Anuncios

Esteban Andrada, el guardián argentino que palpita su primera vez contra Messi: “Es indescifrable, es muy difícil estudiarlo”

Esteban Andrada sabe que será un duelo durísimo el que tendrá ante Inter Miami
Esteban Andrada sabe que será un duelo durísimo el que tendrá ante Inter Miami

La amabilidad es su bandera. Sin demasiadas vueltas, lejos del casete, con la experiencia de haber gastado botines. No aparece ni una frase que suene a compromiso y cuando se sonríe definitivamente convence de que ahora sí puede disfrutar de ser parte del mundo del fútbol. A los 33 años entiende que vivió tanto que ya tiene el lomo curtido, aunque hay determinadas citas que le siguen generando las mismas ansiedades que cuando dio sus primeros pasos en Lanús, cuando desembarcó en Boca o cuando estuvo en el plantel de la selección argentina. Por eso, Esteban Andrada, en el arco de Rayados de Monterrey, será un celoso guardián del equipo mexicano, estará tan alerta como siempre, pero no tiene problemas en reconocer que el juego ida de los cuartos de final de la Concachampions de este miércoles será completamente diferente a otros: se medirán con Lionel Messi y toda la armada de Inter Miami.

No se trata de una escena desconocida para Monterrey, es uno de los equipos fuertes del continente, ya que en sus vitrinas lucen cinco títulos de la Primera División de México y tres de la Copa México, además de cinco trofeos (tres de ellos en forma consecutiva) de la Concachampions y también una Recopa de la Concacaf. Pero más allá de toda la gloria conseguida, el grupo advierte que las luces los apuntan. Tanto que todavía no se disputó el primer encuentro y el club ya anunció que se agotaron las entradas para el partido de vuelta en México, que se jugará el 10 de abril próximo.

Con sólo mencionar el apellido Messi, la cara se le ilumina. Sabe Andrada que enfrente tendrá al capitán de la selección argentina campeona del mundo -aún el técnico de Inter Miami, Gerardo Martino, no confirmó si jugará de arranque porque recién se recupera de una lesión-, que también estará Luis Suárez, que además Sergio Busquet acompañará la función.

Esteban Andrada encontró su lugar en el mundo en Monterrey
Esteban Andrada encontró su lugar en el mundo en Monterrey

Pero en particular, tener enfrente al rosarino le provoca emociones particulares y recuerdos que lo emocionan. Es que Andrada sufrió una lesión en su rodilla hace cinco años y fue desafectado de la selección argentina a un día de su debut en la Copa América de 2019. La baja del arquero, que estaba en Boca, significó un golpe importante para el grupo; por eso Messi les mandó un mensaje a los hijos de Andrada, Bastian y Lola, porque sabía que estaban muy tristes por lo que le había sucedido a su papá y porque no se iban a poder sacar una foto con él. “ El gesto que tuvo Leo es un recuerdo hermoso ”, le cuenta Andrada a LA NACION, desde su casa en Monterrey.

-¿Hay un poco de ansiedad por el juego contra Inter Miami?

-Sí, sin dudas que las hay. Acá en Monterrey están todos como locos, la gente está esperando este cruce. Nosotros sabemos que viene un partido súper importante y tenemos en claro que no podemos relajarnos.

-Tuviste pasos importantes en tu carrera, sin embargo, hace poco dijiste que Rayados de Monterrey fue el mejor, que encontraste una familia, ¿por qué?

-Cuando llegué acá sí me hizo acordar mucho a cuando yo salí de Lanús, por ejemplo. Cuando estaba en la Argentina recién arrancando, en el club venía el chico de mitad de cuadra que te lavaba el auto, me tomaba un café afuera, había familiares que trabajan ahí en el estadio. Conocía a todos. Eso era una gran ventaja. Es como pertenecer a una familia de club. El paso por Boca fue increíble en todo sentido, pero era algo más grande, más internacional. Gente todo el tiempo pendiente de vos y acá es muy parecido a lo que es Lanús, por eso es que digo que es como una familia.

-¿Hay como una combinación perfecta en Monterrey? ¿La popularidad de Boca, pero la familiaridad de Lanús?

-Exacto, es así. Estoy totalmente de acuerdo. Cuando me llegó la propuesta de Boca muchos en Lanús me decían que no fuera, porque si andaba mal dos partidos iba a desaparecer el mapa futbolístico. A mí me gustan los desafíos, esa fue siempre mi mentalidad. Y por suerte las cosas salieron bien. Lo único que me faltó fue coronar lo que todos deseamos en Boca, que era ganar la Libertadores.

Esteban Andrada adquirió toda la experiencia en Boca
Esteban Andrada adquirió toda la experiencia en Boca

-¿Seguís pensando en la selección?

