Chicago toma medidas enérgicas contra las carreras ilegales de autos luego de un video viral

·4  min de lectura
E. Jason Wambsgans/Chicago Tribune/TNS

Un comité del Concejo Municipal de Chicago aprobó por unanimidad una ordenanza destinada a tomar medidas enérgicas contra las carreras ilegales el lunes, inmediatamente después de que otro video se volviera viral de conductores haciendo círculos en una concurrida intersección de Chicago.

El comité de Seguridad de Tránsito y Peatones avanzó la legislación que permitiría a la policía de Chicago incautar vehículos que creen que estuvieron involucrados en carreras ilegales o derrapes, incluso si el propietario no está presente. El pleno del Concejo Municipal lo votará el miércoles.

Antes de la votación, el patrocinador principal, el concejal Brendan Reilly, (D-42), notó imágenes llamativas de este fin de semana que supuestamente tuvieron lugar en las calles South Clinton y West Monroe en West Loop, donde los conductores giraban en círculos mientras una gran cantidad de personas rodeaban la intersección. Agregó que a veces esos espectadores de carreras de resistencia encienden fuegos en la calle con gasolina para “añadir emoción extra”.

“Es una receta absoluta para el desastre, y es sólo cuestión de tiempo antes de que veamos personas muertas en estos incidentes”, dijo Reilly. “Y no deberíamos tener que llegar a eso”.

Un portavoz de la policía de Chicago dijo que no podía confirmar las carreras de autos de Clinton y Monroe, pero dijo que alrededor de las 4:20 am en la cuadra 1100 S. Canal St., en el South Loop, los oficiales respondieron a una llamada de carreras ilegales y pirotecnia en el nivel superior de un estacionamiento.

Un niño de 17 años corría hacia y desde un vehículo para lanzar fuegos artificiales a la policía y un oficial fue golpeado, según el comunicado de la policía. El adolescente fue arrestado aproximadamente una hora después en la cuadra 500 de West Taylor Street y acusado de delito grave de agresión agravada a un oficial del orden público.

Las carreras ilegales se definen como cuando al menos un conductor está “compitiendo en una carrera contra el tiempo”, o dos o más conductores están compitiendo entre sí en autos uno al lado del otro o uno detrás del otro y los conductores se impiden pasar, de acuerdo con el código de la ciudad. Derrapar, por otro lado, es cuando un conductor deliberadamente hace que un vehículo “gire, patine, deslice, gire abruptamente o se balancee” al acelerar o frenar, a menudo para hacer círculos o figuras en forma de ocho.

Reilly citó los ejemplos recientes en un intento por demostrar que los oficiales pueden ser superados en número al responder a las carreras de resistencia y que harían cumplir mejor las leyes contra la práctica después del hecho. La policía debe tener evidencia de que el vehículo se usó para carreras de resistencia, pero Reilly dijo que eso no debería ser un problema dada la prevalencia de personas que graban el acto.

“A menudo, estas personas son lo suficientemente tontas como para publicarlo en alta definición en las plataformas de redes sociales”, dijo Reilly. “En realidad se están reventando a sí mismos. Así que aprovechémonos de sus maravillosas imágenes y usémoslas para llevarnos sus autos”.

La alcaldesa Lori Lightfoot dijo que su oficina trabajó con Reilly en la ordenanza. Señaló que las carreras ilegales han sido un problema durante décadas, pero dijo que la ciudad ha “cerrado” la escena de las carreras ilegales a lo largo de Lower Wacker Drive. También alentó a los conductores de la ciudad a “reducir la velocidad”.

“Queremos que la gente pueda disfrutar de la ciudad, pero tienen que hacerlo de una manera segura. Cerramos, creo que de manera efectiva; el tiempo lo dirá: las carreras ilegales que se estaban llevando a cabo en Lower Wacker porque obviamente estaban creando un (riesgo) significativo para la seguridad pública, pero también un peligro para los espectadores. Uno de esos autos se sale de control, y toda una multitud puede ser eliminada”, dijo Lightfoot en una conferencia de prensa no relacionada. “Lo que queremos alentar es que las personas sean inteligentes acerca de cómo usan sus vehículos”.

Michael Howlett, de la oficina legislativa de la ciudad, dijo que la ordenanza se implementaría de la misma manera que funcionan los remolques de la ciudad existentes. Dijo que si existe una “causa probable” de que el vehículo se usó en violación de las prohibiciones de las carreras de resistencia, el departamento de policía enviaría un aviso al propietario, quien puede impugnar la incautación si el automóvil no estaba en la ciudad en el momento del presunto incidente, o si fue robado o la información de la licencia no coincide con la marca y el modelo del vehículo en el informe policial.

Un representante de la policía de Chicago también testificó a favor de la ordenanza propuesta.

La legislación no cambia las tarifas existentes en las carreras ilegales y las infracciones a la deriva o el remolque posterior. Cualquier persona sorprendida haciendo cualquiera de las dos cosas en Chicago está sujeta a una multa de entre $5,000 y $10,000, más una multa de $500 por remolcar.

“Está sucediendo por todas partes”, dijo el concejal Félix Cardona (D-31). “En el lado norte, lado sur, lado oeste, en el centro. Es simplemente una anarquía descarada”.

ayin@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.