Canadá y Australia imponen normas COVID a viajeros de China

Un niño con mascarilla, junto a la decoración navideña en un centro comercial en Beijing, China, el 30 de diciembre de 2022. (AP Foto/Ng Han Guan) (ASSOCIATED PRESS)

BEIJING (AP) — Australia y Canadá se han unido a la creciente lista de países que exigen que los viajeros procedentes de China pasen una prueba de detección del COVID-19 antes de embarcar en su vuelo, mientras la nación asiática combate un brote de coronavirus tras suavizar bruscamente las restricciones que llevaban en vigor casi toda la pandemia.

Las autoridades de salud australianas dijeron el domingo que a partir del 5 de enero todos los pasajeros procedentes de la China continental, Hong Kong o Macao deben presentar una prueba negativa de COVID-19 realizada en los dos días previos a su partida.

Canadá anunció medidas similares, que también entrarán en vigor el 5 de enero, en un comunicado fechado el sábado, una medida que, según los expertos, no es muy eficaz.

Kerry Bowman, profesora adjunta de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto, dijo que el requisito “no tiene base científica en este momento”.

“No estamos en los primeros días de la pandemia”, señaló. “Está bastante claro que las revisiones en el punto de entrada no son muy eficaces. A menudo la gente puede dar positivo días y semanas después”.

Estados Unidos, Gran Bretaña, India, Japón y varios países de la Unión Europea impusieron también medidas más duras contra el COVID-19 a los viajeros chinos ante la preocupación por la falta de datos sobre los contagios en el país y el temor a la propagación de nuevas variantes del virus.

La investigación ha demostrado cómo el virus se propaga a través de la movilidad humana, lo que significa que la próxima variante del virus podría ni siquiera surgir de China, e incluso si lo hiciera, podría aterrizar en Canadá desde otras rutas indirectas, dijo Bowman, añadiendo que una medida más eficaz sería analizar las aguas residuales de aviones y aeropuertos para comprobar la carga viral y las mutaciones.

El Aeropuerto Internacional de Vancouver declaró el sábado que ampliaría su programa piloto de análisis de aguas residuales.

China, que durante la mayor parte de la pandemia adoptó una estrategia de “cero COVID” con duras restricciones para erradicar el virus, relajó de forma abrupta el protocolo en diciembre. Las autoridades chinas habían anunciado antes que, a partir del 8 de enero, los viajeros procedentes del extranjero ya no tendrían que hacer cuarentena a su llegada al país, lo que allanó el camino para que la población volviese a salir del país.

Hong Kong se está preparando también para el final de la norma y tiene previsto reanudar los controles fronterizos el 8 de enero, según una publicación del jefe de seguridad del territorio, Eric Chan, en Facebook.

Sin embargo, se mantendrá la cuota que limita el número de viajeros entre los dos lugares.

En China, la relajación de las restricciones permitió que los residentes celebrasen el Año Nuevo en reuniones multitudinarias, a pesar del aumento de los contagios en gran parte del país.

“Todavía hay preocupación, más o menos", dijo Wu Yanxia, un residente en Beijing de 51 años que trabaja en una empresa de logística. “Espero que el próximo año todo sea normal, como los viajes nacionales”.

Otros esperan que 2023 traiga cosas mejores tras un año complicado.

“Hemos vivido un año muy desigual, especialmente inolvidable, con muchas cosas que no podíamos imaginar", señaló Li Feng, un profesor en Beijing, agregando que 2022 fue un año difícil tanto para la población como para el gobierno.

“Pero creo que hemos salido adelante y todo irá bien", afirmó. “Todos seremos cada vez mejores tanto en el trabajo como en la vida".

___

El periodista de The Associated Press Jim Morris contribuyó desde Ottawa, Canadá.