Anuncios

El norte de Eslovaquia registra nuevos ataques de osos pardos

Praga, 1 abr (EFE).- Dos nuevos ataques de osos a personas han vuelto a hacer sonar las alarmas en Eslovaquia tres semanas después de que uno de esos animales dejara cinco heridos en la misma región, en la provincia de Liptovsky Mikulas, informó este lunes el diario Pravda.

En esa zona del norte del país un matrimonio de turistas fue atacado el pasado domingo por un oso pardo adulto, lo que obligó al hombre a ser atendido en una ambulancia tras sufrir heridas en las piernas mientras huía.

El incidente se produjo en una senda turística a siete kilómetros del pueblo Pribylina, precisó al rotativo la autoridad de Protección estatal de la naturaleza.

Tras el ataque, la pareja tuvo que refugiarse en una cabaña forestal donde esperó la llegada de un equipo de socorro y de la policía.

La víspera, sábado, se había producido otro incidente en la localidad de Stranavy, a 80 kilómetros de Lipstovky Mikulas, cuando un buscador de setas se adentró en un bosque.

Al ver al oso, el hombre le disparó con una pistola, por lo que el animal sufrió heridas leves y huyó adentrándose en una zona boscosa.

Una operación de búsqueda del animal tuvo que ser cancelada sin éxito.

El municipio ha pedido a los ciudadanos y visitantes que se mantengan alerta.

Hace tres semanas un oso hirió a cinco personas, entre ellas una niña de diez años, dentro de la localidad de Liptovsky Mikulas.

Las autoridades decretaron entonces el estado de emergencia y pidieron a la población local que se protegiera, al tiempo que se desplegó una operación para localizar y abatir al animal.

El ministerio del Medio Ambiente informó días después que se había logrado ese objetivo.

En ese mismo lugar, una mujer extranjera había fallecido poco antes al caer por un despeñadero mientras huía para zafarse del animal.

Protección estatal ha confirmado que son muchos los daños materiales y los encuentros con osos, lo que supone un problema que dura ya mucho tiempo.

Dicho ente, según el diario, quiere llegar a un acuerdo con las sociedades de cazadores para identificar a los osos problemáticos y eliminarlos.

La creciente presencia de osos pardos gracias a los exitosos programas de protección de esta especie que se adoptaron en las últimas décadas para evitar su extinción están causando preocupación también en Rumanía.

El pasado día 26, el ministro rumano de Medio Ambiente, Mircea Fechet, informó de que ha pedido a la Comisión Europea que revalúe ese estatus de protección, dado que los osos se acercan cada vez más a zonas pobladas y están perdiendo el miedo a los seres humanos.

En los últimos veinte años, Rumanía registró 26 casos de personas matadas por ataques de osos, y más de 270 heridas.

(c) Agencia EFE