Anuncios

China defiende ley de seguridad en Hong Kong ante críticas de Reino Unido y UE

Pekín, 20 mar (EFE).- China ha "rechazado firmemente" las críticas de Reino Unido y la Unión Europea sobre la recientemente aprobada ley de seguridad nacional en Hong Kong, exhortando a "poner fin a su injerencia en asuntos internos" y a "abandonar cualquier aspiración colonial".

El Comisionado de la Cancillería china en Hong Kong subrayó este miércoles en un comunicado que, desde la devolución de Hong Kong a China en 1997, Reino Unido "no posee soberanía, gobernanza ni supervisión" sobre la región semiautónoma, al tiempo que acusaba al país europeo de "perturbar la paz" y "realizar comentarios arbitrarios", "violando el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales", motivado por una "mentalidad colonial arraigada".

China instó al Reino Unido a "reconocer la realidad", a "renunciar a su influencia colonial en Hong Kong" y a "abstenerse de interferir".

El secretario de Asuntos Exteriores británico, David Cameron, había asegurado tras la aprobación de la ley que esta "perjudicará todavía más los derechos y libertades de la ciudad" y mostrado su preocupación por la "erosión de las libertades de expresión, asamblea y de prensa" en la excolonia.

Asimismo, un comunicado diferente del Comisionado pidió a la Unión Europea que "apoye" la citada legislación, que "abandone los dobles estándares" y que "ponga fin a la injerencia en los asuntos internos de Hong Kong".

El alto representante del bloque comunitario para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró que la ley "podría exacerbar la erosión de las libertades fundamentales y el pluralismo político en Hong Kong", al tiempo que ponía en duda "el atractivo a largo plazo de Hong Kong como centro de negocios internacional".

El Consejo Legislativo de Hong Kong aprobó este martes el controvertido proyecto de ley de seguridad nacional, que entrará en vigor el próximo 23 de marzo, anunció el jefe Ejecutivo de la ciudad, John Lee.

La normativa, contenida en el llamado artículo 23 de la Ley Fundamental y que busca cubrir las lagunas de la Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín en junio de 2020 después de las multitudinarias protestas antigubernamentales en 2019, ha suscitado preocupación en la Unión Europea y en países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, que han expresado su temor de que la nueva norma recorte aún más los derechos y libertades en Hong Kong.

El artículo 23 de la Ley Fundamental exige que la ciudad promulgue sus propias leyes para prohibir cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno central o robo de secretos de Estado, impedir que organizaciones políticas extranjeras lleven a cabo actividades en la ciudad y vetar a grupos políticos locales que establezcan vínculos con sus homólogos extranjeros.

En la nueva legislación figuran crímenes que pueden acarrear una pena máxima de cadena perpetua, entre ellos la traición, insurrección, incitación a un miembro de las fuerzas armadas chinas a amotinarse, así como la connivencia con fuerzas externas para dañar o debilitar infraestructuras públicas con el fin de poner en peligro la seguridad nacional.

(c) Agencia EFE