Científicos desarrollan cubrebocas que puede detectar el covid en 10 minutos

·2  min de lectura

Científicos han desarrollado un cubrebocas que puede detectar el coronavirus en solo 10 minutos.

La cubierta facial altamente sensible puede detectar el nuevo virus en el aire y alertar al usuario a través de una aplicación en su teléfono. También puede detectar la gripe porcina y la gripe aviar.

Esas enfermedades se propagan a través de gotitas en el aire liberadas por personas infectadas cuando hablan, tosen o estornudan.

Las diminutas e invisibles moléculas pueden permanecer suspendidas en el aire durante mucho tiempo y las personas contraen las enfermedades al respirar un gran grupo de ellas.

Investigadores en China probaron el cubrebocas en una cámara cerrada rociando líquido que contenía proteínas virales sobre la cubierta facial.

El sensor respondió a solo 0,3 microlitros del líquido.

Eso es entre 70 y 560 veces menos que la cantidad de líquido producido por un estornudo e incluso menos que la cantidad producida al toser o hablar.

El sensor contiene aptámeros, un tipo de molécula sintética que puede identificar proteínas en patógenos.

Probaron su modelo con aptámeros que pueden reconocer el covid-19, la gripe porcina y la gripe aviar.

Una vez que los aptámeros se unieron a las proteínas del virus en el aire, un dispositivo llamado transistor activado por iones alertó a los usuarios sobre los patógenos a través de sus teléfonos.

El autor del estudio, el doctor Yin Fang, de la Universidad Tongji de Shanghái, explicó: “Investigaciones anteriores han demostrado que el uso de mascarillas puede reducir el riesgo de propagar y contraer la enfermedad.

“Queríamos crear una máscara que pudiera detectar la presencia de virus en el aire y alertar al usuario.

“Nuestra máscara funcionaría muy bien en espacios con poca ventilación, como ascensores o habitaciones cerradas, donde el riesgo de infectarse es alto.

“En el futuro, si surge un nuevo virus respiratorio, podemos actualizar fácilmente el diseño del sensor para detectar nuevos patógenos”.

El equipo ahora quiere hacer que la máscara detecte enfermedades aún más rápido y crear dispositivos portátiles que puedan ayudar a las personas a controlar otras enfermedades como el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Matter.