Anuncios

“Fuera de toda lógica”. Pinamar cierra la primera quincena de enero más complicada en años

Por cuestiones económicas, el turismo cuidó el bolsillo en Pinamar como hacía varios veranos que no sucedía
Por cuestiones económicas, el turismo cuidó el bolsillo en Pinamar como hacía varios veranos que no sucedía - Créditos: @Marcelo Manera

PINAMAR (enviada especial).- Hay menos gente. Y se nota aún más en la semana. Lejos quedó el boom de la costa argentina en la pospandemia. En una temporada que comenzó demorada, y donde las reservas se paralizaron luego de los primeros anuncios económicos de la gestión de Javier Milei, todos coinciden en que se caracteriza en una ”demanda espontánea” de estadías cortas y de fin de semana y el mayor impacto está en el consumo. Mientras que el turismo más costoso, un segmento que se consolida cada vez más en esta ciudad, mantiene su público cautivo, la baja impactó y se notó en los sectores medios.

Hay una merma en cantidad de gente promedio de un 25% menos y es muy acentuado la diferencia del fin de semana y el resto de la semana. Viernes, sábado y domingo, trepa una ocupación del promedio 80% o 90% y de lunes a jueves cae mucho, a un 65%, promedio”, indicó a LA NACION Lucas Ventoso, secretario de Turismo y Deportes de la Municipalidad de Pinamar.

Mientras que el promedio de ocupación general del partido este último viernes alcanzó un 76%, para el sábado ascendió a un 85%, según los últimos datos oficiales. Lideraba Cariló, con una ocupación general de 96%, seguido por Ostende, con el 87%; Valeria del Mar, con el 81% y Pinamar, con el 73%. En tanto, solo un 40,4% de los establecimientos tuvieron ocupación plena. Los números son levemente mejores que los que arrojaron los del fin de semana anterior y parecieran anticipar, como sucede históricamente, una mejor segunda quincena.

“Hay una merma en cantidad de gente promedio de un 25% menos y es muy acentuado la diferencia del fin de semana”, dijo Lucas Ventoso, secretario de Turismo y Deportes de Pinamar
“Hay una merma en cantidad de gente promedio de un 25% menos y es muy acentuado la diferencia del fin de semana”, dijo Lucas Ventoso, secretario de Turismo y Deportes de Pinamar - Créditos: @Marcelo Manera

Teníamos realmente expectativas bajas en relación a la temporada que se venía armando previo a los anuncios económicos. Por primera vez en muchos años no se había resuelto con anticipación y veníamos con una temporada, por lo menos, una primera quincena rara a lo que no nos tenía acostumbrado Cariló. Pero fue una temporada fuera de toda lógica y luego de los anuncios económicos del nuevo presidente se fue armando sobre la marcha”, describió Stella Vignau, de la Inmobiliaria Integral que abarca Cariló y Pinamar.

Y precisó: “Las casas están con un nivel de ocupación muy bueno y se fue armando sobre la marcha, en que los primeros días de enero ya teníamos un 95% de ocupación, pero se va desarrollando de una manera a la que no estábamos acostumbrados porque siempre en octubre ya no quedaban casas, sobre todo las buenas. Lo que sí se pudo observar es que se está cuidando un poco más en el gasto, en líneas generales”.

Menor consumo

“El contexto país impulsó un comportamiento más tímido e indeciso por parte de los turistas. Las reservas, que históricamente comenzaban en septiembre-octubre, se retrasaron y para fines de diciembre empezaron a recuperar el ritmo. A esa altura del año en 2022 ya estábamos al 95% de ocupación. Pero a pesar de ello, logramos cerrar la primera quincena con una ocupación cerca del 90%”, señaló Walter Zenobi, socio en Rada Beach.

Y describió que hubo un cambio en la estadía promedio del 1 al 15 de enero: “En nuestro caso, el 80% de los clientes alquiló por quincena o semana, mientras que el 20% restante, lo hizo por día, lo cual es un fenómeno nuevo, que no se había visto años atrás. El consumo promedio se vio afectado, con familias y turistas más cuidadosos con los gastos, y un caudal menor de personas. Pero aun así somos optimistas con la segunda quincena que ya muestra índices de mejora”.

Es una tendencia que se repite: ya casi no hay familias que vengan la quincena completa, optan por una semana o escapadas de fin de semana. “Una demanda más espontánea y de último momento”, que ilusiona a los hoteleros y gastronómicos que esperaban una temporada aún peor.

