Anuncios

Un exestudiante extranjero que hablaba poco inglés está cambiando el futbol femenil

Guillermo Zamarripa es agente de decenas de futbolistas profesionales alrededor del mundo, pero al ver las desventajas del balompié femenil, su meta va más allá de representar a las atletas

Las futbolistas de la selección española Alexia Putellas, Jennifer Hermoso e Irene Paredes posan con el trofeo tras ganar la Copa del Mundo. Algunas del equipo son representadas por la agencia de Zamarripa. (AP Foto/Abbie Parr, archivo).
Las futbolistas de la selección española Alexia Putellas, Jennifer Hermoso e Irene Paredes posan con el trofeo tras ganar la Copa del Mundo. Algunas del equipo son representadas por la agencia de Zamarripa. (AP Foto/Abbie Parr, archivo).

Cuando Guillermo Zamarripa llegó a Nueva York desde México como alumno internacional, sabía muy poco inglés. Sin embargo, tenía un sueño como muchos estudiantes del extranjero: encontrar trabajo en Estados Unidos.

Zamarripa, quien militó en las fuerzas básicas de Pumas de la UNAM antes de mudarse a la Gran Manzana, no llegó a Primera División, pero sí logró ayudar a cumplir el sueño de decenas de futbolistas femeninas a nivel colegial y profesional.

Bajo su agencia fundada en 2015, especializada en el balompié femenil, The Marketing Jersey (TMJ), Zamarripa tiene alrededor de 180 jugadoras, de las cuales 39 de ellas disputaron la pasada Copa del Mundo Femenil, de 15 de diferentes nacionalidades, incluyendo campeonas del mundo.

Entre las jugadores que han firmado con Zamarripa está la jugadora venezolana del Manchester City, Deyna Castellanos, así como la mexicana Kenti Robles, del Real Madrid, y la española Jenni Hermoso, del Pachuca y reciente campeona del mundo, así como Mia Fishel, exjugadora de UCLA, exTigres y ahora futbolista del Chelsea.

“Es fácil ver la parte que brilla, la que todo mundo ve, pero hay mucho detrás”, indicó Zamarripa, quien por mucho tiempo tuvo más de un trabajo para poder solventar no solamente el lado económico, sino también su estatus migratorio en EE.UU.

Tras su paso por las fuerzas básicas de Pumas, Zamarripa tuvo la visión de utilizar el balompié para estudiar en la Unión Americana. Sabía que en EEUU el sistema deportivo colegial estaba muy avanzado y que podría compaginar el estudio con el deporte para poder estudiar. Entonces contrató a una agencia especializada en reclutamiento, para que lo ayudaran a obtener una beca universitaria. Estudió Negocios Internacionales en New York Institute of Technology de 2007 a 2009 y obtuvo un Bachelors of Science.

Pasó diferentes etapas sociales, debido a que su nivel de inglés era muy básico al llegar a Nueva York.

“Tuve que aprender el inglés en un contexto académico y luego un contexto profesional, que es distinto”, indicó Zamarripa, originario de Tamaulipas.

Con su conocimiento de negocios, el título universitario, el deporte y su propia experiencia, fundó en 2010 CMAS Athletes, una agencia de reclutamiento colegial enfocado en traer deportistas de otros países a las universidades de EEUU, el mismo proceso que él había utilizado para llegar a este país.

Pero el siguiente paso era natural: especializarse en el futbol profesional femenil, ya que varias de las jugadoras en su agencia colegial querían continuar sus carreras como profesionales. Entonces, fundó una nueva empresa totalmente independiente a la primera y enfocada en el balompié profesional, de nombre TMJ.

“Yo me di cuenta que había potencial en una industria que estaba en pañales. Ahora es muy fácil decir que el deporte femenil es uno de los deportes más emotivos, más emocionantes e inspiracionales”, declaró Zamarripa. “Pero en el 2014, toda la gente que estaba más o menos involucrada en el futbol femnino éramos unos locos”.

