El centro cultural de Miami-Dade, construido para salvar el downtown hace 40 años, podría demolerse

·13  min de lectura

A finales de la década de 1970, Philip Johnson era el arquitecto vivo más famoso e influyente de Estados Unidos, y lo que entonces se conocía como el Condado Dade necesitaba que alguien diseñara un centro cultural icónico que ayudara a rescatar el moribundo downtown de Miami.

El condado recurrió a Johnson, quien había tenido un papel destacado en la adopción generalizada de la arquitectura modernista en todo el país. Pero el fruto de ese matrimonio no resultó.

Lo que el mercurial arquitecto entregó a Miami fue algo que nadie esperaba: una fortaleza neomediterránea de edificios de museos y bibliotecas con tejas, dispuesta alrededor de una plaza veneciana cerrada y quemada por el sol, todo ello elevado sobre murallas toscas, similares a las de una prisión, por encima de las calles del centro de la ciudad. A muchos les pareció monumental y exagerado y, al mismo tiempo, insípido e insuficiente en sus acabados y detalles.

Si pocos lo adoraban entonces, menos ahora.

El Miami-Dade Cultural Center aportó a Miami su primer museo de arte y plantó una fructífera semilla para el eventual florecimiento cultural de la ciudad. Sin embargo, el complejo nunca llegó a ser lo que se pretendía, contribuyendo poco —o incluso obstaculizando— la vida callejera del downtown de la ciudad que debía engendrar. Con una entrada que requiere subir grandes escaleras o una larga rampa a lo largo de un canal de agua —que ya no fluye—, la plaza del centro es hoy un espacio lúgubre y desgastado, poblado en su mayor parte por las personas sin hogar que llenan a diario los elevados interiores del edificio de la Biblioteca Principal de Miami-Dade.

Ahora, apenas 40 años después de la efervescente fanfarria que rodeó su inauguración en 1983, el downtown puede estar a punto de desaparecer.

El emplazamiento del enorme complejo es una pieza clave en un plan de gran alcance de Miami-Dade para reurbanizar unos 17 acres de terrenos públicos en el extremo occidental del downtown, aún muy deteriorado, con el objetivo de crear un barrio denso y peatonal de apartamentos, oficinas y nuevas instalaciones cívicas.

El plan, elaborado todavía conceptual, publicado a principios de este mes, prevé la demolición total del centro cultural, donde están los dos edificios que albergan el museo HistoryMiami, así como la biblioteca principal pública del condado. Ambos se trasladarían a nuevos lugares aún no definidos en el barrio.

Las autoridades de Miami-Dade afirman que el centro de Johnson no solo superó su utilidad, sino que ahora se erige como un obstáculo erróneo en la largamente buscada y frustrada transformación del centro de Miami.

“No funciona para las instituciones que alberga”, dijo la comisionada de Miami-Dade, Eileen Higgins, cuyo distrito incluye el centro y que ha encabezado el plan de reurbanización con la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava. “Es inaccesible. Es imponente, intimidante y oscuro. No es un espacio que se haya desgastado bien”.

Aun así, la sentencia de muerte para el edificio de Johnson, en caso de producirse, puede resultar chocante para los miamenses que recuerdan las esperanzas invertidas en su desarrollo a principios de la década de 1980.

El arquitecto Philip Johnson, en el centro, junto con el director del Center for the Fine Arts, Jan van der Marck, a la derecha, y Carl Weinhardt, en la plaza frente al edificio de la Main Library de Miami-Dade, en el Miami-Dade Cultural Center del downtown de Miami, durante su construcción a principios de los años ochenta.
El arquitecto Philip Johnson, en el centro, junto con el director del Center for the Fine Arts, Jan van der Marck, a la derecha, y Carl Weinhardt, en la plaza frente al edificio de la Main Library de Miami-Dade, en el Miami-Dade Cultural Center del downtown de Miami, durante su construcción a principios de los años ochenta.

Esfuerzos para frenar la caída del downtown

El plan de reurbanización no es más que la última vuelta de tuerca en el largo esfuerzo del condado por resucitar el downtown. El antiguo downtown, centrado en Flagler Street, se hundió tras la explosión del desarrollo suburbano en las décadas de 1960 y 1970.

En la década de 1970, como parte del programa de deuda de la Década del Progreso, de $530 millones, los líderes del condado y de la sociedad civil se decidieron por un plan para poner en marcha el renacimiento del downtown mediante la construcción de nuevos complejos cívicos y gubernamentales a lo largo del extremo oeste de Flagler Street, en su mayor parte abandonado, justo al este del río Miami y de la Interestatal 95.

