Anuncios

“Esto se paró”. Después de dos años, la dinámica de los alquileres en Pinamar cambió

La ocupación en las distintas localidades del partido ronda hoy entre el 50% y el 65%
La ocupación en las distintas localidades del partido ronda hoy entre el 50% y el 65% - Créditos: @Tomás Cuesta

Desde el anuncio de Luis Caputo, esto se paró”, se sincera Pedro Marinovic, secretario de la Asociación Empresaria, Hotelera y Gastronómica de Pinamar (AEHGP). Se refiere a las primeras medidas del Gobierno de Javier Milei que anunció el ministro de Economía Luis Caputo hace dos semanas e incluían la suba del dólar oficial de $400 a $800.

Según sus datos, la ocupación en Ostende y Pinamar ronda el 51%. La de Valeria del Mar, el 55%, y Cariló, el 65%. “Está clavada desde principios de diciembre. A esta altura deberíamos estar en un 80%. Al menos veníamos mal acostumbrados de los últimos dos veranos post pandemia que la temporada en Pinamar fue muy buena”, agrega Marinovic.

Traza una diferencia con Pinamar Norte y el sur de Cariló, que suele copar el segmento ABC1 y no habría sufrido el mismo impacto en las reservas. “Es una de las temporadas que posiblemente más cuesta alquilar en relación con estos últimos tres años pospandemia. La temporada puede ser buena o regular, está claro que no es excelente como las dos temporadas anteriores”, resume Mariano Damiani, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre.

Damiani describe una dinámica similar: “Los alquileres vinieron muy bien hasta noviembre. Después, en diciembre, bajaron un poco las consultas y, ahora, estamos recibiendo un poco más con algunas propuestas que los propietarios por la cercanía de la temporada están analizando y aceptando. Algunos valores de las propiedades que quedan sin alquilar, quizá, son más permeables a bajar un poco porque está la temporada encima”.

“En general las consultas se centran en casas, dúplex o departamentos. Pinamar tiene una oferta sólida con muchos tipos de productos para todos los públicos. Poniendo a la primera quincena de enero como referencia, un departamento bien equipado para cuatro personas ronda los 1100 dólares, y una casa armada para seis completa, cerca de la playa cuesta cerca de 2200 dólares”, agrega.

Pinamar
Pinamar - Créditos: @Tomás Cuesta

Carolina Laschera Lentk, gerenta de Marketing y Comunicación de Pinamar S.A., considera que la temporada está atrasada. “Se nota que hay un cambio en el consumo de las reservas, más dinámica de fin de semana como venimos viendo durante el año, que la gente se fija el clima, y va más o menos tomando decisiones”.

“En general lo que es familia, que ya tenía planificadas sus vacaciones, ya accedió. Tuvimos un pico de reservas antes del 12 de octubre, que la gente se adelantó, o sea, que tenía su dinero ahorrado y que no se quería perder las vacaciones, sin importar lo que pase con las elecciones y salió a alquilar antes del 12 de octubre; esos están cubiertos. Después el resto tiene disponibilidad. En el Playas Hotel, las reservas están un 20% arriba que el año pasado, que no es lo que se está dando en el resto”, sostiene.

Dolores Estrella, de Pausa Pinamar, quienes administran casas de propietarios en alquileres temporales, coincide: “Los alquileres para esta temporada vienen lentos, sobre todo en esta última parte del año. Hasta la primera vuelta de las elecciones fluyeron las consultas y las confirmaciones como otros años. Los precios en dólares no se modificaron con respecto al año pasado. En principio, vemos que la demora en el cierre de operaciones tuvo que ver con la espera a los distintos anuncios del Gobierno en materia económica”, coincide.

Y agrega: “De todas maneras, desde la asunción del presidente Milei, las consultas volvieron y se reactivó el cierre alquileres para enero en los últimos días. Comenzaron a moverse las consultas para febrero, pero los cierres aun no se concretan”.

Estima que en enero los alquileres están a un 85%, mientras que para febrero solo al 50%. En enero, una casa para cuatro personas en un complejo cerrado con un pequeño jardín y a pocas cuadras de la playa en Pinamar Norte ronda los 200 dólares por día. Varía entre 240 y 260 dólares para seis personas. Para febrero, en tanto, esos valores se ubican entre los 120 y 150 dólares para las de cuatro personas y entre 150 y 180 dólares para seis.

En el caso de las propiedades en la zona tipo dúplex –que son muy demandas por familias–, para seis personas rondan los 130 a 160 dólares diarios en enero y unos 120 a 140 dólares en febrero.

Pinamar
Pinamar - Créditos: @Tomás Cuesta

“La temporada va a ser buena, con valores de ocupación similares a la última, pero las estadías van a ser más cortas y con demanda espontánea, en muchos casos de último momento debido a la espera de algún cambio en las variables macroeconómicas del país”, señala Matías Meliá, de la inmobiliaria C21 Kozuszok.

Apunta que los precios para los alquileres, tanto para casa como para departamentos, que cotizan en dólares son similares a la temporada anterior. Mientras que las propiedades que se alquilan en pesos parten de un aumento del doble comparado con la temporada pasada.

“Un alquiler promedio de un dos ambientes para enero ronda los $80.000 por día y un tres ambientes $100.000, con servicios adicionales estamos hablando de un 30% más en promedio. Los valores para un casa en enero arrancan en $150.000 por día variando en función de la zona y características de la propiedad. En diciembre los precios tienden a disminuir un 60% en promedio con respecto a enero en todos los rangos de alquileres y un 40% con respecto a febrero”, ejemplifica.

“Hoy a la distorsión de precios y a la amplitud se le suma el problema de los aumentos permanentes. En nuestros costos no estaba calculado que el Gobierno iba a aumentar un 300%. Si esto llega a ser verdad, estamos en problemas. Vamos a tener que absorber los aumentos a las tarifas que fijamos en octubre. Tuvimos que aumentar en noviembre y post segunda vuelta hay algunos hoteles que volvieron a reacomodar tarifas”, suma.

Marinovic apunta que “un verano normal” por Pinamar pasan 2.000.000 y 3.000.000 personas. “Si no logramos, eso se complica. Queremos creer que al saber que hay lugar van a venir a buscar alojamiento y negociar precios”, dice.