Campaña de DeSantis en 2018 recibió $25,000 de una organización sin fines de lucro financiada en secreto por dinero de FPL, según registros

·10  min de lectura

En el período previo a las elecciones de 2018, Broken Promises —un misterioso grupo sin fines de lucro registrado con un apartado de UPS en la capital del país— dio $25,000 a un comité político llamado Consumers for Energy Fairness. Fue la primera donación que el comité recibió ese año.

Al día siguiente, Consumers for Energy Fairness pasó $25,000 al comité político de Ron DeSantis, según los registros financieros de la campaña estatal.

La donación no levantó sospechas. La suma era una fracción de los casi $59 millones que DeSantis recaudó en su exitosa candidatura a gobernador. Y no hay ninguna prohibición de que DeSantis o cualquier otro candidato reciba dinero de organizaciones sin fines de lucro como Broken Promises, que no tienen que revelar sus donantes.

Pero documentos filtrados al Miami Herald revelan el respaldo financiero oculto detrás de Broken Promises: Florida Power & Light, la poderosa compañía eléctrica que ahora está en el centro de una serie de escándalos políticos. Los escándalos implican intentos de los consultores políticos de FPL de manipular secretamente las elecciones de la Florida.

La donación de Broken Promises a DeSantis es la primera vez que la campaña del gobernador ha sido vinculada, en este caso indirectamente, a las actividades de los consultores políticos de FPL.

En una controversia entre muchas, los consultores que trabajan para FPL usaron a Broken Promises para financiar de forma encubierta a un candidato aguafiestas en una contienda para el Senado estatal del área de Gainesville en 2018, según descubrió una investigación del Herald. El candidato, un veterano demócrata, dividió el voto liberal, asegurando que un republicano ligado a la empresa de servicios públicos conservara el escaño.

Saurav Ghosh, director de la reforma del financiamiento de las campañas federales en el no partidista Campaign Legal Center en Washington DC, comparó el acuerdo con una “manipulación de elecciones” y dijo que potencialmente viola las leyes estatales de financiamiento de campañas en contra del blindaje de las verdaderas fuentes de las contribuciones políticas.

FPL puede contribuir a cualquier campaña política que elija, a menos que la contribución se canalice deliberadamente a través de terceros en un intento de ocultar su origen. Las campañas no están obligadas a investigar el origen del dinero que les dan los donantes.

Como la mayor empresa de servicios públicos del estado, FPL tendría una buena razón para querer ganarse el favor de cualquier futuro gobernador.

En la Florida, el gobernador nombra a los miembros de la Comisión de Servicios Públicos (PSC), que regula estos servicios. Durante el mandato de DeSantis, cuatro de los cinco miembros de la PSC han finalizado sus periodos, permitiendo al gobernador reemplazarlos. El gobernador también tiene el poder de firmar o vetar la legislación solicitada por la empresa de servicios públicos. Y sus organismos tienen la supervisión de cuestiones como el manejo de sus líneas de transmisión, gasoductos, recursos hídricos, construcción de líneas eléctricas y estaciones de carga de vehículos eléctricos.

Aunque DeSantis ha apoyado varias de las iniciativas de FPL desde que asumió el cargo, incluyendo un aumento de la tarifa, vetó un proyecto de ley de energía solar de alto perfil impulsado por la empresa de servicios públicos a principios de este año.

Ni la campaña de reelección de DeSantis en 2022 ni la oficina del gobernador respondieron a las preguntas para este artículo.

El presidente ejecutivo de FPL, Eric Silagy (izquierda),  negó tener conocimiento de los intentos de asesores políticos de esa empresa de servicios públicos por manipular las elecciones de la Florida, a pesar de que los correos electrónicos y mensajes de texto filtrados muestran que él y sus principales ejecutivos mantenían una comunicación frecuente y detallada con ellos.
El presidente ejecutivo de FPL, Eric Silagy (izquierda), negó tener conocimiento de los intentos de asesores políticos de esa empresa de servicios públicos por manipular las elecciones de la Florida, a pesar de que los correos electrónicos y mensajes de texto filtrados muestran que él y sus principales ejecutivos mantenían una comunicación frecuente y detallada con ellos.

El hecho de que el financiamiento de Broken Promises provino de FPL se ocultó hasta que el Herald y otros medios de comunicación recibieron anónimamente los registros internos de Matrix, la empresa de consultoría política de la empresa con sede en Alabama. Esos registros incluyen un libro de contabilidad interno que muestra cómo Matrix distribuyó fondos etiquetados como provenientes de FPL, incluyendo $200,000 a Broken Promises.

