Anuncios

Cómo juega Canadá, rival de Argentina en el partido inaugural de la Copa América

Alphonso Davies, la figura excluyente de Canadá
Alphonso Davies, la figura excluyente de Canadá - Créditos: @Julio Cortez

Canadá derrotó por 2-0 a Trinidad y Tobago en el partido eliminatorio de la Concacaf y será el rival de la Argentina en el partido inaugural de la Copa América. El encuentro se jugará el 20 de junio en el Mercedes Benz Stadium, de Atlanta. Cyle Larin y Jacob Shaffelburg anotaron los goles del equipo rojo, que fue superior en todo el encuentro y recién encontró la ventaja después de una hora de juego. Los trinitarios, ubicados en el puesto 96 del ranking FIFA, apenas pudieron inquietar a su rival, que perdieron todo lo que jugaron en el último Mundial, disputado en Qatar en 2022, pero que encontraron la clasificación al torneo continental de la mano de un entrenador interino (Mauro Biello) y un equipo rejuvenecido.

Desde que perdió a John Herdman en agosto, Canadá se encomendó a Biello, que oficiaba como DT de los equipos juveniles. Hasta el trascendental choque de este sábado, el DT sumaba tres partidos, con dos derrotas y una victoria. La caída en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Concacaf Nations League contra Jamaica caló hondo entre los simpatizantes canadienses, que sentían que Biello no era el hombre indicado para el trabajo. Sin embargo, permaneció al frente del equipo con el partido ante Trinidad y Tobago en el horizonte. Era a todo o nada: una derrota y se iba a su casa, porque vería la Copa América por televisión. Una victoria lo catapultaría directo a Atlanta, sede del encuentro inaugural del torneo continental, nada menos que contra la Argentina, el vigente campeón del mundo.

Cyle Larin, el goleador de Canadá, que venció 2-0 a Trinidad y Tobago y será rival de Argentina el 20 de junio, en el partido inaugural de la Copa América
Cyle Larin, el goleador de Canadá, que venció 2-0 a Trinidad y Tobago y será rival de Argentina el 20 de junio, en el partido inaugural de la Copa América - Créditos: @AP Photo/Julio Cortez

El triunfo por 2-0 de Canadá llegó por su insistencia. Percutió a la defensa trinitaria de todas las formas posibles, pero con un guión perfectamente estudiado: sus dos extremos son flechas que hacen toda la banda sin cansarse. Por la derecha, Tajon Buchanan, un velocista que dejará su actual club en Bélgica en junio para ser compañero de Lautaro Martínez en Inter de Milán. Por la izquierda, el jugador más famoso del plantel: Alphonso Davies. Juega en Bayern Munich, pero lo quiere Real Madrid. Para muchos, se trata del mejor lateral izquierdo del planeta. En Canadá, que adopta un módulo 3-4-3, se destaca como extremo.

Davies es el capitán sin brazalete, el hombre que suele encabezar todos los ataques. No pasa todo el tiempo por su banda, sino que a veces puede enganchar hacia adentro y buscar a un mediocampista como Stephen Eustaquio, el jugador llamado a recoger el testimonio que dejó Atiba Hutchinson, el histórico del equipo que dejó la selección tras la cita en Qatar. Eustaquio juega en Porto, de Portugal, y se caracteriza por su panorama, el pase preciso y la obtención limpia de la pelota.

El gol de Cyle Larin para el 1-0 de Canadá

A Davies y Eustaquio se suma Jonathan David, un delantero que puede tirarse a las bandas con facilidad y que también tiene talento como para ser el distribuidor del equipo, como un típico número 10 o un falso 9. La referencia ofensiva de Canadá es Cyle Larin, del Mallorca español. Justamente el potente delantero fue el encargado de abrir el marcador en Frisco, cerca de Dallas, donde se disputó el encuentro ante los trinitarios que daba el pasaporte a la Copa América. Lo hizo tras una proyección -la enésima- de Buchanan, y un pase corto de Ike Ugbo, su compañero de ataque. Un remate fuerte y esquinado le bastó a Larin para vencer a Denzil Smith, el arquero trinitario que fue, por lejos, el mejor de su equipo.

El 1-0 pareció sentenciar la historia. Porque por más que Trinidad y Tobago se adelantó en la cancha, siempre fue a remolque en el trámite. La superioridad individual de los canadienses hizo que el marcador casi no corriera riesgos. La defensa canadiense se mostró segura cada vez que fue exigida, aunque los dos mediocampistas centrales se dejaron ganar la espalda con relativa facilidad. El equipo canadiense estaba preparado para dominar la posesión y no para disputar la tenencia de la pelota. Ante Argentina, el 20 de junio, la historia será muy diferente: lo más probable es que el equipo rojo se vista de contragolpe, para aprovechar la velocidad de sus extremos y el oportunismo de su número 9. Pero para ese partido todavía falta.

El gol de Jacob Shaffelburg para el 2-0 de los canadienses

Canadá tuvo este sábado diez futbolistas de la Major League Soccer estadounidense. Y jugó en el estadio en el que se encuentra, justamente, el museo histórico del fútbol de aquel país. Allí donde está, por ejemplo, el Salón de la Fama que entronizó a Franz Beckenbauer (jugó en el New York Cosmos en 1983). Fue un futbolista de Nashville, que compite en la MLS, el encargado de sellar el marcador. El nombre le sonará a Lionel Messi: Jacob Shaffelburg. Es que el rubio extremo izquierdo le anotó por duplicado a Inter Miami por la Concachampions. Y repitió en el sol de Texas ante los trinitarios cuando el partido entraba en tiempo de descuento. Lo hizo tras un contragolpe en el que quedó solo y, tras recibir la asistencia de David, definió alto tras un control largo. Nada que hacer para el arquero rival y partido definido. Canadá disfrutaba de una merecida clasificación a la Copa América.

“El gol significa mucho”, dijo Larin, el 9 canadiense, tras el partido. Y agregó: “Estoy contento por haber marcado; fue un buen partido de todo el equipo. Sabíamos que sería difícil hacerles daño”. De acá a junio, Canadá recuperará a varios lesionados y podrá ampliar la base del equipo para encarar mejor la Copa América. Necesitaba ganarle a Trinidad y Tobago. Para muchos, estaba obligado a hacerlo. Lo consiguió y lo más probable es que llegue al partido con Argentina con su entrenador, hoy interino, ya confirmado. En Texas, Mauro Biello hizo los deberes. Y clasificó a los suyos.