Conoce los 13 síntomas de alerta de cáncer que definitivamente no hay que ignorar

·6  min de lectura

Todos sabemos que cuanto antes se detecte el cáncer, mayores serán las posibilidades de supervivencia. Sin embargo, una nueva investigación encontró que la mitad de los adultos del Reino Unido con un posible síntoma de cáncer no contactan a su médico de cabecera en un lapso de seis meses.

Una encuesta de YouGov de 2.468 personas para Cancer Research UK (CRUK, cancerresearchuk.org) encontró que solo el 48 por ciento de las que habían experimentado un síntoma de alerta, como pérdida de peso inexplicable y un bulto nuevo o inusual, se comunicaron con su médico de cabecera después de los seis meses.

“Uno pensaría que los síntomas de alerta, como tos con sangre o sangrado inexplicable, son difíciles de ignorar, pero esta investigación muestra que muchos lo hacen”, dice la Dra. Julie Sharp, jefa de salud y participación del paciente de CRUK.

Ella señala que las personas de entornos desfavorecidos en particular enfrentan más barreras para buscar ayuda y enfatiza: “No importa que no sea un síntoma de alerta, si notas un cambio en tu salud que consideras inusual o no desaparece, comunícate con tu médico de cabecera tan pronto como puedas. El médico está a tu disposición y quiere saber cuáles son tus inquietudes”.

No informarle a un médico sobre los cambios de salud inusuales puede reducir las posibilidades de un diagnóstico temprano de cáncer. Cuando se diagnostica en la etapa uno, la etapa más temprana, más de nueve de cada 10 personas (92 por ciento) sobrevivirán al cáncer de intestino durante cinco años o más. En cambio, la probabilidad es de una de cada 10 (10 por ciento) cuando se diagnostica en la etapa cuatro, es decir, en la última etapa.

Sharp dice que cualquier persona que tenga alguno de los siguientes síntomas debe consultar a un médico de inmediato. Ella enfatiza que en la mayoría de los casos no será cáncer, pero si lo es, detectarlo a tiempo puede marcar una diferencia real y posiblemente salvarte la vida.

1. Dolor inexplicable

El dolor es una señal de que algo no está bien, y aunque es fácil esperar que desaparezca, si persiste, es importante que lo revisen. “A medida que envejecemos, es más común padecer dolores y molestias”, dice Sharp. “Pero el dolor inexplicable podría ser un signo de algo más serio”.

2. Sudores nocturnos intensos

Sharp dice que hay muchas razones por las que podrías sudar por la noche, incluidas infecciones, ciertos medicamentos o la menopausia. Sin embargo, los sudores nocturnos muy abundantes y empapados también pueden ser un signo de varios tipos de cáncer, incluidos la leucemia y el linfoma.

 (Alamy/PA)
(Alamy/PA)

3. Pérdida de peso inexplicable

Hay, por supuesto, muchas razones para la pérdida de peso inexplicable además del cáncer, incluidos los problemas intestinales y de tiroides. Pero Sharp dice que si bien los pequeños cambios de peso con el tiempo son normales, si pierdes una cantidad notable de peso sin intentarlo, debes informar al médico.

4. Bultos o hinchazón inusuales

Los bultos son uno de los síntomas de cáncer más conocidos y, si bien pueden ser causados por muchos problemas menos graves, como una lesión, Sharp enfatiza que los bultos persistentes o la hinchazón en cualquier parte del cuerpo, incluido el cuello, la axila, el estómago, la ingle, el pecho, las mamas o los testículos, debe tomarse en serio.

5. Fatiga

El cansancio, por supuesto, puede ser causado por muchas cosas, incluido el estrés, problemas autoinmunes o simplemente tener problemas para dormir. “Pero si te sientes cansado sin una razón clara, podría ser una señal de que algo anda mal”, dice Sharp.

