Anuncios

Siguen hablando de los pantalones de béisbol traslúcidos; los aficionados y las marcas buscan culpables

Seattle Mariners pitcher Luis Castillo poses for a portrait Friday, Feb. 23, 2024, in Peoria, Ariz. (AP Photo/Lindsey Wasson)
Seattle Mariners pitcher Luis Castillo poses for a portrait Friday, Feb. 23, 2024, in Peoria, Ariz. (AP Photo/Lindsey Wasson)

A finales de este mes, las Grandes Ligas de Béisbol (MLB, por su sigla en inglés) comenzará oficialmente su temporada 2024, y, con los entrenamientos de primavera ya en pleno curso, la charla entre los aficionados incondicionales y los observadores casuales ha sido inusualmente animada. En teoría, eso sería fantástico para la MLB, que busca ampliar su alcance en medio de un declive prolongado en la popularidad y el prestigio cultural del deporte que se vio algo compensado por una serie de cambios de reglas populares el año pasado.

Desafortunadamente, la conversación no ha sido sobre la adquisición de Juan Soto por parte de los Yankees de Nueva York o los Dodgers de Los Ángeles fichando a Shohei Ohtani. En cambio, la gente no ha podido dejar de dejar de hablar de los nuevos uniformes de la liga, específicamente los pantalones, que dejan poco a la imaginación.

El tema de la tela tan traslúcida que parecía transparente surgió a finales de febrero cuando comenzaron a emerger fotos de los jugadores en los entrenamientos de primavera, lo que dio a los aficionados —y a algunos jugadores— su primer vistazo a los nuevos uniformes de la MLB, que fueron diseñados por Nike y producidos por Fanatics, el gigante fabricante de artículos deportivos.

Chicago White Sox pitcher Davis Martin poses for a portrait Wednesday, Feb. 21, 2024, in Phoenix. (AP Photo/Lindsey Wasson)
Chicago White Sox pitcher Davis Martin poses for a portrait Wednesday, Feb. 21, 2024, in Phoenix. (AP Photo/Lindsey Wasson)

“Fanatics se va al demonio”, dijo un usuario en X, antes conocida como Twitter, en referencia a una foto particularmente explícita de un jugador de los Padres de San Diego inclinado en el campo.La transparencia de los pantalones se convirtió rápidamente en una sensación en línea.

“Voy a comprarle a mi esposa pantalones de béisbol de Fanatics en lugar de lencería”, se lee en una publicación de la plataforma X con más de 33.000 me gusta. “Cada vez que estoy nervioso al hablar en público, simplemente pretendo que los asistentes llevan pantalones de béisbol Fanatics”, bromeó otra persona.

Los problemas con los nuevos uniformes de la MLB van más allá de los pantalones lascivos. La liga firmó un acuerdo de 10 años y 1000 millones de dólares con Nike y Fanatics para el diseño y la fabricación de sus uniformes en 2020, pero no fue hasta este año que los uniformes sufrieron un rediseño considerable, con detalles menos complejos y telas renovadas.

“Trabajamos muy de cerca con jugadores, equipos y la liga para crear los uniformes más avanzados en la historia de la MLB, que son más ligeros y flexibles”, dijo Nike a The New York Times mediante un comunicado. “Seguiremos trabajando con la MLB, los jugadores y nuestro socio fabricante para corregir los uniformes de los jugadores”.

Los pantalones, cabe destacar, están confeccionados con el mismo material que la temporada pasada. Una teoría popular en línea es que la transparencia quizás se incrementó por las luces brillantes utilizadas en los días de sesiones fotográficas de los equipos. Pero incluso si ese fuera el caso, este año hay una gran diferencia: los pantalones ya no están personalizados para cada jugador. En cambio, a los jugadores se les proporciona cuatro cortes a elegir: ajustado, estándar, atlético y musculoso. (Nike escaneó los cuerpos de 300 jugadores de las Grandes Ligas para crear las distintas opciones).

Sin embargo, la sensación general es que los nuevos uniformes suponen un gran retroceso en términos de calidad. Algunos de los problemas podrían resolverse para el momento en que comience la temporada regular, pero las quejas son innumerables: un usuario de las redes sociales señaló que dos jugadores del mismo equipo vestían camisetas con puños de manga distintos.

Daniel Bard, lanzador relevista de los Rockies de Colorado, dijo en una entrevista telefónica que cuando se unió a la liga por primera vez en 2009, el uniforme que le dieron era el mejor que jamás había usado. “Literalmente, podías ajustarlo de manera perfecta a tu cuerpo”, dijo. “Eran casi perfectos”.

Ya no es así.

