Anuncios

Jennifer Hermoso y las amenazas de apuñalamiento que ha recibido tras el caso Rubiales

Jennifer Hermoso en un partido de Nations League entre España e Italia, en octubre pasado. (Jonathan Moscrop/Getty Images)
Jennifer Hermoso en un partido de Nations League entre España e Italia, en octubre pasado. (Jonathan Moscrop/Getty Images)

Cuando España ganó el Mundial Femenil, el pasado 20 de agosto, era imposible imaginar que el espectáculo se lo robaría Luis Rubiales. El expresidente, que besó sin consentimiento a Jennifer Hermoso, acaparó todas las portadas posteriores al título. A pesar del hito futbolístico, del gran nivel que demostró La Roja en Australia/Nueva Zelanda, aquel gesto sigue siendo sustancial cuando se rememora el campeonato mundial. El tema no ha dado tregua.

La FIFA inhabilitó a un Rubiales, que por su lado se negó largamente a renunciar hasta que, con la presión de la opinión pública encima, decidió hacerlo el 10 de septiembre. Hasta el día de hoy, sigue defendiendo su inocencia. El 2 de enero de este año, Hermoso se presentó ante la Audiencia Nacional en España para ratificar que el beso de Rubiales no fue consentido y que, además, fue hostigada para desdecirse de sus acusaciones. Por esa misma razón, Rubiales tiene una orden de alejamiento de 200 metros.

Rubiales ha seguido en su táctica contra la futbolista. "Jenni miente sobre que yo le he presionado tras el beso, y ella sabe que miente", dijo en diciembre al podcast de Alvise Pérez. En ese mismo foro, Rubiales dijo que su caso se estaba usando como un distractor, para evitar que se hablara, en España, del juicio a los líderes del proceso independentista catalán: "Mi caso, durante dos o tres meses, es altamente explicable para justificar que se hablara poco de otras cosas más importantes", dijo entonces. Rubiales, por lo visto, ignoró intencionalmente que lo sucedido en el Mundial fue de conocimiento mundial, y no sólo nacional.

Durante estos meses, Hermoso ha continuado su carrera en México y en la Selección Española. El torneo pasado llegó hasta los Cuartos de Final con el Pachuca. Para el 2024 se anunció su fichaje por Tigres, vigente campeón del futbol mexicano y club más poderoso de la Liga MX Femenil. La bienvenida a Hermoso en el Estadio Universitario dejó claro su estatus de referente global del futbol. Pero los mensajes de odio, tras lo acontecido con Rubiales, se han hecho presentes. Para proseguir con los éxitos en su carrera, ha tenido que lidiar con el odio de las redes sociales, incluidas amenazas de agresión directa.

"Quieras o no, cuando abres las redes sociales, te llegan (mensajes de odio). Y por mucho que no quieras, al final acabas viendo cosas que no son agradables. Y nunca lo entenderé, pero pienso que va a estar siempre ahí. Cuánto de vacía tendrá esa gente su vida para llenarla de comentarios tan malos hacia otra persona. Lo más fuerte que me han dicho ha sido 'como te vea por la calle te apuñalo'. También me han deseado que me rompa las rodillas, me han insultado. Y eso es difícil de gestionar", dijo para Planeta Calleja.

Hermoso cuenta con una trayectoria brillante en Europa, adonde fue campeona de la Champions League con el Barcelona, además de destacarse en el Atlético de Madrid, y en México lleva casi dos años jugando a un nivel altísimo. El gran momento que vive el futbol mexicano femenil empata con el prestigio internacional que Hermoso ostenta. Además de vivir su lucha contra Rubiales, y de soportar la carga mediática, Hermoso no olvida las proclamas de mejoras laborales para las futbolistas a nivel mundial, una asignatura pendiente cuya intención tiene muy clara.

"A mí me da mucha rabia que siempre se ha dicho que somos caprichosas, que somos egoístas, que nos vemos por encima del hombre. Creo que pedimos lo mínimo para poder rendir y ser futbolistas", señaló también en Planeta Calleja. Jennifer Hermoso camina al frente pese a todo, pese al odio de sofá que recibe en las redes sociales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO:

CDMX: Lo arrestan por robar una llanta y le encuentran algo peor