Anuncios

Putin promete vengar a víctimas de atentado del Estado Islámico que superan ya el centenar

Moscú, 23 mar (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, clamó hoy venganza contra los responsables del atentado terrorista del viernes en una sala de conciertos en las afueras de Moscú, que se ha cobrado ya la vida de 133 personas, una cifra que va en aumento conforme avanzan las labores de búsqueda y rescate.

"Todos los autores, organizadores y los que encargaron este crimen recibirán un merecido e irremediable castigo, sean quienes sean e independientemente de que los hayan enviado", dijo Putin durante un mensaje a la nación transmitido por la televisión rusa.

En la alocución, que duró cinco minutos, Putin destacó que ya han sido detenidas once personas en relación con el ataque terrorista, el mayor que ha sufrido Rusia desde la matanza de Beslán, hace veinte años.

Pero, además de detener a los cuatro terroristas y sus siete cómplices, todos ellos extranjeros, Rusia sigue investigando la tragedia para dar con quienes les ayudaron con el transporte, itinerario para la fuga y les proporcionaron un escondrijo para el armamento y la munición.

La mano negra de los organizadores

Putin no especuló sobre los autores intelectuales del atentado, aunque sí mencionó que los cuatro terroristas detenidos intentaron huir a través de la frontera ucraniana.

"Intentaron darse a la fuga y se dirigían a Ucrania, donde, según datos preliminares, les habían preparado una ventana del lado ucraniano para cruzar la frontera", explicó.

La Presidencia ucraniana negó el viernes categóricamente que Kiev tenga algo que ver con el atentado en territorio ruso, refutación respaldada por Estados Unidos.

Mientras, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) difundió este sábado una imagen de los cuatro presuntos responsables del atentado del viernes.

La imagen fue difundida por la agencia Amaq, el principal canal propagandístico de la organización, y en ella aparecen cuatro personas con media cara tapada, gorra y los ojos pixelados delante de una gran bandera del Estado Islámico.

De acuerdo con Amaq, tres de estos supuestos terroristas "comenzaron a disparar contra la multitud" en la sala de conciertos Crocus City Hall, mientras que el cuarto le prendió fuego a la instalación "utilizando bombas incendiarias que habían sido preparadas de antemano para este propósito".

La fuente apuntó que durante el atentado se emplearon ametralladoras, una pistola, bombas incendiarias, y cuchillos que se utilizaron para "degollar a varios dentro de la sala y en los pasillos", mientras que indicó que los supuestos yihadistas apuntaron a la cabeza de los asistentes al evento.

Rusia se blinda para varios días

El presidente ruso destacó que las autoridades ya han reforzado las medidas antiterroristas en la capital, la adyacente región de Moscú, donde tuvo lugar el siniestro, y el resto del país.

"Lo principal ahora es impedir que quienes están detrás de este baño de sangre cometan un nuevo crimen", aseveró y adelantó que el domingo será día de luto nacional.

Putin, que llegó al poder en 1999 con la mano dura contra el terrorismo como tarjeta de presentación, lamentó que entre las víctimas figuran niños, adolescentes y mujeres y aseguró que Rusia saldrá más fuerte de ese desafío.

Simultáneamente, las autoridades locales extendieron la cancelación de todos los actos masivos hasta principios de la próxima semana. En particular, fue suspendido el partido amistoso entre las selecciones rusa y paraguaya, programado para el lunes en el estadio del Dinamo de Moscú.

Crece sin cesar el número de víctimas

Conforme avanzaba el día aumentaba también el número de las víctimas mortales, que pasó de 40 a 133 en menos de 24 horas, a lo que hay que sumar de un centenar de heridos, la mitad graves.

Los equipos de rescate comenzaron a encontrar más cuerpos de víctimas entre los escombros de la sala de conciertos, destruida por el incendio provocado por los atacantes.

A su vez, las autoridades admitieron que la cifra de muertos puede aumentar "considerablemente" según avanzan las labores de búsqueda en el edificio incendiado, que se extenderán por varios días más.

Según los investigadores, la causa de la muerte de los asistentes al concierto, en el que se produjo la tragedia, son tanto heridas de bala como la asfixia por humo.

En tanto, miles de moscovitas acudieron hoy a centros médicos para donar sangre para las víctimas de Crocus City Hall.

Los habitantes de la capital rusa formaron colas de varios kilómetros y esperaron varias horas antes de poder acceder a algunos de los centros, tal y como recogen los medios rusos, que destacan que algunas instituciones tuvieron que ampliar el horario para poder atender a todos los congregados.

(c) Agencia EFE