Chris Pratt recurre a exmilitares para "The Terminal List"

·3  min de lectura
THE TERMINAL LIST-CHRIS PRATT (AP)
THE TERMINAL LIST-CHRIS PRATT (AP)

Chris Pratt interpreta a un oficial SEAL de la armada en su nueva serie de Amazon “The Terminal List” ("La lista terminal"), para la cual se rodeó de exmiembros del ejército estadounidense que trabajaron frente y detrás de las cámaras.

En la película de 2013 “Zero Dark Thirty” ("La noche más oscura"), Pratt interpretó a uno de los oficiales SEAL que ayudó a matar a Osama Bin Laden. Para ese papel, siguió a Jared Shaw, un verdadero SEAL a quien ahora cuenta entre sus “mejores” amigos.

“Él estuvo en mi boda”, dijo Pratt. Los dos también vivieron juntos antes de que él se mudara con su actual esposa, Katherine Schwarzenegger Pratt.

Shaw le presentó a Pratt el libro “The Terminal List” de Jack Carr, una historia sobre un SEAL llamado Jack Reece cuyo pelotón es emboscado en una operación encubierta. Cuando Reece regresa a casa, comienza a cuestionar tanto sus recuerdos de lo que sucedió como el mundo que lo rodea.

A Pratt le gustó tanto el libro que adquirió los derechos para que Antoine Fuqua dirigiera el primer episodio y fungiera como coproductor ejecutivo junto a él y otros. Shaw se sumó como productor asociado y también tiene un papel en la serie. El equipo contrató una unidad de operaciones especiales real para aparecer en una gran escena de combate en el primer capítulo de la producción. También empleó a exmiembros del ejército para una variedad de roles tras bambalinas.

Pratt dijo que quería que “The Terminal List”, que se estrena este viernes en el servicio de streaming, tuviera una “capa de autenticidad” que muchas producciones de Hollywood con operaciones especiales carecen.

“Las películas de acción a lo largo del tiempo han convertido a los SEAL en superhéroes. Creo que cuándo los SEAL reales ven esas cosas, dicen ‘no, eso es el (grosería) Hollywood’”.

Pratt dijo que al reclutar a antiguos miembros de operaciones especiales como asesores técnicos, estos podían decir en la producción: “Oigan, muchachos, no debería ser así, tienen que hacerlo de nuevo”. El objetivo era “tratar de honrar a esa comunidad y hacer esto para esa comunidad, para que nos vieran y dijeran, ‘guau, eso es realmente muy preciso’”.

Más allá del realismo, Pratt dice que tiene sentido reclutar exmilitares para trabajar en producciones de Hollywood. “Ellos se despiertan y buscan que se haga el trabajo”, dijo.

“Me encanta esa transición para las personas que salen del servicio y se unen a la industria del cine y la televisión. Es un gran lugar para ellos. Es muy similar en una cadena de mando. Tienes departamentos y tienes iniciativas que vienen desde arriba. Tuvimos gente en el departamento de utilería, tuvimos gente de vestuario, gente de peluquería y maquillaje, extras, gente de locaciones, tuvimos actores, guionistas, productores que fueron militares”.

Carr ha escrito otros cuatro libros sobre el personaje de Reese, y Pratt dice que está listo para continuar la historia en la pantalla. Si eso sucede, se “asegurará” de seguir contratando a exmiembros del servicio armado. “Encajan muy bien”, dijo.

También es un motivo de orgullo para Pratt ayudar a Shaw a realizar un sueño personal de incursionar en el mundo del espectáculo. Se había cuestionado si intentar una carrera en Hollywood era realista.

“Fue muy fortuito que nos conociéramos. (Shaw) había sido actor en la escuela secundaria... Yo le dije, ‘Oye, amigo, sabes, amo este tipo de burbuja en la que vivo. Y sé que en parte es creada por hombres y mujeres que toman un arma y agarran sus botas y su uniforme, y salen a trabajar... Tú compraste nuestra libertad y te lo agradezco’. Le dije: ‘Es hora de disfrutar tal vez del botín de su servicio... Saltar a la industria del cine y la televisión. Está prosperando. Está en auge. Y te necesitamos’”.