Promociones para desayunar o merendar frente al mar
Promociones para desayunar o merendar frente al mar - Créditos: @Marcelo Manera

Es el primer año en cinco que alquilo carpas por día, antes tenía lista de espera. Hay tres o cuatro sombrillas vacías, y el estacionamiento con lugar, eso nunca pasó”, coincidió Marianela Beatriz, propietaria del balneario La Posta del Mar. Las carpas, que cuestan $45.000 por día, están todas completas para este mes “porque es un público que viene todos los años”, aclara, pero abunda la disponibilidad para febrero.

Estadías cortas. La primera quincena en la costa cierra con ritmo dispar y contrastes

El tiempo tampoco ayudó y las largas jornadas de playas se vieron interrumpidas por chaparrones cerca de las 18 horas. Los días ventosos abundaban las postales de carpas vacías y según coinciden varios dueños de balnearios hay mayor presencia en la orillas, familias que este año optaron por recortar el gasto de la carpa.

Bajaron las reservas en carpas y hay balnearios que rondan el 60% de ocupación
Bajaron las reservas en carpas y hay balnearios que rondan el 60% de ocupación - Créditos: @Marcelo Manera

En el balneario Paradise Beach Club Pinamar la ocupación ronda el 60%. “La temporada pasada para diciembre ya tenía todo vendido. Esta vez, la primera quincena me quedó algo libre. La segunda viene un poco mejor. Ahora para el resto está un poco más complicado, tuvimos que hacer algunos combos sobre todo para que haya consumo”, contó Paola Vera que está a cargo del balneario donde funciona el restaurant Negroni.

“De 106 carpas que tenemos estamos al 70%, esperamos un 85/90% para la segunda de enero. Con respecto al restaurante, si bien tenemos movimiento, a la gente le gusta el producto y tenemos público, no está subiendo tanto como antes, se está cuidando mucho el bolsillo. La economía está susceptible; nuestros precios no son tan costosos y, sin embargo, se siente un poco. Para ser una temporada atípica estamos bien en promedio”, apuntó Rodrigo Casas de Casamar.

“Por lejos es la peor”, dice Walter Fernández, vendedor de churros de El Topo sobre la mala temporada. Tiene 35 años y viene desde los 17. “Está jodida, la gente no tiene plata para gastar. Está todo raro, la gente, el clima, todo”, describe. Son las 19 y sale de la playa, aún con mercadería que le regala a los policías que custodiaban Avenida del Mar y no habían comido nada en todo el día. “Todos los días me estaba sobrando. Ahora pido menos, lo justo”, cuenta.

El consumo promedio se vio afectado y en los días de semana los restaurantes no están llenos, mientras que le fin de semana aumenta la cantidad de gente
El consumo promedio se vio afectado y en los días de semana los restaurantes no están llenos, mientras que le fin de semana aumenta la cantidad de gente - Créditos: @Marcelo Manera

Desde los 10 años que ando vendiendo. Hace 23 que hago temporada y esta, para mí, es la más floja. La gente cuando le decís los precios te contesta: ¿qué? Y no compran. Yo no los aumento, subieron tres veces en el año, el helado de crema estaba entre $600 y $800, y hoy empieza en $3.000″, dijo a LA NACION Natanael Rioa, con su heladerita al hombro.

“Hay que ser creativo. Es una temporada que el billete no sobra”, resume Marcelo Leuzzi, dueño de varios restaurantes de esta ciudad balnearia, como Tante, el parador La Gamba, dos locales del bar Temple, Divisadero, entre otros. Y agrega: “Hay que jugar mucho con alianzas con bancos o bodegas, eso al cliente le da un descuento y logras mantener la cantidad de cubiertos”.

En La Gamba, por ejemplo, tiene descuento con tarjetas Galicia y Mastercard. En Tante, el clienta abona un 20% menos si se sienta antes de las 20.30 y cuenta además con una consumición.

“Los restaurants los tengo llenos, pensaba que iba a ser peor. Hasta el último fin de semana antes de año nuevo diciembre venia muy tranquilo y pensamos que ibamos a tener una temporada un 20% más abajo. Ahora que estamos terminando casi la primer quincena se mantuvo bastante bien. Tuvo un repunte importante, pero con proyecciones un poco menores del año pasado”, cerró.

Gustavo Palmer, histórico hombre de la noche pinamarense y vocero de la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la Provincia de Buenos Aires (Cedibba) estima que la rentabilidad bajó en un 35% comparado con el año pasado. “Hay menos consumo. La gente tiene poco efectivo, la mayoría de los pagos son con Mercado Pago y tarjeta de crédito. Hay que accionar: yo, por ejemplo, implementé combos”, señaló. La entrada a los boliches o a los paradores varía, pero promedia los $7000, mientras que un trago empieza en los $5500.