El portavoz de FPL, David Reuter, calificó de “falso” el libro de contabilidad.

Negó que FPL financiara a Broken Promises y dijo que la empresa de servicios públicos sigue todas las leyes de financiamiento de campañas.

“No tenemos constancia de que FPL, ni ninguna entidad de NextEra Energy, haya pagado nunca a Broken Promises”, dijo Reuter. NextEra Energy es la empresa matriz de la empresa de servicios públicos.

DeSantis no ha comentado sobre las actividades políticas de FPL. El nuevo departamento de policía electoral del gobernador se ha centrado hasta ahora en el arresto de personas que pueden haberse registrado y votado a pesar de ser inelegibles debido a condenas penales anteriores.

El libro de contabilidad muestra que el 26 de septiembre de 2018, Matrix envió $100,000 de fondos del FPL a Broken Promises. Una semana después, Broken Promises dio $25,000 a Consumers for Energy Fairness, según los registros financieros de la campaña estatal. Al día siguiente, Consumers for Energy Fairness dio esa misma cantidad a Friends of Ron DeSantis, el comité político del futuro gobernador, según muestran los registros estatales.

El dinero originado por FPL, que primero pasó por Matrix, proporcionó a Broken Promises la totalidad de su financiamiento en 2018, revelan los registros: Las declaraciones de impuestos federales muestran que Broken Promises recaudó un total de $200,000, y todo de FPL a través de Matrix, según el libro de cuentas.

Consumers for Energy Fairness no respondió a las solicitudes de comentarios.

Por ley, se supone que las organizaciones sin fines de lucro como Broken Promises deben apoyar principalmente causas de bienestar social.

Broken Promises estaba dirigida por un ex cabildero de Matrix, llamado Sean Jason Anderson, quien nombró a su madre para que se uniera a él en su junta directiva.

Anderson y su madre no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Jeff Pitts era el presidente ejecutivo de Matrix, la empresa de consultoría política con sede en Alabama de FPL, hasta que la dejó para crear su propia empresa en 2020. Él y el fundador de Matrix, Joe Perkins, resolvieron recientemente un duelo de demandas.
Jeff Pitts era el presidente ejecutivo de Matrix, la empresa de consultoría política con sede en Alabama de FPL, hasta que la dejó para crear su propia empresa en 2020. Él y el fundador de Matrix, Joe Perkins, resolvieron recientemente un duelo de demandas.

Broken Promises era una de las organizaciones sin fines de lucro dirigidas por aliados de Matrix con nombres como Alliance for Consumer Protection, Mothers for Moderation y Consumer Policy League, que luego aportaban dinero a las campañas políticas. En los mensajes de texto filtrados, el entonces presidente ejecutivo de Matrix, Jeff Pitts, dejó claro que él y FPL controlaban las organizaciones sin ánimo de lucro y cómo se gastaba su dinero.

“La conclusión es que nosotros somos los que tenemos las chequeras y tenemos el control al 100%”, dijo Pitts al vicepresidente de FPL, Daniel Martell, en un mensaje de texto de 2016.

Un abogado de Pitts ha dicho que los documentos son “falsos y engañosos” y que se están filtrando en un esfuerzo por “difamarle”.

Matthew Corley, investigador principal del grupo de vigilancia Citizens for Responsibility and Ethics in Washington (CREW), dijo que los electores necesitan saber quién está financiando realmente las campañas políticas y potencialmente influyendo en los funcionarios electos.

“Es comprensible que a los electores les resulte más valioso saber que una empresa con intereses particulares hizo una gran contribución a un candidato o comité que si lo hizo una organización sin fines de lucro poco conocida y con una misión genérica”, dijo Corley.

CREW presentó una denuncia ante el IRS contra Broken Promises en 2020 alegando que infringía las leyes fiscales y electorales federales al dedicarse principalmente a la política y no a actividades de bienestar social.

La organización sin fines de lucro cerró dos semanas después de la denuncia de CREW.

Al margen de cualquier actividad relacionada con Matrix, FPL contribuyó directamente con $325,000 al Partido Republicano del estado y $172,500 a los demócratas de la Florida durante el ciclo electoral de 2018, según muestran los registros estatales. Parte de ese dinero pudo haber encontrado su camino en las campañas de DeSantis y su oponente demócrata, Andrew Gillum, aunque la mezcla de fondos con dinero de otros donantes hace que el seguimiento de estos dólares sea difícil.