La empresa, la cual cuenta con 23 empleados en la actualidad y tiene oficinas remotas en varias ciudades del mundo, no solamente representa a las jugadoras en sus contratos, también busca patrocinios, representación ante los medios de comunicación y las ayuda en varios temas importantes que no se presentan en el fútbol varonil, como la polémica situación del beso del expresidente de la federación española de futbol a Hermoso durante plena ceremonia de premiación en la Copa del Mundo o el caso de acoso que sufrió en México la californiana Scarlett Camberos, la cual la forzó a dejar el futbol mexicano.

“Es una agencia que está tratando de mover la industria, está intentando igualar condiciones, está intentando crear soluciones a los problemas sistemáticos en el futbol femenino”, declaró Zamarripa.

Al ingresar al negocio del futbol femenil, las críticas no cesaron para Zamarripa. Varios le decían que no era un buen empresario y que no sabía en lo que se estaba metiendo. Frecuentemente escuchaba frases como “las mujeres no pueden jugar futbol”, "ahí no hay dinero" y hasta encontró la desaprobación de sus amigos cercanos, incluyendo su familia.

“Pero lejos de darme razones para parar, me daban razones para seguir”, indicó Zamarripa. “Estamos mal hoy, pero hace 10 años, estábamos 20 veces peor. No había apoyo de medios, nadie conocía al futbol femenino”.

“Yo quiero comprobar que lo que yo estaba haciendo, el ayudar a las futbolistas, era lo correcto y segundo, que podía llegar a ser un buen negocio en algún tiempo”, expresó Zamarripa, quien se asoció con Óscar González, su excampañero de habitación en la universidad de Nueva York, al igual que Sara Toussaint.

De acuerdo a Rachel Allison, profesora en Mississippi State University y con extensos estudios en el futbol femenil, hace 10 años había muchas dudas sobre el balompié de las mujeres alrededor de las jugadoras y ligas, y esas mismas dudas de inversión en firmas de mercadotécnia, televisión y negocios alrededor del balompié femenil provocaron que los que invirtieran no tuvieran el regreso económico que esperaban. Pero hace 10 años hubo gente con visión para invertir y eso ha ayudado al crecimiento del fútbol femenil, según Allison.

"Ahora el valor es más claro y más evidente. Ahora vemos en el futbol femenil alrededor del mundo audiencias que están creciendo. Eso ha provocado menos escepticismo sobre el valor del futbol femenil", indicó Allison. "Cuando llegó The Marketing Jersey a esa escena hace 10 años había una clara visión ahí. El panaroma del futbol femenil ha cambiado".

"En el 2014, toda la gente que estaba más o menos involucrada en el futbol femenino éramos unos locos”

Guillermo Zamarripa, dueño de TMJ

La primera cliente de Zamarripa fue Charlyn Corral, una seleccionada mexicana que disputó tres mundiales femeniles Sub-20 y dos Mundiales Femeniles con la selección mayor de México. Corral llegó a EEUU gracias a la agencia colegial de Zamarripa en la Universidad de Louisville de 2012 a 2013, donde ganó el nombramiento de All American.

Sin embargo, las ganancias de Corral no correspondían con su trayectoria al momento de hacerse profesional, pues tenía un salario de 800 euros (864 dólares) al mes en España.

Fue ese tipo de situaciones las que le daban coraje a Zamarripa y encontró su propósito en el negocio.

Zamarripa señaló que aún existen muchas cosas por cambiar en el futbol femenil.

“Por ejemplo, por muy exitoso que fue el Mundial, porque se rompieron récords, lo que yo no puedo dejar de creer es que cada una de esas jugadoras no juegan futbol nada más. Tienen que andar preocupándose cómo empujan a sus clubes, a sus federaciones, cómo empujan a sus jefes a que las traten mejor, cada una de ellas, sin excepción, de las 32 selecciones”, indicó Zamarripa. “¿Qué pasaría cuando esas cosas no estén?, esos retos y obstáculos y que realmente las jugadoras se puedan dedicar a jugar futbol nada más?, pero todavía estamos lejos de eso”.