-Siempre, siempre estoy pendiente de cada lista que sale. Uno nunca pierde la esperanza y la ilusión está intacta. Cuando salimos campeones de la Concachampions y nos clasificamos al Mundial de Clubes, me llamaron desde el cuerpo técnico. Cuando me llamen voy a estar, obviamente, es el sueño de todos.

-¿Qué representa para vos volver a estar frente a Messi? Él tuvo un gran gesto cuando vos te lesionaste antes de la Copa América.

-Siempre es especial. Leo es increíble. Cuando me lesioné antes de la Copa América tuve mucha tristeza; entonces, él les mando un video a mis hijos y la verdad es que se pusieron muy felices. Tengo la deuda todavía de mis hijos de poder sacarse una foto con él.

-Bueno, ahora quizá la saldás...

-Ojalá, ojalá se pueda. Pero bueno, a mí no me gusta molestar. Sabemos que debe estar medio podrido de tantas fotos y no quiero joder. Me pongo en su lugar y llega un momento en el que no querés saber más nada de fotos y autógrafos.

-Viviste muchas cosas intensas en Boca, pero cuando vas a jugar un partido de esta categoría, que te vas a enfrentar a futbolistas como Suárez y Messi, ¿te preparás de una manera diferente?

-En estos días uno acelera un poco. El jugador empieza a ajustar cosas un poco más de lo habitual, no es la rutina tradicional de cualquier partido de un torneo regular. Es un partido súper importante. Nadie quiere regalar nada y de última, si llega el día del partido y no te salieron las cosas, estás tranquilo de que lo diste todo y no te guardaste nada.

-Desde tu puesto, ¿estudiás a los rivales que vas a tener enfrente? ¿Mirás videos de Suárez? ¿De Messi?

-Con el entrenador de arquero analizamos a los delanteros. Y con todo el plantel la presión de los rivales, la pelota parada... Obviamente que estudiamos los penales. El problema es con Lionel. Lo enfrenté en los reducidos de la selección, en los espacios cortos. Lo miramos con otros arqueros para tratar de ver qué es lo que hacía antes de definirte. Y nos dimos cuenta que mira al arquero y donde vos te moviste un poquito, ya te cambia el trayecto. Así que yo pienso que vamos a tener que aguantarlo hasta el último segundo. Pero bueno, sabemos que si lo aguantás hasta lo último, a veces, tampoco llegás. Es indescifrable, es muy difícil estudiarlo. Por ahí, otros delanteros, los podés estudiar un poco, pero él no. Él tiene siempre la última palabra a la hora de resolver una jugada. Yo pienso que es porque no mira la pelota. Le sacamos la ficha en la selección: como para definir no necesita mirarla -levanta la vista y sabe dónde tiene la pelota-, todo lo resuelve más fácil. Yo pienso que es la ventaja que tiene.

-¿Qué representa para vos saber que vas a enfrentarte a Suárez?

-Lo enfrenté contra Uruguay, y sí, son jugadores de mucha jerarquía. No podés distraerte ni un segundo, ni el arquero ni los defensores, porque te mata. Tiene técnica, velocidad, es mañoso para los movimientos. Ojo, todos los que están ahí son de un nivel increíble. El Inter tiene muy grandes jugadores, pero nosotros también tenemos un gran plantel y sinceramente vamos con mucha confianza para competir.

-¿Sentís la obligación de hablar más con tus compañeros acerca de lo complejo que es este partido porque conocés, por ejemplo, a Messi?

-Ya empezamos a preparar el partido con Inter. Vamos a tener los videos del cuerpo técnico, la palabra del entrenador de arqueros… Tenemos que enfocarnos en el partido. Hay que estar muy concentrados, ellos tienen muchos recursos, pero nosotros también tenemos los nuestros.

-Si me pudieses decir qué aprendiste en cada uno de los lugares que estuviste: Lanús, Boca, la selección y Monterrey, ¿qué adquiriste en cada paso?

-Los partidos te van dando esa experiencia, el saber cómo soportar la presión y cuando todo eso lo tenés, podés disfrutar todo de otra manera. Yo me acuerdo de que cuando debuté o cuando jugaba los primeros partidos era una presión enorme. Me costaba dormir y sentía de todo en el cuerpo. Llegaba el día del partido y bueno, trataba de disfrutarlo, pero no, como que no podía hacerlo como ahora. En este momento lo disfruto, ya descanso bien. Como que los años y los partidos me han dado todo eso.

-Y técnicamente, ¿qué aprendiste?