El plan incluía una nueva torre de administración del condado unida a una estación del nuevo sistema Metrorail y Metromover, y un centro cultural al otro lado de la calle para albergar la biblioteca principal y el museo de historia de gestión privada, así como una sala de exposiciones de arte.

Uno de los dos edificios de HistoryMiami en el nivel de la plaza elevada del Miami-Dade Cultural Center en el downtown es la antigua sede del Miami Art Museum, ahora el Pérez Art Museum Miami.
Uno de los dos edificios de HistoryMiami en el nivel de la plaza elevada del Miami-Dade Cultural Center en el downtown es la antigua sede del Miami Art Museum, ahora el Pérez Art Museum Miami.

El Center for the Fine Arts, la primera institución de este tipo en Miami, fue inicialmente un museo sin colección, pero más tarde comenzó a adquirir piezas y se convirtió en el Miami Art Museum. En 2013, el MAM se trasladó del centro cultural a una nueva sede frente a la bahía y pasó a llamarse Pérez Art Museum Miami. El museo HistoryMiami se expandió entonces a las galerías adyacentes del museo de arte.

Al seleccionar a Johnson y a su socio arquitectónico John Burgee para el diseño, los funcionarios del condado y los líderes cívicos pensaron que era alguien de reconocida capacidad.

Audaz y a veces controversial —Johnson fue un fascista convencido y simpatizante del nazismo en la década de 1930 antes de cambiar de rumbo—, el arquitecto fue conocido por introducir en Estados Unidos y promover implacablemente lo que él llamaba el Estilo Internacional, un modernismo austero y sin adornos, primero como director original del Departamento de Arquitectura del Museo de Arte Moderno, y después en su estudio de arquitectura. Las obras modernistas más conocidas de Johnson incluyen su propia casa transparente, la bien llamada Glass House en Connecticut, el jardín de esculturas del MoMa y un par de torres trapezoidales de cristal, Pennzoil Place, en Houston.

Johnson ganó el primer premio Pritzker, el Nobel de la arquitectura, en 1979.

Un giro hacia la arquitectura tradicional

Pero, sin que la mayoría lo supiera, Johnson y Burgee ya se habían embarcado en un giro de 180 grados hacia el posmodernismo, una arquitectura que remite al pasado, incorporando elementos y formas de estilos de construcción históricos —a veces irónicamente— en estructuras contemporáneas. Su edificio sede de AT&T Manhattan, con forma de cómoda estilo highboy y diseñado más o menos al mismo tiempo que el centro cultural de Miami, causó furor cuando se terminó en 1984.

En Miami, Johnson, inspirado en los edificios mediterráneos de Vizcaya, Coral Gables y Palm Beach, presentó un cambio de estilo radical que denominó “neotradicionalista”: una composición ligeramente surrealista de arcos, columnatas y tejados de teja. Después de un primer intento, los comisionados del condado aprobaron el proyecto de $23 millones, que se inauguró por fases entre 1983 y 1985. Un artículo del Miami Herald sobre la inauguración de la plaza en 1983, que recuerda deliberadamente a la Plaza San Marco de Venecia, citaba a Johnson diciendo que había imaginado una “acrópolis aislada” donde la gente se reuniera en mesas para comer, leer y relajarse.

Un trabajador de la construcción camina por la calle Flagler junto a una ventana enrejada en la base del Miami-Dade Cultural Center, que parece una fortaleza, en el downtown de la ciudad.
Un trabajador de la construcción camina por la calle Flagler junto a una ventana enrejada en la base del Miami-Dade Cultural Center, que parece una fortaleza, en el downtown de la ciudad.

Esto nunca llegó a suceder, en gran parte debido a un fallo fatal en el plan original del condado. Para calmar el miedo de la población a la delincuencia callejera y al aumento de la población de desamparados, el condado preveía nuevos edificios públicos en el downtown, conectados por encima del nivel de las aceras mediante puentes peatonales. Esa concepción nunca avanzó más allá de la plaza cultural, que se elevó por encima de un enorme zócalo que contenía el estacionamiento del personal y amplias zonas de almacenamiento, y se conectó mediante puentes a un estacionamiento adyacente y al nivel del suelo frente a la torre del condado. Los puentes no lograron atraer el tráfico peatonal previsto a la plaza oculta y soleada.

A la altura de Flagler y las calles circundantes, lo que ven los peatones es premonitorio. Las paredes angulosas perforadas por ventanas ocasionales cubiertas con rejas de hierro forjado y revestidas con acabados de roca recuerdan a las prisiones medievales o a las villas fortificadas de los príncipes florentinos durante el Renacimiento.

