Anuncios

Enzo Francescoli se quebró en el emotivo y sorpresivo homenaje que le hizo la Conmebol durante el sorteo de la Copa Libertadores y Sudamericana

Enzo Francescoli, en una noche a puro emoción tras la presentación que le hizo el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez
Enzo Francescoli, en una noche a puro emoción tras la presentación que le hizo el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez

Fue una de las imágenes más conmovedoras de la gala de la Conmebol. La emoción genuina atravesó a los fanáticos del fútbol sudamericano, tanto los que estaban presentes como los que lo miraban por TV o Internet. Una leyenda con todas las letras y unas lágrimas que permiten entender qué representa para él ser parte de la historia grande del fútbol. El uruguayo Enzo Francescoli fue homenajeado por la Confederación Sudamericana de Fútbol antes del comienzo del sorteo de la Copa Libertadores y desató la ovación de todo un auditorio que se rindió ante la grandeza de un ex futbolista que marcó una época con la camiseta de River y de la selección de Uruguay.

El tributo sorprendió a Francescoli. Confesó minutos después que no lo esperaba. Todo comenzó con un video que se emitió a través de una pantalla gigante, en el que se mostraban imágenes que recorrían grandes momentos de la carrera del uruguayo con la selección charrúa y con el conjunto de Núñez. Inmediatamente, apareció en escena el presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, que tomó la palabra y explicó que el objetivo era sorprender a Enzo.

“Quiero contarle a la audiencia que Enzo no conocía de esta sorpresa que le teníamos preparada. Me encantaría definirlo con estas palabras: ¡Que jugadorazo! En nombre de aquellos que te vimos y en nombre de los que no te vieron, que llegaron tarde pero que seguro que escuchan nuestras anécdotas sobre vos, queremos agradecerte de corazón por todo lo que hiciste por el fútbol ”, dijo el mandamás del fútbol en el continente.

Domínguez le entregó a Francescoli una réplica de la Copa Libertadores que logró conseguir con River en 1996, y otra de la Copa América que ganó en 1983, 1987 y 1995. Estos regalos quebraron a Francescoli, que cuando tomó la palabra se advirtió que estaba emocionado por el reconocimiento: “ Me gustan las dos Copas. Perdón, pero esto ha sido muy inesperado, estas cosas son complicadas cuando te toman por sorpresa , pero trataré de hablar de la mejor manera posible”.

Y continuó: “Gracias presidente (Alejandro Domínguez), gracias al Consejo de Conmebol, ya con las palabras alcanzaba. Cualquiera de las Copas las compartí con un montón de compañeros que tuve a lo largo de mi carrera, esto es un juego de equipo y sin ellos no hubiera podido lograr nada de esto. Algunos de ellos están acá, y les quiero agradecer. Me han hecho pasar un momento espectacular . Especialmente le quiero agradecer a todo River, que todavía estoy trabajando ahí con mucho cariño”.

La emoción de Francescoli atravesó a todos los fanáticos de River, a los que aman el fútbol y en especial a los que estaba en el auditorio en Paraguay, por eso cuando terminó el homenaje para la leyenda uruguaya todos se pusieron de pie y ovacionaron al “Príncipe” uruguayo.