En la actualidad, en el futbol femenil las negociaciones de los contratos son muy distintas. En la contratación de los futbolístas varones, los pequeños detalles no importan tanto como en el futbol femenil.

“Cuando negocias un contrato varonil te concentras en cuatro o cinco temas. En un contrato femenil, te ocupas en otros cuatro o cinco temas. Te preocupas de celulares, de vuelos, de vivienda, de comidas, de traslado de seguro, cosas que te pueden afectar la calidad de vida”, explicó el tamaulipeco. “A un hombre no lo tienes que preocupar porque su contrato es ‘all inclusive’, que ¿quién te va pagar el celular?, pues no importa porque con el contrato puede pagarle el celular a toda su familia”.

TMJ, explicó Zamarripa, no es una “agencia normal” porque las situaciones de las futbolistas no son “normales” al momento de firmar contratos. En la actualidad, aún falta mucha estructura en varias partes del mundo para que ellas se concentren solamente en jugar futbol. Y al no aceptar el “status quo", Zamarripa y sus empleados quieren cambiar la industria.

“Yo veía las injusticias y me nació la pasión de hacer un cambio. En mi DNA siempre ha estado en ir contra corriente y tomar el camino difícil”, indicó Zamarripa, cuyas jugadoras en la actualidad proceden de Islandia, Finlandia, España, Alemania, Inglaterra, Brasil, México, Colombia, EE.UU. y muchos otros. “Todas las historias de las jugadoras aumentan esa pasión”.

Recientemente, vivió una pesadilla con el tema de la jugadora española Hermoso, quien es representada por TMJ y que en lugar de estar festejando la Copa del Mundo en el verano, ha estado en el ojo del huracán después de que fue víctima de un beso inapropiado del ahora expresidente de la federación de España, Luis Rubiales, en plena ceremonia de premiación en el Mundial Femenil.

Hermoso fue criticada por no denunciar inmediatamente a Rubiales. Eventualmente, la jugadora del Pachuca lo hizo pero eso ha desatado una ola de polémica, la renuncia de Rubiales y un proceso legal. La agencia la apoyó en hacer la denuncia y también al publicar un comunidado al respecto.

“No somos una agencia normal. Una agencia no se mete en el tema donde estamos metidos ahora con Jenni Hermoso. Pero lejos de huir de eso, somos conscientes que es lo que se necesita para realmente se necesita hacer para cambiar los sistemas machistas, sexistas, de presión que hay hacia la mujer”, indicó Zamarripa, quien al momento de esta entrevista dijo que había dormido pocas horas en los últimos 10 días.

“Es una pena que se le vaya a recordar a Jenni Hermoso por esto”, lamentó Zamarripa.

ARCHIVO- La española Jennifer Hermoso reacci

El balompié femenil ha mejorado mucho pero aún siguen habiendo desventajas en el pago, protecciones de contratos, escasez de recursos para entrenar, nutrición y recuperación, viajes, condiciones de las canchas y leyes que las protejan en casos de acosos y maltrato, de acuerdo a la profesora Allison, autora del libro Kicking Center: Gender and the Selling of Women's Professional Soccer.

"Hay mucho por hacer para obtener los recursos que se necesitan y agencias como The Marketing Jersey pueden lograr que estas jugadoras obtengan patrocinios, apoyo económico y que puedan jugar últimadamente a un nivel alto. Pero también para poder contar sus historias enfrente de grandes audiencias", expresó Allison. "Lo que conecta a la gente con las jugadoras es escuchar sus historias, no solo cómo es jugar a un alto nivel, pero también cómo han vencido las adversidades y peleando por oportunidades y recursos, y abogando por las causas que les importa".

