Anuncios

Dos días bajo los escombros de su propia casa en Acapulco tras el huracán Otis

Acapulco (México), 29 nov (EFE).- Ramón estuvo los dos días posteriores al paso del devastador huracán Otis días encerrado en un casillero bajo los escombros de su propia casa en Acapulco y bebiendo agua a través de una manta encharcada hasta que su hija lo encontró. Ahora, al cumplirse cinco semanas del azote del ciclón, como muchos de sus paisanos, pide al Gobierno mexicano que no los defraude para que puedan salir adelante.

“Yo perdí mi casa. (Se cayó) El techo, las paredes de mi cocina, y, al ver que todo estaba volando, me refugié en unos bloques que tengo ahí de concreto. Gracias a Dios, ahorita estoy contando esta historia”, dice en una entrevista con EFE Ramón Magaña, vecino de la colonia (barrio) Francisco Villa, en la zona alta de Acapulco.

Ramón estaba solo en su casa la madrugada del 25 de octubre y al notar que su vivienda no iba a resistir se metió dentro de un casillero justo a tiempo, pero después no pudo salir del lugar debido a la presión que los escombros ejercían sobre el mueble.

Después de dos días, su hija logró -las telecomunicaciones permanecieron días inactivas y no había modo de desplazarse ante la ausencia de transporte público y la basura en las calles- llegar a su casa para buscarlo.

Fue entonces cuando él fue consciente no solo de que su casa había quedado inhabitable, sino también de que había perdido a seis miembros de su familia. Su cuñada, dos de sus sobrinas y tres hijos de sus sobrinas, de 7, 13 y 16 años de edad.

Todos murieron abrazados. La verdad fue algo trágico y doloroso, la familia no lo supera porque es un dolor muy fuerte perder a seis familiares”, afirma el hombre.

Sin embargo, Ramón regresó apenas unos días después a su puesto de trabajo en un restaurante de primera línea de playa y se considera afortunado por ello, ya que muchos otros restaurantes todavía no han vuelto a la actividad dados los destrozos.

Familias afectadas en Acapulco tras el huracán Otis / Foto: EFE
Familias afectadas en Acapulco tras el huracán Otis / Foto: EFE

Yo me incorporé al restaurante y, claro, dice el dicho: la vida tiene que continuar. Y el trabajo es algo que te ayuda a poderte olvidar un poco de los problemas”, comenta, al añadir que está "agradecido con Dios” por haberle dado vida.

Además, la búsqueda de personas en la zona fue lenta por lo impredecible de la fuerza del huracán, y la maquinaria no es suficiente. A día de hoy, más de un mes después de los hechos, permanecen cuerpos bajo los escombros.

Lodo y basura

En la colonia de Ramón y en las aledañas, además de los destrozos por las fuertes rachas de viento, el huracán, considerado el más potente de la historia de México por aumentar de categoría 1 a categoría 5 en menos de doce horas, causó deslaves que provocaron el colapso de numerosas viviendas.

Muchos perdieron sus casas y a parte de su familia. Quienes quedaron, tratan de recuperar lo que pueden, como es el caso de Dolores Arias, vecina de la colonia Coloso, que aquella noche vio como el viento tumbó el portón de su casa, el agua empezó a entrar, se alzaron los carros y se llenó toda la primera planta de lodo. A su casa llegó maquinaria en varios momentos, pero no fue suficiente y ya se han ido.

Su calle permanece llena de lodo y basura al igual que su vivienda. “Estamos en una situación muy difícil porque el agua se nos metió en la sala, en la cocina, con lodo. Nos está costando que nos saquen el lodo y no se puede vivir aquí”, relata Dolores.

Ella, como muchos otros acapulqueños, están buscando recursos económicos propios ante la insuficiencia de los trabajos de las autoridades, pero muchos lo perdieron todo.

Acapulco tras el huracán Otis / Foto: EFE
Los estragados de Otis tras su paso por Acapulco / Foto: EFE

Hago un llamado a las autoridades para que nos vengan a brindar la ayuda que necesitamos”, concluye Dolores, y asegura que las autoridades están poniendo más atención en la zona de primera línea de playa para tener mejor imagen y porque es donde hay más dinero, mientras que los vecinos de las zonas más marginadas no logran ni empezar a recuperarse cuando ya han pasado cinco semanas.

(c) Agencia EFE

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

"Que no se olviden de nosotros", dice mesero de Acapulco