Anuncios

Lionel Messi, el mito que el PSG no supo cuidar y ahora recupera su sonrisa en Miami

Messi ni siquiera tuvo homenaje en París cuando fue campeón del Mundo. Fueron sus días más duros como jugador, pero ya es parte del pasado y ahora goza en Miami

Lionel Messi durante su último partido con el PSG, el pasado 3 de junio, ante  Clermont Foot . (Ibrahim Ezzat/Anadolu Agency via Getty Images)
Lionel Messi durante su último partido con el PSG, el pasado 3 de junio, ante Clermont Foot . (Ibrahim Ezzat/Anadolu Agency via Getty Images) (Anadolu Agency via Getty Images)

La relación entre Lionel Messi y el PSG fue rara desde el principio. Vale recordar que se originó por un fallo del Barcelona, que se declaró incapaz de mantener el sueldo de su máxima figura. Entre lágrimas, Messi partió a París con la expectativa de construir un nuevo imperio en el futbol europeo durante los dos años de contrato que le fueron asignados. No faltaban socios, de hecho tenía a dos de los mejores del mundo: Kylian Mbappé y Neymar —y toda una constelación de estrella en la escolta, que tan sólo esa temporada había sumado a Sergio Ramos y Donnarumma—.

El mundo anticipó un terremoto futbolístico: iban a dominar Europa con la mano en la cintura. El choque con la realidad no pudo ser más frustrante. La primera campaña se saldó con una eliminación inverosímil ante el Real Madrid en la Champions League. Pero el fracaso fue solamente sorprendente ese año, porque al siguiente, ya con Messi con la mente en otro lado, fue de lo más normal que el PSG no metiera ni las manos ante el Bayern Múnich en los Octavos de Final.

En entrevista para 'Olga En Vivo', Messi habló de su sentir tras marcharse del PSG luego de dos años poco fructíferos para él y para el club, pues ninguno consiguió las metas planteadas (que tenían que ver, desde luego, con ganar la Copa de Europa). Dejó claro, eso sí, que la relación con sus compañeros de equipo, especialmente con Mbappé, era muy buena.

"Se dio así. No fue como esperaba pero las cosas pasan por algo y si bien no estaba bien, me tocó ser campeón del mundo ahí. Todo pasa por algo y se tenía que hacer. Rebién con él (Mbappé), con todos. Después era entendible, estaba en el lugar donde habíamos ganado la Final y la copa nuestra: no habían sido campeones ellos otra vez. Fui el único jugador que no tuvo reconocimiento aparte de los otros 25 jugadores ahí, pero no pasa nada”, recordó el argentino.

Messi supo irse a tiempo del PSG. Fue su peor etapa a nivel de sensaciones y también hablando de lo meramente deportivo: hizo 32 goles en 75 partidos, una cifra muy baja para los parámetros que él ha manejado durante toda su carrera. Y en absoluto se puede hablar de que estuviera "acabado", pues cuando jugaba con la Selección Argentina la diferencia era notoria. Incluso resulta paradójico que su mejor versión con La Albiceleste se haya observado al mismo tiempo que se veía su faceta más discreta a nivel de clubes, con el PSG.

Entonces, sí, hubo una baja de nivel, pero Messi todavía podía rendir al máximo nivel de exigencia cuando se lo proponía o bien cuando el ambiente era propicio. El problema fue que el PSG no supo generar el entorno adecuado para conseguir esa versión que de Messi, que sí se vio en Qatar 2022. Y ese parece ser el problema crónico de los parisinos. Antes de Messi, ninguna figura pudo guiar a la gloria a este club ultramillonario: Ibrahimovic, Cavani, Neymar y Mbappé, el último sobreviviente que en cada mercado de pases monta un nuevo melodrama sobre su permanencia o salida.

Ahora Messi está lejos de todo eso y disfruta de una nueva etapa en Miami. Su cambio de semblante fue evidente desde el primer partido que jugó con el Inter, hace dos meses ya, ante el Cruz Azul. De hecho, en la misma entrevista dijo que todavía no quiere hablar del retiro ni de lo que viene para él cuando deje los campos, porque está disfrutando y porque, según dijo, comprende que haber llegado a la MLS ya representa un importante paso hacia el fin de sus días como jugador. Pero todavía falta. Ese día llegará y no habrá vuelta atrás. Por ahora Messi sigue recuperando la felicidad que perdió en sus dos años por París.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Policías esposan a dos jovencitas en el Metro por quedarse dormidas en un vagón