Y después de cuatro décadas, también ha quedado claro que los espacios existentes del museo y el lugar escondido son inadecuados para HistoryMiami, dijo Higgins. El tráfico peatonal en HistoryMiami, que atrae sobre todo a grupos escolares organizados, es escaso en el mejor de los casos. Los dos edificios del museo no están conectados, y Higgins sostiene que los espacios de las galerías son demasiado estrechos para mostrar adecuadamente la historia de Miami y la cada vez mayor colección de artefactos y reliquias históricas y arqueológicas de la institución.

Funcionario del museo HistoryMiami acepta la idea de una nueva sede

El presidente de la junta directiva del museo, el abogado John Shubin, dijo que la institución está lista y dispuesta a trabajar con el condado en un plan para una nueva sede, algo que reconoce que pudiera llevar años. Aunque recibe apoyo financiero del condado, el museo es una institución sin ánimo de lucro que pertenece y es dirigida por una junta directiva independiente.

“HistoryMiami está absolutamente encantado de ser reconocido por el condado como una importante institución cultural que merece un lugar privilegiado en un nuevo y mejorado downtown de Miami”, dijo Shubin en una entrevista. “Nos gustaría que este proceso pudiera recorrerlo de principio a fin en poco tiempo, pero seguiremos siendo pacientes y entusiastas con respecto a una futura sede. Confiamos en ellos y ellos confían en nosotros”.

Mientras tanto, dijo, el museo hará que su sede actual funcione.

“Creemos que, con el duro trabajo de nuestro equipo, podemos seguir sirviendo a nuestra comunidad a través de nuestra ubicación actual”, dijo Shubin.

Una arcada mediterránea conduce desde la plaza elevada del Miami-Dade Cultural Center hasta un puente peatonal y un estacionamiento.
Una arcada mediterránea conduce desde la plaza elevada del Miami-Dade Cultural Center hasta un puente peatonal y un estacionamiento.

Cuando se inauguró el centro, la reacción local fue muy polarizada. Un artículo retrospectivo de Marvin Aguilar publicado en Curbed.com en 2013 señalaba secamente: “La monumentalidad del complejo es a la vez venerada y rechazada. En 1983, el Architectural Club of Miami publicó sus listas de los mejores y peores edificios nuevos de Miami. La encuesta realizada por sus miembros clasificó al Centro como el quinto mejor y el quinto peor”.

Johnson seguiría explotando el filón historicista, y cosechando alabanzas y excoriaciones a partes iguales, hasta el final de su carrera, que solo llegó con su muerte a los 98 años en 2005.

Sin embargo, fuera de Miami, el centro cultural pasó extrañamente inadvertido, y rara vez apareció en libros o artículos sobre la obra de Johnson. El biógrafo de Johnson, el crítico de arquitectura Mark Lamster, nunca ha visto el complejo en persona hasta la fecha, lo que refleja que no se considera una obra especialmente significativa de Johnson.

Lamster, autor de”The Man in the Glass House”, dijo que el centro de Miami carece de la “energía anárquica” de su sorprendente edificio de AT&T, ahora conocido como 550 Madison y designado monumento histórico de Nueva York.

“Desde luego, no está en la lista de sus obras más importantes; no está en la lista de sus obras más queridas; y tampoco está en la lista de sus proyectos más odiados”, dijo Lamster, crítico de arquitectura del Dallas Morning News. “Es un proyecto que no llamó mucho la atención”.

El edificio de la biblioteca y su grandioso y elevado interior sí tenían sus admiradores. La crítica de arquitectura del Herald en el momento de la inauguración del centro, en la década de 1980, Beth Dunlop, dio al edificio de la biblioteca una crítica mayormente favorable. Pero el complejo en general, recordó, recibió una crítica tan “tibia” como pudo reunir dado el entusiasmo cívico por el proyecto, y no parece que haya mejorado con el tiempo.

Los valiosos murales de la biblioteca se conservarán

La biblioteca contiene una joya indiscutible: un friso circular del artista californiano Edward Ruscha, conocido por sus pinturas de palabras flotando sobre fondos naturales o surrealistas, que se considera una de las mejores y más valiosas piezas de arte público del condado.

Para la biblioteca, Ruscha pintó una cita de Hamlet en una serie de paneles con fondos de cielo y nubes que recorren toda la circunferencia de la rotonda de entrada: “Las palabras sin pensamientos nunca van al cielo”, dice. Ruscha también pintó otros 60 murales de palabras en arcos de pared por toda la biblioteca.