Castellanos, jugadora del Manchester City y exnominada a la Mejor Jugadora de la FIFA en 2017, vivió de cerca el apoyo que recibió de Zamarripa, pues le ayudó a conseguir un equipo en Estados Unidos, a los 14 años. Además, la ayudó a obtener su primer contrato como profesional, en el Atlético de Madrid.

“Las necesidades en el futbol femenil siempre va a haber. El futbol masculino nos lleva muchos años de ventaja. Va a haber mucho años más en los que vamos a seguir luchando, seguir poniéndonos en una postura de que queremos más y de que esperamos más, pero sin duda ha mejorado a cuando comencé a jugar el futbol hasta ahora”, indicó Castellanos. “Yo no tenía una referente de futbol femenina y ahora yo creo que todas las jugadoras jóvenes conocen a alguien por lo menos en su país, como Marta y Mia Hamm. El futbol femenil no se escuchaba, ahora se ha dado un paso a nivel de visibilidad y eso es importante”.

Venezuela's Deyna Castellanos celebrates
Deyna Castellanos de Venezuela celebra después de anotar contra Perú, durante un partido de la Copa América Femenina en Armenia, Colombia. (AP Photo/Dolores Ochoa).

Otro tema delicado en el que la agencia tuvo que salir a la defensa de sus jugadoras en casos extraordinarios fue cuando la ahora jugador del Angel City, Camberos, fue víctima de acoso en la Ciudad de México. De acuerdo a la jugadora mexicoamericana que ahora juega con Angel City FC, el América de México ni las autoridades habían hecho lo suficiente para asegurar su seguridad en ese país, por lo que tuvo que regresar a California, con el apoyo de su familia y su agencia.

“Guillermo me ayudó a llegar al América y desde ahí mi carrera ha subido un montón”, declaró Camberos. “También me ayudaron mucho con lo del caso de acoso. No les puedo agradecer lo suficiente”.

La agencia la ayudó a anunciar que sus cuentas de redes sociales habían sido hackeadas, le brindó apoyo para tocar el tema con su club y también al momento de buscarle un nuevo equipo en la NWSL.

“Las personas que trabajan en TMJ son fuertes. Muchas son mujeres, y como Guillermo, entiende el lado humano. Eres primero la persona y luego atleta y eso me hace sentir muy cómoda”, declaró Camberos, quien terminó la temporada de la NWSL jugando como titular con el Angel City.

“Había algo en él, en su vibra, en su forma de hacer las cosas, que tanto a mi mamá como a mí, nos provocó esa confianza”, declaró Castellanos, cuyo contrato oficial con TMJ fue en 2019.

El futbol femenil en términos generales, tiene décadas de desventaja en comparación con el futbol masculino. Por ejemplo, en Inglaterra fue prohíbido la práctica del balompié por casi 50 años de 1922 a 1970 debido a que no dejaban jugar a las mujeres futbol, tal como lo expresa Stefan Szymanski, profesor de Gestión Deportiva en la Universidad de Michigan y que ha estudiado el balompié femenil.

"Estaban reprimidas", declaró Szymanski. "Están atrasadas 50 años detrás de los hombres, no porque no sean buenas, pero es porque no les permitían jugar".

"El desarrollo del futbol femenil hoy se parece mucho al desarrollo del futbol de los hombres en la primera mitad del Siglo 20. El futbol femenil ha despegado en los ochentas, en los últimos años están llegando donde los hombres llegaron en los 1960s. Al igual que el futbol masculino ha mejorado, de la misma forma creo que el futbol femenil alcanzará ese nivel en el futuro, en los siguientes 50 años", advirtió Szymanski.

En la actualidad, Zamarripa tiene una hija de dos años, Sofía, con la que sueña que un día juegue al futbol y que entre a una industria que sea más justa. Y el mismo se está asegurando que así sea.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Quiso volver a ser niño y acabó arruinando el juego mecánico