Anuncios

Atentado en Moscú: un ataque planificado y coordinado que coincide con el modus operandi de ISIS

El mensaje de Estado Islámico, traducido al inglés, tras el ataque de Moscú
El mensaje de Estado Islámico, traducido al inglés, tras el ataque de Moscú

LONDRES.- El grupo jihadista Estado Islámico (EI, o ISIS en inglés) reforzó este sábado su reivindicación del atentado del viernes en una sala de conciertos en Moscú que dejó más de 130 muertos con un comunicado en el que publicó imágenes de los cuatro terroristas junto a una bandera de su organización y un texto en el que confirmaban su responsabilidad en la masacre.

ISIS dijo a través de su agencia de noticias Al-Amaq que había atacado una gran concentración de “cristianos” en Krasnogorsk, y compartió imágenes de los cuatro terroristas, con sus caras blureadas. “El ataque fue conducido por cuatro combatientes de ISIS, armados de ametralladoras, una pistola, cuchillos y bombas incendiarias”, afirmó la organización en una de sus cuentas de Telegram, y añadió que el ataque se inscribe en el contexto de “la guerra” con “los países que combaten al islam”.

La reivindicación de responsabilidad del grupo -que vivió su auge hace unos nueve años, cuando instauró un “califato” en un extenso territorio en Irak y Siria bajo el mando de Abu Bakr al-Baghdadi- parece ser plausible y encaja con un patrón de ataques previos de militantes islamistas, dijeron el sábado analistas de seguridad.

Un destacado experto dijo, sin embargo, que era inusual y sorprendente que los atacantes hubieran ideado y ejecutado un plan de fuga en lugar de proseguir su matanza hasta el punto de ser abatidos a tiros.

Mientras Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad el viernes y el sábado, Rusia no menciona al grupo como vinculado al ataque a los tiros y posterior incendio de una sala de conciertos, pero ha afirmado -sin aportar pruebas- que los perpetradores tenían contactos en Ucrania. Según las autoridades rusas, los hombres armados huyeron en un auto y fueron capturados horas más tarde cerca de la frontera con Ucrania, adonde tenían planeado cruzar. Kiev, que se defiende de la invasión rusa desde 2022, ha negado enfáticamente cualquier participación.

Adam Dolnik, un experto checo en seguridad que ha estudiado ataques islamistas pasados en India, Kenia, Rusia y otros lugares, dijo que la afirmación de ISIS parecía creíble, aunque “eso no impedirá que los rusos aprovechen esto para su agenda de política exterior frente a frente a Ucrania y Occidente”.

Dolnik mencionó que los ataques de hombres armados eran un modus operandi típico en los últimos años para ISIS y Al-Qaeda. Señaló que Estado Islámico tiene un historial de ataques anteriores contra Rusia, incluido el atentado contra un vuelo en 2015 que se dirigía desde el centro turístico egipcio de Sharm el-Sheikh a San Petersburgo y un ataque en 2022 contra la embajada rusa en Kabul. A principios de este mes, el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia dijo que frustró un ataque a una sinagoga de Moscú por parte de Estado Islámico en el Khorasan (conocido como ISIS-K), un afiliado del grupo basado en Afganistán.

“Si se juntan todas estas cosas, entonces creo que es completamente concebible que se trate de un ataque de EI”, afirmó.

El único elemento inusual fue que los perpetradores habían escapado, dijo, a diferencia de los típicos ataques militantes islamistas donde los perpetradores van preparados para morir y esperando que las fuerzas de seguridad les disparen hasta la muerte.

El 7 de marzo, la Embajada de Estados Unidos en Rusia había alertado que estaba “siguiendo informes de que los extremistas tienen planes inminentes de atacar grandes reuniones en Moscú, incluidos conciertos”, y los vinculó con el grupo ISIS-K. El gobierno estadounidense dijo que había compartido la información con funcionarios rusos, pero el presidente Vladimir Putin minimizó esas advertencias públicamente.

Planificación

La ejecución del ataque y la fuga mostraron un alto grado de planificación y coordinación, dado que los hombres armados en tales situaciones pueden quedar atrapados en una “visión de túnel” y terminar dispersos y aislados de sus cómplices, dijo Dolnik.

“Si estaban lo suficientemente coordinados como para escapar todos juntos, todos a la vez, eso para mí cuenta la historia de un ataque realmente bien planeado y una fuerte coordinación entre los atacantes individuales”, señaló el experto.

Yassin Musharbash, periodista alemán y especialista en seguridad, dijo que el lenguaje, el contenido y los canales de comunicación que se utilizaron para reclamar la responsabilidad demostraban que la reivindicación definitivamente provenía del Estado Islámico. En una publicación en X, dijo que eso no significaba que fuera cierto que el grupo llevó a cabo el ataque, sino que era plausible.

En el pasado, grupos extremistas han reivindicado ataques llevados a cabo por otros, si encajan con sus objetivos preferidos y propagandísticos.

ISIS tiene fuertes motivos para atacar a Rusia, que peleó contra el grupo en la guerra civil de Siria en 2015 del lado del presidente Bashar al-Assad.

La rama ISIS-K de Estado Islámico surgió en 2014 en Afganistán y en la actualidad es la filial más peligrosa del grupo para los países donde no opera la organización jihadista. Un informe del Consejo de Seguridad de la ONU el año pasado decía que los estados miembro estaban cada vez más preocupados por la capacidad de ISIS-K “para proyectar una amenaza en la región y más allá en Europa”.

Michael Kugelman, del Wilson Center, con sede en Washington, dijo que ISIS-K “ve a Rusia como cómplice de actividades que regularmente oprimen a los musulmanes”, no solo en la actualidad, sino desde la invasión soviética a Afganistán.

Peter Neumann, otro especialista en seguridad alemán, dijo que la reivindicación de responsabilidad, el modus operandi, la supuesta participación de atacantes musulmanes de la antigua Asia central soviética y el hecho de que Estados Unidos hubiera advertido de un inminente ataque “extremista” en Rusia apuntaban hacia ISIS. “Conclusión: No fue Putin, no fue Ucrania. ¡Fue ISIS!”, publicó en X.

Por Mark Trevelyan

Agencia Reuters