Una vista parcial del friso de 360 grados de Edward Ruscha en la rotonda de entrada de la Biiblioteca Principal de Miami-Dade, en el downtown de Miami.
Una vista parcial del friso de 360 grados de Edward Ruscha en la rotonda de entrada de la Biiblioteca Principal de Miami-Dade, en el downtown de Miami.

Las obras de Ruscha, de 83 años, se encuentran entre las más cotizadas del arte contemporáneo y se han vendido en subasta por hasta $52 millones, lo que significa que las pinturas de la biblioteca probablemente valgan millones. Su conservación, traslado cuidadoso e inclusión en el nuevo edificio de la biblioteca será un requisito clave del condado, dijo Higgins.

“Es una de las obras de arte público más importantes que tenemos”, dijo. “Alguien más inteligente que yo se las ingeniará para trasladarla”.

Dejando a un lado los murales de Ruscha, dijo Dunlop, el complejo cultural no cumplió las expectativas. A pesar de que su aspecto mediterráneo remite a una época en la que la mano de obra y la riqueza de los materiales eran primordiales, el centro se quedó corto en ambos aspectos, dijo.

“Lloro la pérdida de muchos edificios, pero no puedo disgustarme por esto tanto como debería”, dijo Dunlop. “La artesanía no estaba ahí. Los materiales y los detalles eran mediocres. En Miami esperaban que fuera un edificio importante que pusiera a Miami en el mapa. Pero, como tantas cosas en Miami, consiguieron un arquitecto de primera categoría que hizo un edificio de segunda”.

Al final, sin embargo, Dunlop dijo que el centro fracasó porque le dio la espalda a las calles del downtown, una postura que hoy está en franca contradicción con la preponderancia de los nuevos edificios aptos para la vida urbana que se adaptan a las aceras.

“Era muy antiurbano en un downtown que luchaba por ser urbano”, dijo Dunlop. “Ahora sabemos mucho más sobre cómo funcionan las ciudades”.

El Miami-Dade Cultural Center, que parece una fortaleza, está conectado a un estacionamiento del condado, a la izquierda, por un puente peatonal que cruza Northwest Second Avenue, en el downtown de la ciudad.
El Miami-Dade Cultural Center, que parece una fortaleza, está conectado a un estacionamiento del condado, a la izquierda, por un puente peatonal que cruza Northwest Second Avenue, en el downtown de la ciudad.

Sin embargo, tanto Dunlop como Lamster coinciden en una cosa. El plan de reurbanización del condado hace hincapié en la sostenibilidad y la resistencia. Pero derribar un enorme complejo de edificios de apenas 40 años de antigüedad es todo lo contrario, señalaron. Lo calificaron de despilfarro colosal de lo que se denomina “energía incorporada” —la energía generada que se empleó en su construcción—, así como de materiales que irán a parar a vertederos sobrecargados.

“La huella de carbono de deshacerse de todo ese concreto es muy alta”, dijo Dunlop. “Es un montón de concreto. Es problemático”.

Lamster espera que el condado o los promotores opten por salvarlo, incluso si nadie se moviliza para salvar el centro. Debería tener nuevos usos, adaptarse o añadirse, y no simplemente destruirse, dijo.

“No estamos hablando de uno de los grandes hitos de la arquitectura estadounidense”, dijo Lamster. “Pero es triste ver cómo se derriba una obra importante, al menos en términos de escala. En términos de sostenibilidad, derribar un gran edificio no es lo ideal. Construir cualquier cosa es una acción extremadamente intensiva en términos de materiales y medio ambiente, y si puedes salvar lo que tienes, siempre es mucho mejor”.

Usuarios de la Main Library del Condado Miami-Dade, en el Cultural Center del downtown de la ciudad, están sentados bajo un mural de palabras en un arco de la pared, obra del artista Edward Ruscha.
Usuarios de la Main Library del Condado Miami-Dade, en el Cultural Center del downtown de la ciudad, están sentados bajo un mural de palabras en un arco de la pared, obra del artista Edward Ruscha.

Pero Higgins dijo que demoler el complejo es, en conjunto, la única opción correcta. Eso liberaría el cada vez más valioso terreno bajo el complejo para un uso mucho mejor y remunerativo según el plan del condado, ayudando a generar suficientes ingresos nuevos para pagar una larga lista de deseos de bienes públicos.

“Al construir un nuevo museo y una biblioteca, al final ahorraremos dinero a los contribuyentes. Conseguiré aumentar los ingresos. Ahora mismo, todas esos acres no producen nada”, dijo. “Y acabaremos teniendo una biblioteca y un museo mejores”.