La única contribución directa de FPL a DeSantis fue de $754.63 en alimentos y bebidas, según muestran los registros financieros de la campaña.

DeSantis no era el candidato preferido de FPL en las primarias republicanas para gobernador de 2018. En cambio, la empresa de servicios públicos gastó mucho en respaldar a su oponente, Adam Putnam, entonces comisionado de Agricultura de la Florida.

Ben Wilcox, director del grupo de responsabilidad gubernamental Integrity Florida especuló que FPL podía haber usado organizaciones sin fines de lucro como Broken Promises para enmascarar el alcance de sus contribuciones políticas.

“Ya tienen la reputación de ser el mayor jugador en la política de la Florida”, dijo, “así que tal vez están tratando de evitar reforzar esa reputación”.

Llegar al otro lado del pasillo

Matrix ha repartido el dinero de FPL entre todos los sectores políticos.

Otras dos organizaciones sin fines de lucro financiadas por FPL, según el libro de cuentas, contribuyeron al Partido Demócrata de la Florida y al Partido Republicano de la Florida en 2018.

Mothers for Moderation dio $230,000 a los demócratas de la Florida en agosto de 2018 y otra organización sin fines de lucro llamada Conservatives for Better Leadership dio $225,000 a los republicanos del estado en octubre de 2018, según muestran los registros estatales.

Si bien FPL está autorizada a hacer contribuciones políticas en su propio nombre –y lo hizo por valor de $8.3 millones durante el ciclo electoral de 2018–, esas donaciones a los dos partidos estatales se hicieron de forma indirecta.

El Partido Demócrata de la Florida no respondió a las solicitudes de comentarios. Tampoco lo hizo Mothers for Moderation.

La donación de Conservatives for Better Leadership a los republicanos de la Florida ocurrió el mismo día en que Broken Promises contribuyó al comité político de DeSantis, según muestran los registros estatales.

La directora del grupo con sede en Alabama, Apryl Marie Fogel, se negó a comentar más allá de decir: “No es mi circo, no son mis monos”.

Helen Aguirre Ferré, portavoz del Partido Republicano de la Florida (RPOF), sugirió que las contribuciones de una opaca organización sin fines de lucro al partido republicano estatal estaba dentro de lo acostumbrado.

“El Partido Republicano de la Florida recibió en 2018 millones de dólares en contribuciones de una amplia variedad de fuentes para promover la elección de sus candidatos”, escribió Ferré en un correo electrónico. “Las contribuciones de las que hablas no son nuevas para nosotros. RPOF las reportó públicamente a medida que ocurrían”.

Wilcox, de Integrity Florida, dijo que las donaciones tanto a los demócratas como a los republicanos demuestran que FPL “se hace con el favor de ambos bandos” como parte de un enfoque de “igualdad de oportunidades” para ganar influencia.

“Su legislación depende de ello”, dijo Wilcox.

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, dijo en el tribunal del Condado Broward: "Si existen ciertas reglas y regulaciones, si la gente no cree que esas van a ser aplicadas, habrá más violaciones".
El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, dijo en el tribunal del Condado Broward: "Si existen ciertas reglas y regulaciones, si la gente no cree que esas van a ser aplicadas, habrá más violaciones".

Este año, los demócratas se unieron a los republicanos en la Legislatura de la Florida para aprobar un proyecto de ley de energía solar respaldado por FPL. El proyecto de ley habría permitido a las empresas de electricidad de la Florida imponer tarifas elevadas a las empresas y a los propietarios de viviendas que instalen paneles solares. Los registros muestran que FPL escribió el primer borrador del proyecto de ley.

Pero DeSantis emitió un veto. Dijo que podría aumentar los costos de la gente en una economía cargada de inflación.

En otros casos, sin embargo, DeSantis y sus designados han apoyado a la empresa de servicios públicos.

El año pasado, la Comisión de Servicios Públicos votó para permitir que FPL aumente las facturas de los clientes $4,700 millones en los próximos cuatro años, y aún más si la factura de impuestos federales de la compañía sube y si las tasas de interés aumentan. El gobernador también firmó una ley solicitada por la FPL que restringe las conexiones de gas natural en las nuevas construcciones e impide que los gobiernos locales regulen las fuentes de energía sucias. Y este año aprobó una exención fiscal de $2.3 millones para las plantas de energía verde de hidrógeno de la FPL.