Anuncios

En medio de una creciente tensión, Biden le pidió a Netanyahu una estrategia “coherente y sostenible” para el conflicto en Gaza

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu saluda al presidente estadounidense, Joe Biden, a su llegada al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv el 18 de octubre de 2023
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu saluda al presidente estadounidense, Joe Biden, a su llegada al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv el 18 de octubre de 2023 - Créditos: @BRENDAN SMIALOWSKI

WASHINGTON.- Después de un mes sin contacto directo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le pidió al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, una estrategia “coherente y sostenible” para encarrilar el conflicto con Hamas en la Franja de Gaza que ha elevado de manera trágica la cantidad de víctimas civiles, y ha desatado una crisis humanitaria en Medio Oriente.

Biden y Netanyahu volvieron a hablar por teléfono este lunes luego de un mes sin contacto directo en medio de una creciente tensión y un visible distanciamiento entre ambos líderes por las cada vez más públicas diferencias respecto de la ofensiva israelí en Gaza en respuesta al ataque terrorista de Hamas del pasado 7 de octubre, que dejó más de 1200 víctimas y decenas de rehenes, y las continuas dificultades para entregar asistencia humanitaria a la población civil palestina.

La conversación entre Biden y Netanyahu, que se extendió por alrededor de 45 minutos, ocurrió el mismo día en el que las fuerzas israelíes, utilizando tanques y excavadoras, lanzaron un nuevo ataque sobre el hospital Al-Shifa en el norte de Gaza, el más grande en la Franja, pero que apenas se encuentra operativo por el conflicto, en una operación que tuvo como blanco altos funcionarios de Hamas que se habían reagrupado en ese centro médico, según el gobierno israelí. Y coincidió con las últimas advertencias de la Agencia para los Refugiados de Palestina de las Naciones Unidas (Unwra, según sus siglas en inglés), que alertó que una hambruna es inminente en Gaza, y toda la población se enfrenta a “niveles críticos de inseguridad alimentaria”, y los niños mueren de deshidratación y de hambre.

El asesor de Seguridad Nacional de Biden, Jake Sullivan, dijo al brindar detalles de la llamada en la conferencia de prensa diaria de la Casa Blanca que Biden reafirmó su “compromiso profundo” con la seguridad de Israel, y destacó los avances de Israel en la lucha contra Hamas. Pero Sullivan ofreció a la vez nítidas señales sobre la incomodidad y el malestar reinantes en el gobierno de Biden y en los demócratas con la ofensiva israelí en Gaza, y reiteró, una vez más, el respaldo de la administración demócrata a la llamada solución de dos estados –rechazada en la coalición de Netanyahu– para zanjar el histórico conflicto entre israelíes y palestinos.

“Más civiles inocentes han muerto en este conflicto y en esta operación militar que en todas las guerras en Gaza combinadas, incluidos miles de niños. La crisis humanitaria se ha extendido por toda Gaza y la anarquía reina en zonas que el ejército de Israel ha despejado, pero no ha estabilizado”, apuntó Sullivan.

Y luego remarcó: “Un plan militar no puede tener éxito sin un plan humanitario y político integrado, y el Presidente ha señalado repetidamente que la continuación de las operaciones militares debe estar conectada a un final estratégico claro. El Presidente volvió a decirle hoy al Primer Ministro que compartimos el objetivo de derrotar a Hamás, pero simplemente creemos que se necesita una estrategia coherente y sostenible para que eso suceda”.

Humo y explosiones se alzan desde la Franja de Gaza vista desde el sur de israel, el domingo 17 de marzo de 2024. (AP Foto/Ariel Schalit)
Humo y explosiones se alzan desde la Franja de Gaza vista desde el sur de israel, el domingo 17 de marzo de 2024. (AP Foto/Ariel Schalit) - Créditos: @Ariel Schalit

Sullivan también dijo también que una invasión a gran escala en Rafah, refugio de millones de palestinos, sería un “error”, empeoraría la crisis humanitaria, profundizaría la anarquía en Gaza y aislaría más a Israel en la arena globa.

El contacto de los líderes ocurrió luego de un mes sin diálogo directo entre ambos en el que las diferencias se multiplicaron igual que la cifra de víctimas civiles en la Franja –ya bien por encima de las 30.000 muertes– y las continuas dificultades para entregar ayuda humanitaria a los palestinos. La semana anterior, Chuck Schumer, el líder demócrata del Senado y el judío de más alto rango en Washington, brindó un explosivo discurso contra Netanyahu en el recinto de la Cámara alta, dijo que era un “obstáculo para la paz” y que su gobierno “perdió el rumbo”, y pidió un llamado a elecciones.

Después, Biden le dio un guiño a ese mensaje al recibir al primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, en el Salón Oval de la Casa Blanca. “Pronunció un buen discurso y creo que expresó una seria preocupación compartida no solo por él, sino por muchos norteamericanos”, dijo Biden sobre las declaraciones de Schumer.

Sullivan reconoció que Netanyahu había planteado el reclamo de Schumer en la llamada, pero evitó dar detalles sobre ese tramo del intercambio insistiendo en que Biden buscó enfocar la discusión en “las políticas y la estrategia”. Sullivan dijo también que Biden no amenazó con cortar la asistencia militar a Israel, y volvió a describir la llamada de tal forma que dejó a la vista que, para la Casa Blanca, la estrategia de Netanyahu no está funcionando.

“Lo que el presidente dijo fue, quiero que entienda señor Primer Ministro exactamente dónde estoy parado. Estoy a favor de la derrota de Hamás. Creo que son un grupo terrorista malvado que no sólo tiene sangre israelí sino también estadounidense en sus manos. Al mismo tiempo, creo que para llegar a eso se necesita una estrategia que funcione. Y esa estrategia no debería implicar una operación militar importante que ponga en riesgo a miles y miles de vidas civiles inocentes en Rafah. Existe una mejor manera, envíe a su equipo a Washington. Hablemos sobre eso. Expondremos lo que creemos que es una mejor manera, y lo dejaré ahí” describió Sullivan.

“Tenemos todas las expectativas de que no procederán con una operación militar importante en Rafah hasta que tengamos esa conversación”, agregó.

La reacción de Netanyahu

Luego de su charla con Biden, Netanyahu publicó un video en la red social X con su versión de la charla y dijo que habían hablado de los últimos acontecimientos de la guerra y el compromiso de Israel de lograr todos sus objetivos: eliminar a Hamas, liberar a los rehenes, y garantizar que Gaza “ya no represente una amenaza para Israel.

“Hablamos de los últimos acontecimientos en la guerra, incluido el compromiso de Israel de lograr todos los objetivos de la guerra: la eliminación de Hamás, la liberación de todos nuestros rehenes y la promesa de que Gaza ya no represente una amenaza para Israel, al tiempo que proporciona la ayuda humanitaria necesaria que ayude a alcanzar estos objetivos”, dijo en su posteo Netanyahu, que acompañó con un mensaje en hebreo por video.

Netanyahu y su partido, el Likud, habían reaccionado con furia al mensaje de los demócratas en boca de Schumer. El Likud respondió en un comunicado que “Israel no es una república bananera, sino una democracia independiente, orgullosa que eligió al primer ministro Netanyahu”. Y el líder israelí replicó ese mensaje al afirmar que las declaraciones de Schumer habían sido “totalmente inapropiadas”.

“No somos una república bananera –afirmó–. El pueblo israelí decidirá cuándo celebrar elecciones y a quién elegir, y eso no es algo que se nos impondrá desde afuera”.