Anuncios

La penosa discusión de 'Piojo' Herrera e Iván Alonso que retrata lo peor de la Liga MX

Piojo Herrera fue increpado por Iván Alonso, debido a unas acusaciones que hizo sin tener pruebas. (Captura Youtube/ESPN Deportes)
Piojo Herrera fue increpado por Iván Alonso, debido a unas acusaciones que hizo sin tener pruebas. (Captura Youtube/ESPN Deportes)

Iván Alonso y Miguel Piojo Herrera escenificaron uno de los momentos más tensos que se recuerden en el futbol mexicano en los últimos años. Al finalizar el encuentro entre Cruz Azul y Tijuana (1-0), Alonso, director deportivo celeste, increpó a Herrera en los pasillos del Estadio Ciudad de los Deportes. El reclamo del uruguayo al entrenador de Xolos tuvo origen en unas declaraciones hechas por Herrera en entrevista con Caliente TV, en diciembre pasado.

En aquel programa, el Piojo, en compañía de Jorge El Burro van Rankin, habló de la contratación de Alonso como director deportivo de Cruz Azul.

"En primera, la oportunidad que le dan a un director deportivo... no sé quién es, no sé qué ha hecho. Corres a un tipo como el Conejo, que lleva toda la vida en esa institución. Es un extranjero que su trayectoria más reciente es haber engañado a Toluca y Pachuca, porque la gente de Pachuca salió a criticarlo muy fuerte", señaló entonces.

Aquellas palabras no fueron olvidadas por Alonso, que un mes después ha reclamado en directo, frente a las cámaras, a Herrera por sus dichos. La situación estuvo muy cerca de llegar a los golpes. "No tenés respeto por la gente. ¿Qué te pensás que sos? A mi no me conocés", le gritó Alonso a Herrera, que reviró: "¿Qué te dije? No te falté el respeto. Hasta dije: 'no hablo de la persona' (sino del profesional)".

Alonso invitó, de manera provocadora, a Herrera a que hablaran fuera de las cámaras. Mientras tanto, integrantes de ambos cuerpos técnicos hacían más tumulto, lanzaban insultos e intentaban separar al mismo tiempo. Igualmente, se captó el momento en el que Jorgealberto Hank, propietario de Xolos, tuvo una discusión con elementos de seguridad del estadio, reclamando que había sido empujado.

El capítulo deja avergonzada otra vez a una liga invadida por la violencia dentro, fuera y en los pasillos de los estadios, como sucedió ahora. Y evidencia a todos los involucrados. Si Iván Alonso estaba inconforme con los comentarios de Herrera, pudo presentar una queja ante la Liga MX, en lugar de buscar la confrontación directa y poner un pésimo ejemplo a nivel institucional. Mientras que Herrera fue muy aventurado al lanzar juicios de valor sin tener evidencias de lo que estaba hablando, porque Pachuca nunca ha sido específico sobre el motivo por el que Alonso salió del club en junio de 2022.

En noviembre del año pasado, Armando Martínez, presidente de Tuzos, expresó lo siguiente sobre Alonso: "hubo situaciones que no van de acuerdo con el reglamento del club y la filosofía, eso tuvo que ver para que Iván no siguiera. Hay cosas que nosotros no podemos tolerar como institución, fue lo que sucedió, por eso terminamos el contrato", dijo a TUDN. Martínez no mencionó una situación concreta.

En su época de jugador, Iván Alonso militó en Toluca, pero se retiró en 2012, con contrato vigente, argumentando problemas cardíacos que le impedían jugar en la altura de esa ciudad. Luego, en 2013, volvió a jugar con El Nacional en su país, tras hacerse unos nuevos estudios médicos, pero eso fue tomado por Toluca como una coartada para librarse del compromiso que tenía con ellos. A esa controversia se refirió también Miguel Herrera en el programa de Caliente TV. Aquel asunto ameritó en su momento la intervención de la FIFA, que permitió a Alonso continuar su carrera.

La discusión de este martes seguramente dará mucho de qué hablar en los siguientes días. La Liga MX tendría que dar un castigo ejemplar a todos los implicados y sentar un precedente para aquellos que, como Alonso, quieran resolver los problemas a los gritos (casi golpes) y los que, como Herrera, hagan acusaciones graves sin tener pruebas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO:

Los cumpleaños más tristes: soledad y nostalgia de migrantes que no tienen con quién festejar