Anuncios

La junta militar de Birmania dispuesta a celebrar elecciones en algunas regiones del país

Bangkok, 25 mar (EFE).- El jefe de la junta militar que detenta el poder en Birmania (Myanmar) desde febrero de 2021, Min Aung Hlaing, dijo que el régimen castrense está dispuesto a celebrar elecciones en algunas regiones del país, sin concretar una fecha.

El general birmano, autoproclamado primer ministro tras la sublevación, reveló su plan durante una entrevista con la agencia estatal rusa Tass y lo vinculó a las zonas donde se logre alcanzar una paz y estabilidad, mientras el Ejército lucha por contener a la oposición armada en múltiples frentes a lo largo del país.

"Si el Estado es pacífico y estable, tenemos un plan para celebrar las elecciones en tantas regiones como podamos (...) incluso si esas elecciones no se celebran a nivel nacional", apuntó el militar golpista según la transcripción publicada este lunes por el diario oficialista The Global New Light of Myanmar.

La junta militar, que ha extendido de manera sistemática cada seis meses el estado de emergencia decretado desde la asonada, vive uno de sus momento de mayor debilidad a raíz de la rebelión de una poderosa alianza de guerrillas étnicas que ha logrado arrebatar al Ejército el control de más de una veintena de poblaciones en el este y oeste de la nación desde el pasado octubre.

A esta alianza étnica, que alcanzó en enero un alto el fuego con los militares constreñido a una zona fronteriza con China, se suman otros grupos étnicos armados que controlan desde hace décadas partes del país y la nueva Fuerza de Defensa del Pueblo (PDF), el brazo armado del opositor Gobierno de Unidad Nacional (NUG) -conformado por diputados depuestos y activistas en favor de la democracia-.

Durante la entrevista, realizada la semana pasada en Birmania, Min Aung Hlaing defendió una vez más el golpe de Estado por el supuesto amaño masivo registrado durante las elecciones generales de noviembre de 2020, en las que arrasó, como ya hiciera en 2015, el partido encabezado por la premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi.

El NUG y organizaciones en favor de los derechos humanos han calificado de "farsa" los intentos de celebrar elecciones amparadas por los militares birmanos.

Desde la sublevación militar, más de 2,3 millones de personas se han visto desplazadas por los conflictos armados que azotan el país y más de 4.770 civiles han sido asesinados por la brutal represión ejercida por policías y soldados, según los datos de la oenegé birmana Asociación para la Asistencia de los Presos Políticos.

(c) Agencia EFE