Anuncios

La crisis de Boeing no para: sus acciones se derrumban tras el grave incidente de un 737 Max de Alaska Airlines

Un avión Boeing 737 Max 9 de Alaska Airlines sin un panel en espera de inspección en el Aeropuerto Internacional Seattle-Tacoma el miércoles 10 de enero de 2024
Un avión Boeing 737 Max 9 de Alaska Airlines sin un panel en espera de inspección en el Aeropuerto Internacional Seattle-Tacoma el miércoles 10 de enero de 2024 - Créditos: @Lindsey Wasson

NUEVA YORK.- Las acciones de Boeing caían un 4,1% el martes, ampliando las pérdidas de la semana pasada, ya que la inmovilización de algunos aviones 737 MAX 9 en Estados Unidos entró en su undécimo día, mientras que la promesa de la compañía de realizar más controles hizo surgir el espectro de los costos adicionales.

Boeing está inmerso en una crisis desde que un MAX 9 de Alaska Airlines realizó un aterrizaje de emergencia este mes tras reventar un panel de la cabina, tras lo cual la Administración Federal de Aviación (FAA) inmovilizó de forma temporal 171 aparatos para realizar comprobaciones de seguridad.

Las acciones del asediado proveedor Spirit AeroSystems , que fabricó el fuselaje del avión afectado, también restaban un 5,1%, tras perder un 14,1% la semana pasada. Los mercados estadounidenses permanecieron cerrados el lunes por la festividad de Martin Luther King Jr.

Esta fotografía, difundida por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, muestra un panel utilizado para tapar una puerta de emergencia en el vuelo 1282 de Alaska Airlines, el lunes 8 de enero de 2024, en Portland, Oregon. El panel se desprendió en pleno vuelo el 5 de enero. (Junta Nacional de Seguridad en el Transporte vía AP)
Esta fotografía, difundida por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, muestra un panel utilizado para tapar una puerta de emergencia en el vuelo 1282 de Alaska Airlines, el lunes 8 de enero de 2024, en Portland, Oregon. El panel se desprendió en pleno vuelo el 5 de enero. (Junta Nacional de Seguridad en el Transporte vía AP)

La FAA dijo el viernes que auditará la línea de producción del MAX 9 y a los proveedores, y que considerará la posibilidad de que una entidad independiente se haga cargo de Boeing en ciertos aspectos de la certificación de seguridad de los nuevos aviones que el regulador asignaba previamente a la compañía.

“Con la FAA examinando más de cerca la producción de Boeing, creemos que el riesgo de impacto en la producción/entrega aumenta significativamente”, dijo Matthew Akers, analista de Wells Fargo, al recortar su calificación sobre las acciones de la firma a “igual ponderación” desde “sobreponderar”.

“Dado el historial reciente de Boeing y el mayor incentivo de la FAA para encontrar problemas, creemos que las probabilidades de una auditoría limpia son bajas”, agregó.

Un Boeing 737 MAX 9
Un Boeing 737 MAX 9 - Créditos: @Michel Euler

Antes de la rebaja de Akers, 25 analistas tenían una calificación de “comprar” o superior, mientras que seis tenían una calificación de “mantener”, según datos de LSEG. Ningún analista ha recomendado a los inversores que vendan acciones de Boeing.

Ante la creciente presión de las aerolíneas y la FAA tras una serie de problemas de calidad relacionados con el MAX, Boeing dijo el lunes que añadirá más inspecciones de calidad para su serie de aviones más vendidos y desplegará un equipo en Spirit AeroSystems para comprobar el trabajo del proveedor en el tapón de la puerta implicado en el accidente.

Es probable que todo esto genere mayores costos con el tiempo. Y aunque no está claro cuánto en este momento, no parece descabellado pensar que 1.000 inspectores más podrían añadir 250 millones de dólares en costos anuales”, dijo Jason Gursky, analista de Citi.

Uno de los dos tapones de la puerta del Max 9 de Alaska Airlines salió volando poco después que el avión despegó de Portland, Oregon, hace una semana, dejando un hueco en el avión. La cabina perdió presión y el avión tuvo que descender rápidamente y volver a Portland para realizar un aterrizaje de emergencia. No se reportaron heridos graves.

Tras el incidente, la FAA anunció la semana pasada que planea abrir una investigación sobre si el fabricante no revisó que un panel del fuselaje que salió volando era seguro y fabricado para cumplir con el diseño aprobado por los reguladores.

Agencias AP y Reuters