Anuncios

Exjefe inteligencia israelí dice que Israel podría haber matado hace años a líder de Hamás

Jerusalén, 7 mar (EFE).- El exjefe del Servicio de Inteligencia Interior israelí (Shin Bet), Nadav Argaman, aseguró este jueves que los principales líderes políticos israelíes llevan años tumbando cualquier ataque sorpresa para matar a los miembros más importantes de Hamás, entre ellos su líder en Gaza, Yahya Sinwar.

"Desafortunadamente, Sinwar vive porque Israel no quiere involucrarse en un aventurerismo militar", dijo este jueves Argaman, durante la celebración de la XVII Conferencia Internacional del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) en Tel Aviv.

Argaman dijo que tanto él como su predecesor en el cargo, Yoram Cohen, y el actual director Ronen Bar, pusieron hace años encima de la mesa la necesidad de iniciar un ataque de estas características para eliminar al máximo líder de Hamás.

"Si hubiéramos lanzado un ataque sorpresa contra Hamás, (ahora) estaríamos en una situación completamente diferente", indicó Argaman, quien trabajó tanto para el Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu en 2016 como el de Naftali Benett en 2021.

Para Argaman, el error de estos últimos gobiernos fue considerar a la organización islamista un "adversario racional" con el que Israel podía convivir, en lugar de intentar "destruirlo".

Por eso, este jueves el ex jefe del Shin Bet pidió la dimisión de un gobierno que calificó de "desastroso" y culpó a Netanyahu de impedir la creación de una coalición de países árabes suníes con los que Israel tenía previsto restablecer relaciones, encabezada por Estados Unidos.

Con estas críticas, Argaman se suma a las que ya proliferaron a finales de enero a través de una carta enviada a Netanyahu por más de 40 ex altos cargos de seguridad nacional israelíes, científicos y empresarios, en la que pedían al Parlamento israelí (la Knéset) su destitución.

"Creemos que Netanyahu es el principal responsable de la masacre del 7 de octubre", decía la misiva, día en el que Hamás acabó con la vida de 1.200 muertos y unos 250 secuestrados.

Todavía ningún miembro del actual gobierno ha dado explicaciones sobre por qué falló la seguridad aquel sábado. Tan solo hoy el Ejército israelí envió protocolos a comandantes de diversas unidades militares para que investiguen internamente los errores militares que pudieron preceder al ataque.

Las investigaciones se centrarán en un período que comienza desde las Marchas del Retorno en la divisoria con la Franja de Gaza de marzo de 2018 hasta el 10 de octubre de 2023, según medios locales, que especifican que los hallazgos serán entregados a principios de junio.

(c) Agencia EFE