-En Lanús pienso que Jorge Almirón me sacó algo que no sabía que tenía: jugar con los pies. Nunca había tenido un entrenador al que le gustase que el arquero juegue con los pies. Siento que él sacó eso de mí. Boca me dio la experiencia, me dio la tranquilidad de salir a los partidos y sentir “estando acá puedo jugar en cualquier lado”. Ahora acá en Monterrey disfruto de lo adquirido, ya me adapté muy bien. Al principio creo que costó un poco, pero después, con los resultados, con el campeonato, como que se alivianó la presión un poco y bueno, estoy muy bien. Y en la selección es totalmente diferente, porque no estás toda una temporada con los chicos, pero cuando vas a entrenarte con la selección todos se matan por estar en un lugar. Eso que me pasó a mí. Siento que la lesión que sufrí fue porque vas al cien a cada jugada. Me parece que, por ejemplo, esa lesión la hubiese evitado en el club. La selección es una exigencia mayor y hay que sentirlo y vivirlo así.

Esteban Andrada en la selección argentina, un lugar al que siempre quiere regresar
Esteban Andrada en la selección argentina, un lugar al que siempre quiere regresar

-¿Qué torneo te encontraste en México?

-Deberían darles más libertad de salir a los jugadores jóvenes. Acá los clubes los pueden retener más tiempo que en otros países y es necesario que a determinada edad puedan hacer experiencia en Europa, porque ahí están los mejores. Yo pienso que ese es el gran error que tienen acá, si lo clubes les permitiesen a los más chicos dar un paso importante, van a crecer mucho más los jugadores mexicanos.

-Fueron compañeros en la selección con Dibu Martínez, ¿Te imaginabas que podía pasar esto con él?

-Emi es un tipo bárbaro, que tiene una calidad enorme y que está loco [suelta una carcajada]. Es un gran compañero. Lo que hace afuera del campo o las cosas que hace adentro, las hace con humor, para distender, para reírse. Yo compartí con él en la Sub 20, me acuerdo del Mundial que se hizo en Perú. Era un año más chico que yo y bueno ese torneo lo jugué yo, pero al haberse ido a Europa, a los 17 años, te saca diferencia. Emi es un profesional tremendo.

-Si tuvieses que mencionar tres o cuatro arqueros que te han marcado en el puesto, ¿cuáles serían?

-Mi ídolo siempre fue Chilavert, ese es indiscutible. Después, te diría que Neuer, también Víctor Valdés. Son arqueros que dejaron una marca en todos los que jugamos en ese puesto. Fueron los primeros que salieron a jugar con los pies. Trataba de ver a ese tipo de arqueros. Uno nunca sabe qué es lo que tiene hasta que llega el momento, por eso hay que estar atento a los mejores. Ellos me permitieron, de alguna manera, descubrir algunas cualidades que tengo en el puesto.

-Si pudiese elegir tres arqueros de la actualidad, ¿cuáles seleccionarías?

-Hay buenos arqueros. Son muchos los que están pasando por un buen momento. Emi [Dibu Martínez] es uno, hay que sacarse el sombrero, lo que creció es impresionante. También el chico que tiene mucho futuro es el de la Sub 23 [Leandro Brey]; vi un par de partidos y me gustó mucho. Bueno, los que están en Europa están en otro nivel. Los que están Inglaterra, más que nada, están en un nivel muy alto. No pueden descuidarse nunca porque un centro vuela directo al punto de penal. Todo el tiempo tienen que estar esperando para tapar un remate desde afuera del área, hay una dinámica que pone a los delanteros mano a mano… Y con los pies son unas bestias.

Esteban Andrada, con el mate, en la intimidad de su casa en Monterrey
Esteban Andrada, con el mate, en la intimidad de su casa en Monterrey

-¿Proyectás para tu carrera un paso por Europa?

-Sí. Siempre lo quise, de chiquito. Bueno, cuando estaba en Lanús llegó una oferta de Liverpool y el club no me dejó por temas políticos, decían que no vendía un jugador que no hubiera debutado en la primera. También sé que había una de Barcelona y no se dio por lo mismo… Tengo la esperanza de jugar en Europa, pero soy realista y sé que con esta edad -tengo 33- es más difícil. Nunca se sabe, así que veremos qué depara el destino.

-¿Y la selección?

-Es mucho más difícil, hoy lo siento así. Nunca pierdo la esperanza, pero sé que hay muchos arqueros con nivel, que yo ya tengo una edad avanzada y que los chicos que están en Europa están mejor considerados. Pero claro, siempre sueño con una chance más.

-¿Le vas a pedir la camiseta a Messi?

-Ojalá pueda, lo voy a intentar, me encantaría, así se la puedo dar a Bastian y Mora. No va a estar fácil porque seguro todos mis compañeros van a querer pedirle la camiseta. Veremos cómo se dan las cosas.