Anuncios

Copa de la Liga: San Lorenzo sigue enredado, se aleja de los playoffs y una lesión lo dejó más preocupado

Nahuel Barrios engancha hacia su izquierda para escapar de Juan Saborido, en el 0-0 de San Lorenzo con Platense por la Copa de la Liga Profesional, en Vicente López.
Nahuel Barrios engancha hacia su izquierda para escapar de Juan Saborido, en el 0-0 de San Lorenzo con Platense por la Copa de la Liga Profesional, en Vicente López. - Créditos: @Fotobaires

Le cuesta mucho ganar a San Lorenzo. Más aun si es como visitante –un triunfo en los últimos 10 partidos– y no marca Adam Bareiro, autor de 20 de los últimos 29 goles del Ciclón. El paraguayo, convocado a su seleccionado para un amistoso en Rusia, tuvo una noche apagada en Vicente López, tanto como sus compañeros. Estas limitaciones, que están relacionadas con su juego pobre, de escaso vuelo, van alejando progresivamente a San Lorenzo de los playoffs de la Copa de la Liga. Aburre con su fútbol chato y ahora ni siquiera tiene el amparo de los buenos resultados, como ocurrió en buena parte de 2023. “No nos sirve el empate”, dijo el zaguero Gastón Campi al cabo del 0-0 con Platense.

Apenas una victoria, conseguida ante Tigre, cuando éste perdía hasta contra su sombra. Pasan las fechas y San Lorenzo sigue trabado. No pudo con el local, que sacó músculo desde la llegada de la dupla Sergio Gómez-Favio Orsi a la dirección técnica. El Calamar se transformó en un equipo compacto y batallador. No recibió goles de Racing ni del Ciclón. “Nos faltó mayor volumen de juego en los últimos 30 metros. Platense es un equipo ordenado, presiona mucho. Creo que el resultado estuvo bien”, expresó el DT Rubén Darío Insua, que no pierde el optimismo en una evolución del equipo para cuando llegue el momento de competir por la Copa Libertadores.

Iván Leguizamón, de escaso aporte ofensivo, parece llevarse la pelota con un brazo, mientras es seguido por Sasha Marcich; el balón va por un lado, y San Lorenzo, por otro.
Iván Leguizamón, de escaso aporte ofensivo, parece llevarse la pelota con un brazo, mientras es seguido por Sasha Marcich; el balón va por un lado, y San Lorenzo, por otro. - Créditos: @Fotobaires

Insua dispuso una formación de corte ofensivo, con Elián Irala como único pivote defensivo y varios jugadores para asociarse del medio campo hacia arriba, con las gambetas de Nahuel Barrios y la pegada de Cristian Ferreira. Pero la situación más favorable en el primer tiempo se dio con un movimiento más elemental y directo: saque de arco largo de Facundo Altamirano para Bareiro, que se despegó de los zagueros centrales y definió por arriba del travesaño ante la salida de Juan Pablo Cozzani.

Platense salió en plan guerrero, a negarle espacios al rival y a pelear por cada pelota. La prioridad pasaba por protegerse y sacar contraataques con Lucas Ocampo y Ronaldo Martínez, más las pelotas que lograra aguantar Mateo Pellegrino como centro-delantero. Sin desborde por los costados con Agustín Giay y Malcom Braida, San Lorenzo tendió a centralizar el juego, pero no encontraba la conexión con Bareiro.

Lo más destacado de Platense 0 vs. San Lorenzo 0

Platense estuvo cerca del gol a partir de una distracción del Ciclón. Barrios no se acercó a encimar en un córner jugado de manera corta entre dos futbolistas locales, ambos con libertad para buscar el área; la acción derivó en un centro que cabeceó Gastón Suso y exigió una muy buena tapada de Altamirano.

Del ritmo intenso se pasó a lo fragoroso, a las asperezas. No se jugaba con mala intención, pero nadie le quitaba el cuerpo a la refriega. La imagen que más impresionó en la primera etapa fue un dedo dislocado de una mano de Campi. Se lo acomodaron, lo unieron con una venda con otro dedo, y a seguir en la batalla. Al rato, Pellegrino, que hasta unas fechas atrás jugaba con una máscara facial por una lesión sufrida en la final ante Rosario Central en la Copa de la Liga pasada, quedó sentado con la nariz sangrante por un golpe con la nuca que le dio Campi en un centro.

Le cortaron la hemorragia, finalizó el primer período y el delantero volvió al segundo con la máscara que para él se transformó en un implemento tan habitual como las canilleras y las vendas para los pies. “Creo que volví a fracturarme el tabique nasal”, expresó el Pellegrino.

El partido no se abría, las pocas ocasiones de gol quedaban neutralizadas por offsides de escasos centímetros. Tras el descanso, el robusto Jhohan Romaña, que hasta entonces siempre había sido titular y que fue al banco por una molestia física, reemplazó a Gonzalo Luján.

Malcom Braida cae dolorido, ante la marca de Juan Saborido; no hubo mala intención en el partido, pero el segundo tiempo fue un carrusel de fragor y asperezas.
Malcom Braida cae dolorido, ante la marca de Juan Saborido; no hubo mala intención en el partido, pero el segundo tiempo fue un carrusel de fragor y asperezas. - Créditos: @Fotobaires

Empezó mejor Platense en el segundo tiempo. Ocupó con más decisión el campo del rival. Altamirano tuvo actividad con un remate del ingresado Braian Rivero y en un anticipo a Pellegrino.

Pronto volvió el desarrollo entrecortado, con consecuencias para los físicos. Mucha preocupación se esparció cuando Gastón Hernández cayó por una torsión en la rodilla derecha. Desconsolado, fue retirado en una camilla, con síntomas que hacían presumir un percance de gravedad. “Faltan los estudios, pero parece ser una lesión importante. Si se confirma, perdemos a un jugador valioso, ya pensando en la Libertadores”, dijo Insua tras el partido. Hace poco más de un mes, el zaguero estuvo a punto de ser transferido al fútbol griego, pero la negociación se frustró a último momento.

Insua sumó munición ofensiva con Diego Herazo y Cristian Tarragona. Una tentación para llenar de centros el área; los envíos de Ferreira encontraron las cabezas de Campi y Herazo. Platense respondía con vigor, no bajaba el ritmo.

El partido terminó siendo un nudo que nadie supo desatar. San Lorenzo tiene demasiado con sus propios enredos.