. Los tres jueces otorgaron idénticas puntuaciones de 97-93, aunque muchos expertos pensaron que la decisión debió ser más cerrada.

"Me siento mejor. Soy feliz. Es algo que llevaba mucho tiempo deseando, convertirme en indiscutible. Por fin ha sucedido y he cumplido mis sueños”, expresó Estrada tras el triunfo durante su entrevista en el ring, al mismo tiempo que fue abucheada. "La diferencia en esta pelea... Sabía que iba a entrar y ser agresiva como siempre lo es. Ese es su estilo, y sabía que le quitaría todo lo que sabe hacer mejor".

Valle peleó condicionada por una cortada producto de un choque de cabezas en el primer asalto, arriba del ojo derecho.

"Sentí que (el cabezazo que abrió el corte) fue intencional. Sentí que lo hizo viniendo hacia mí en el primer asalto, y tuve que luchar contra eso durante los últimos nueve asaltos", indicó Valle.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.