Anuncios

La dramática espera de los familiares y amigos de los que siguen desaparecidos

Imagen del 23 de marzo de 2024 de personas colocando flores para conmemorar a las víctimas del ataque terrorista de Moscú, en San Petersburgo, Rusia.
Imagen del 23 de marzo de 2024 de personas colocando flores para conmemorar a las víctimas del ataque terrorista de Moscú, en San Petersburgo, Rusia. - Créditos: @[e]Irina Motina

MOSCÚ.- Familiares y amigos de las personas que seguían desaparecidas tras un ataque que mató a más de 130 personas en una sala de conciertos en un suburbio de Moscú esperaban noticias de sus seres queridos, mientras Rusia guardaba hoy un día de luto nacional.

Se cancelaron los eventos en instituciones culturales, se arriaron las banderas y se suspendieron los anuncios y el entretenimiento en televisión, según la agencia estatal de noticias RIA Novosti. La gente llevaba flores a un altar improvisado cerca de la calcinada sala de conciertos.

El ataque, que ha sido reivindicado por una filial del grupo extremista Estado Islámico (EI), fue el más letal en suelo ruso en años.

Un hombre se lamenta por las víctimas del ataque terrorista en Moscú, en Vladivostok, Rusia, el 24 de marzo de 2024.
Un hombre se lamenta por las víctimas del ataque terrorista en Moscú, en Vladivostok, Rusia, el 24 de marzo de 2024. - Créditos: @[e]Guo Feizhou

Mientras los rescatistas seguían buscando en el edificio dañado, algunas familias seguían sin saber si sus parientes que fueron al evento el viernes estaban vivos.

Igor Pogadaev buscaba con desesperación cualquier información sobre el paradero de su esposa, que dejó de responder a sus mensajes tras asistir al concierto. No ha visto un mensaje de Yana Pogadaeva desde que ella le envió dos fotos desde el recinto Crocus City Hall.

Igor se apresuró a ir al lugar cuando vio los reportes de que hombres armados habían disparado contra el público, pero no pudo encontrarla en las numerosas ambulancias ni entre los cientos de personas que habían logrado salir del recinto.

“Fui de un lado a otro, busqué, le pregunté a todo el mundo, enseñé fotos. Nadie vio nada, nadie podía decir nada”, dijo Pogadaev.

Vio llamas que salían del edificio y llamó con insistencia a un teléfono para familiares de las víctimas, pero no recibió información.

Imagen del 24 de marzo de 2024 de una imagen de una vela en luto por las víctimas del ataque terrorista en Moscú, en Vladivostok, Rusia.
Imagen del 24 de marzo de 2024 de una imagen de una vela en luto por las víctimas del ataque terrorista en Moscú, en Vladivostok, Rusia. - Créditos: @[e]Guo Feizhou

Mientras la cifra de muertos subía, Igor recorría hospitales en Moscú y la región de Moscú, buscando información sobre pacientes recién ingresados. Pero su esposa no estaba entre los 154 heridos reportados, ni en la lista de 50 víctimas que las autoridades ya han identificado, dijo.

Negándose a creer que su esposa pueda estar entre los 133 muertos en el ataque, Pogadaev aún no ha vuelto a casa. “Ya no podía estar solo, es muy difícil, de modo que conduje a casa de un amigo”, dijo. “Ahora al menos estaré con alguien”.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de la región de Moscú publicó un video que mostraba maquinaria desmantelando zonas dañadas del recinto de conciertos para dar acceso a los rescatistas.

En tanto, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, parecía intentar asociar el ataque a Ucrania, algo que Kiev rechaza de plano.

Las autoridades rusas detuvieron el sábado a cuatro supuestos atacantes, según dijo Putin en un mensaje a la nación por la noche, dentro de los 11 sospechosos de estar implicados en el ataque. Afirmó que habían sido capturados cuando intentaban huir a Ucrania.

Aunque todavía no se había anunciado ninguna vista judicial, el domingo había una fuerte presencia policial en torno a la corte del distrito Basmanyy de Moscú. La policía intentó alejar a los periodistas de la corte.