“Es un material diferente. No es tan suave”, dijo Bard. “Cambiaron los nombres. Se ven raros: demasiado pequeños y demasiado curvos. Los parches en los brazos parecen termoadhesivos”.

A Bard le desconcierta la idea de que los uniformes fueron rediseñados por razones de rendimiento. “Eliminar 50 u 80 gramos de un uniforme no va a cambiar drásticamente nuestro desempeño”, aseguró. “Ninguno de los jugadores pidió esto. No somos velocistas olímpicos”.

Seattle Mariners pitcher Reid VanScoter stands for a portrait Friday, Feb. 23, 2024, in Peoria, Ariz. (AP Photo/Lindsey Wasson)
Seattle Mariners pitcher Reid VanScoter stands for a portrait Friday, Feb. 23, 2024, in Peoria, Ariz. (AP Photo/Lindsey Wasson)

Aunque Nike fue responsable del rediseño del uniforme y la MLB lo aprobó, los aficionados del béisbol han culpado abrumadoramente a Fanatics. Esto a pesar de que los uniformes de la liga se fabrican en la misma fábrica desde principios de la década de 2000 y nunca se habían reportado problemas antes de este año

“Estamos haciendo exactamente lo que nos dijeron y nos han dicho que estamos haciendo todo con precisión”, dijo Michael Rubin, fundador de Fanatics, durante una conferencia de análisis deportivo en el Instituto de Tecnología de Massachusetts este mes. A pesar de eso, dijo que la empresa estaba recibiendo la mayoría de las críticas. “No ha sido divertido”, añadió.

Fanatics se ha convertido en un blanco de críticas para muchos porque fabrica y vende vestimenta para el campo y artículos con licencia oficial de la mayoría de las principales ligas deportivas profesionales de Estados Unidos. La empresa ha sido demandada varias veces, y muchos sostienen que tiene el monopolio de los recuerdos deportivos. El equipamiento de la MLB, que Nike diseña y Fanatics fabrica y vende, tampoco es barato: una camiseta de 2024 cuesta alrededor de 175 dólares, pero ciertas ediciones cuestan casi 400 dólares. Los precios son igualmente altos para las réplicas de camisetas Nike/Fanatics de la NFL y la NBA.

La debacle de los uniformes también es una señal de cómo la ropa deportiva está cambiando para orientarse más hacia el rendimiento, a veces a expensas de la estética y la calidad. Nike ni siquiera es la única empresa de ropa deportiva en lidiar con un escándalo por los pantalones traslúcidos. En 2013, un grupo de inversores presentó una demanda colectiva contra Lululemon, cuyo precio de las acciones se desplomó después de un retiro del mercado de sus pantalones de yoga negros traslúcidos.

“Ha habido una evolución de las telas”, dijo Todd Radom, quien escribió el libro “Winning Ugly: A Visual History of the Most Bizarre Baseball Uniforms Ever Worn” y diseñó personalmente los logotipos y uniformes de varios equipos de la MLB. “Pasaron a los tejidos sintéticos a principios de la década de 1970. Ha habido una especie de carrera armamentista para hacerlos más ligeros y más frescos”.

“Las Nike del mundo tienen sus propios productos que quieren lanzar”, añadió Radom. “Mueve el producto”.

GLENDALE, AZ - FEBRUARY 21: Justin Wilson #35 of the Los Angeles Dodgers poses for a photo during the Los Angeles Dodgers Photo Day at Camelback Ranch on Wednesday, February 21, 2024 in Glendale, Arizona. (Photo by Mary DeCicco/MLB Photos via Getty Images)
GLENDALE, AZ - FEBRUARY 21: Justin Wilson #35 of the Los Angeles Dodgers poses for a photo during the Los Angeles Dodgers Photo Day at Camelback Ranch on Wednesday, February 21, 2024 in Glendale, Arizona. (Photo by Mary DeCicco/MLB Photos via Getty Images)

A pesar de todos los chistes y todas las quejas, el mejor curso de acción de la MLB podría ser mantener la paciencia.

“Esto está sucediendo en todos los deportes”, dijo Chris Creamer, quien escribió un libro con Radom y opera un sitio web sobre logotipos y uniformes deportivos desde 1997. “En el baloncesto, cuando Nike presentó por primera vez sus nuevos uniformes, la gente enardeció. Al final, lo que termina sucediendo es que hay un gran revuelo cuando sale a la luz por primera vez. Y luego, al cabo de unas pocas semanas o meses, todo el mundo parece olvidar que este cambio alguna vez ocurrió”.

c.2024 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los cinco mejores movimientos en Grandes Ligas para 2024