6. Sangrado inexplicable

El sangrado inexplicable en heces, orina o vómito, tos con sangre o cualquier sangrado vaginal inexplicable entre períodos, después del sexo o después de la menopausia, debe ser revisado por un médico, dice Sharp, quien explica que la sangre puede verse roja, marrón o negra. Tal sangrado a menudo puede ser causado por algo mucho menos grave que el cáncer, pero ella enfatiza que siempre debes informarlo al médico.

 (Alamy/PA)
(Alamy/PA)

7. Cambios en la piel

Estos pueden incluir una llaga que no cicatriza, un lunar nuevo o cambios en el tamaño, la forma o el color de un lunar, además de formación de costras, picazón o sangrado. Consulta lo que los médicos llaman “la valoración ABCDE” para ayudarte a detectar cambios clave. Además, Sharp dice que cualquier cambio inusual en una sección de la piel o una uña debe ser revisado por un médico.

8. Problemas digestivos y alimentarios

Los problemas que incluyen dificultad para tragar, acidez estomacal inusual o indigestión o pérdida de apetito pueden ser síntomas de cáncer, dice Sharp, aunque también pueden ser causados por muchas otras cosas, incluida la ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico), úlceras estomacales o simplemente comer una comida picante. Pero los problemas para tragar que no desaparecen pueden ser un signo de cáncer de cabeza y cuello, y la indigestión persistente que no puede explicarse podría ser un signo de una serie de cánceres, incluidos los de páncreas, estómago y esófago.

La pérdida de apetito también es un signo de muchos tipos de cáncer diferentes, y Sharp dice que “la pérdida de apetito puede ocurrir por muchas razones diferentes: habla con tu médico si notas que no tienes tanta hambre como de costumbre y no estás mejorando”.

9. Voz ronca, tos o dificultad para respirar

Es muy común tener la voz ronca si tuviste un resfriado, pero el NHS dice que si tienes la voz ronca durante más de tres semanas, debes consultar a un médico, ya que es un posible signo de cáncer de garganta. De manera similar, Sharp dice que si tienes una tos inexplicable que no desaparece en unas pocas semanas o empeora, podría ser un signo de cáncer de pulmón, y si tienes más dificultad para respirar de lo normal, informa a tu médico porque, aunque podría estar relacionado con una infección u otros problemas cardiacos o pulmonares, podría ser un signo de cáncer.

10. Cambios al evacuar

Sharp dice que si presentas un cambio en los hábitos intestinales, como estreñimiento, heces más aguadas o evacuaciones frecuentes, problemas para orinar, necesidad de ir al baño con más frecuencia o urgencia, dolor al orinar o no poder ir cuando lo necesitas, o si hay sangre en tu orina o heces, debes consultar a un médico. Si bien tales síntomas podrían ser un signo de cáncer de intestino o de vejiga, fácilmente podrían ser algo mucho menos grave. Sharp dice: “Todos estos síntomas pueden ser causados por otras afecciones además del cáncer, pero es mejor que los revisen”.

11. Úlcera bucal persistente

Aunque las úlceras bucales son comunes, sobre todo cuando estás vulnerable, por lo general mejoran en unas dos semanas. Pero Sharp dice que una úlcera o un parche rojo o blanco que no sana después de tres semanas debe informarse al médico o dentista.

12. Cambios inusuales en los senos

No es solo un bulto lo que puede ser un síntoma de cáncer de mama: busca cualquier cambio en el tamaño, la forma o la sensación de la mama, o cualquier cambio en la piel, enrojecimiento o dolor en la mama. Según Sharp, la pérdida de líquido —que puede estar manchado de sangre— a través del pezón también puede ser un signo de cáncer.

13. Hinchazón persistente

La hinchazón es otro síntoma que es muy común y generalmente no es grave. Sin embargo, aunque Sharp dice que es común presentar un vientre hinchado o inflamado que aparece y desaparece, si te sientes inflamada la mayoría de los días, incluso si es intermitente, habla con tu médico. La hinchazón puede ser un signo de varios tipos de cáncer, pero particularmente de ovario.