Imagen del 23 de marzo de 2024 de la Plaza Roja cerrada, en Moscú, Rusia, tras el atentado terrorista
Imagen del 23 de marzo de 2024 de la Plaza Roja cerrada, en Moscú, Rusia, tras el atentado terrorista - Créditos: @[e]CAO YANG

Putin calificó el ataque de “acto terrorista sangriento y bárbaro” y dijo que las autoridades rusas habían capturado a los cuatro sospechosos cuando intentaban escapar a Ucrania a través de una “ventana” preparada para ellos al otro lado de la frontera.

Videos emitidos por medios rusos parecían mostrar la detención e interrogatorio de los sospechosos, uno de los cuales dijo a la cámara que un asistente no identificado de un predicador islámico se había puesto en contacto con él en una app de mensajería y le había pagado para que participara en el asalto.

Kiev negó cualquier implicación, y la filial afgana del grupo EI se atribuyó la autoría del ataque.

EI publicó el sábado imágenes muy explícitas del ataque que parecían mostrar a uno de los agresores disparando a gente tumbada en el suelo.

Putin no mencionó a EI en su discurso a la nación, y Kiev los acusó a él y a otros políticos rusos de vincular falsamente a Ucrania con el ataque para avivar el fervor por la lucha de Rusia en Ucrania, que hace poco inició su tercer año.

Funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron haber confirmado la reivindicación del grupo EI.

Un hombre sospechoso de participar en el ataque a una sala de conciertos que mató a 137 personas, el ataque más mortífero en Europa reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, se sienta en la jaula del acusado mientras espera su audiencia de prisión preventiva en en el Tribunal de Distrito de Basmanny en Moscú el 24 de marzo de 2024.

Estado Islámico es el único responsable de este ataque. No hubo participación ucraniana en absoluto”, dijo la vocera del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson, en un comunicado.

Estados Unidos compartió información con Rusia a principios de marzo sobre planes de un ataque terrorista en Moscú y emitió un aviso público a los estadounidenses en Rusia, dijo Watson.

El ataque fue un importante bochorno para el líder ruso, apenas unos días después de que consolidó su poder con otro mandato de seis años en unas elecciones celebradas tras la represión más dura contra la disidencia desde la era soviética.

Algunos expertos en redes sociales rusas se preguntaron cómo las autoridades, que han reprimido sin descanso cualquier actividad opositora y silenciado a los medios independientes, no lograron evitar el ataque pese a las advertencias estadounidenses.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo en un comunicado que Estados Unidos condenaba el ataque y afirmó que el grupo es “un enemigo común terrorista que debe ser derrotado en todas partes”.

Se ven vehículos de servicios de emergencia afuera de la sala de conciertos Crocus City Hall en llamas luego del tiroteo en Krasnogorsk, en las afueras de Moscú, el 22 de marzo de 2024.
Se ven vehículos de servicios de emergencia afuera de la sala de conciertos Crocus City Hall en llamas luego del tiroteo en Krasnogorsk, en las afueras de Moscú, el 22 de marzo de 2024. - Créditos: @STRINGER

EI, que combatió contra Rusia durante su intervención en la guerra civil siria, ha atacado durante años a Rusia. En un comunicado publicado en la agencia de noticias Aamaq del grupo, la filial afgana de EI dijo que había atacado una gran aglomeración de “cristianos” en Krasnogorsk.

El grupo emitió un nuevo comunicado el sábado en Aamaq en el que dijo que el ataque había sido obra de cuatro hombres que utilizaron rifles automáticos, una pistola, cuchillos y bombas molotov. Los agresores dispararon a la multitud y utilizaron cuchillos para matar a algunos asistentes.

En octubre de 2015, una bomba colocada por EI derribó un avión de pasajeros ruso sobre la región de Sinaí y mató a las 224 personas que iban a bordo, la mayoría turistas rusos que regresaban de Egipto.

El grupo armado, que opera principalmente en Siria e Irak pero también en Afganistán y África, también se ha atribuido varios ataques en el inestable Cáucaso ruso y otras regiones en los últimos años. Reclutó combatientes de Rusia y otras partes de la antigua Unión Soviética.

Agencia AP