Anuncios

Cómo se formó la estrecha relación entre Elon Musk y China

Musk ayudó a crear la industria china de vehículos eléctricos. Pero ahora se enfrenta a desafíos allí, así como al escrutinio en Occidente por su dependencia al país.

Cuando Elon Musk instaló la fábrica de Tesla en China, parecía tener las de ganar.

Consiguió acceso a altos dirigentes y logró cambios políticos que beneficiaron a Tesla. También consiguió trabajadores acostumbrados a largas jornadas y menos protecciones, después de enfrentarse a los reguladores estadounidenses por las condiciones laborales en su planta de California. La fábrica de Shanghái ayudó a convertir a Tesla en la empresa automovilística más valiosa del mundo y a Musk en ultramillonario.

Pero ahora Tesla tiene problemas. Musk ayudó a crear su competencia, fabricantes chinos de vehículos eléctricos que están acaparando cuotas de mercado y convirtiéndose en un problema de seguridad para Estados Unidos y Europa.

Tesla se benefició de una política china que ayudó a formar

En California, donde Tesla lanzó su primer vehículo en 2008, la empresa se ha beneficiado de un mandato de emisiones que le permite vender créditos —por valor de miles de millones de dólares— a los fabricantes de automóviles que no pueden cumplir los objetivos de contaminación.

Cuando Musk se dirigió a China, sus grupos de presión animaron a los dirigentes de ese país a adoptar una política similar. Los correos electrónicos y otros documentos que obtuvimos muestran que trabajaron a través de ecologistas de California decididos a limpiar el aire de China.

Pekín adoptó la política, que también estaba siendo promovida por grupos no relacionados con Tesla, en 2017. Después de que Tesla abriera su fábrica de Shanghái en 2020, la compañía ganó cientos de millones de dólares en créditos a través de esa política, según la empresa de análisis de mercado CRU Group.

La fortuna de Musk está ligada a la fábrica de Tesla en Shanghái

La fábrica de Shanghai ha sustituido a la planta de Tesla en Fremont, California, como la mayor y más productiva, y representa más de la mitad de las entregas mundiales de la empresa y la mayor parte de sus beneficios.

Mientras la planta tomaba forma en poco menos de un año, Musk trabajó en estrecha colaboración con Li Qiang, un funcionario de la ciudad que ahora es primer ministro de China. Bajo la supervisión de Li, los bancos estatales ofrecieron a Tesla préstamos a bajo interés, un trato tan generoso que un alto cargo del sector recordó que un ministro se opuso.

China también cambió las normas de propiedad para que Tesla pudiera establecerse sin un socio local, una primicia para una empresa automovilística extranjera en China.

Musk ahorra en costos de producción y mano de obra en Shanghái y no puede retirarse fácilmente, si alguna vez quisiera hacerlo. Dado que la riqueza del multimillonario está ligada a las acciones de Tesla, su fortuna personal depende ahora de lo que ocurra en China.

El crecimiento de Tesla en China ha vinculado a Musk con Pekín

Como Musk depende de la fábrica de Shanghái, Pekín podría tener influencia sobre él.

Eso es preocupante porque una segunda empresa de Musk, SpaceX, tiene contratos sensibles con el Pentágono y controla gran parte del internet por satélite del mundo a través de su red Starlink.

Musk ha dicho que sus empresas no deben confundirse. Pero también ha elogiado a dirigentes chinos y se ha puesto del lado de China en disputas geopolíticas, incluso cuando arremete contra políticos estadounidenses.

En una conversación en línea con dos miembros del Congreso en julio, se definió a sí mismo como “un tanto pro-China”.

China ofrecía una vía de escape a los problemas laborales

Musk, que ha insinuado que los trabajadores estadounidenses son vagos, exigía intensidad en la fábrica de Tesla en Fremont, a veces incluso durmiendo él mismo en el suelo de la fábrica.

En Shanghái, Musk podía escapar de los reguladores estadounidenses y de los sindicatos.

Hablamos con trabajadores de una fábrica china a los que se les pidió que trabajaran seis turnos consecutivos de 12 horas durante el confinamiento de la ciudad por el coronavirus de 2022.

Algunos durmieron en el suelo de la fábrica, como hizo Musk en Fremont. Podían optar por no trabajar, pero a cambio de un recorte salarial, dijeron.

Cuando un trabajador murió aplastado por una maquinaria el año pasado, un informe del gobierno citando brechas de seguridad fue retirado de internet.

Tesla impulsó el desarrollo de vehículos eléctricos en China

Los dirigentes chinos querían una planta de Tesla para impulsar el sector de los vehículos eléctricos. Y eso es exactamente lo que ocurrió.

En Shanghái, Tesla pasó a utilizar baterías y piezas fabricadas localmente y, en algunos casos, ayudó a los proveedores a desarrollar tecnologías que luego vendieron a los fabricantes chinos de vehículos eléctricos. Tesla también formó a una generación de talentos.

Ahora Europa y Estados Unidos intentan ponerse al día. El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, dijo que China lleva entre cinco y siete años de ventaja a Europa.

Y la propia Tesla es cada vez más vulnerable. Su rival chino BYD la superó en ventas mundiales a finales del año pasado. Sin barreras comerciales, advirtió Musk en enero, BYD y otras empresas “demolerán prácticamente a la mayoría de las empresas automovilísticas del mundo”.

Mara Hvistendahl es reportera de investigación para el Times con foco en Asia. Más de Mara Hvistendahl.

c. 2024 The New York Times Company