‘Las cárceles son frías, pero la cultura humaniza’

“Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes”, enunció en su momento William Shakespeare, dramaturgo inglés que después sirvió de inspiración para Ismael Corona, hoy actor en la Compañía de Teatro Penitenciario y codirector, junto con Javier Cruz, de la obra “MCBTH, ruega por nosotrxs”.

Aunque hoy el teatro representa su “modus vivendi”, la formación de Ismael Corona para llegar a los escenarios e integrar una de las actividades artísticas más antiguas conocidas por la humanidad surgió tras las rejas. Cuando tenía 17 años asesinó a una persona. Durante una riña hirió a un individuo de 34 años con al menos 12 puñaladas en el estómago, situación que llevó a la víctima a morir por insuficiencia renal. 

El crimen llevó a Corona a permanecer tres años y diez meses en la Correccional para Menores de San Fernando, ahora Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes, aunque su sentencia era de cinco años.

Ismael Corona
Una de sus primeras interpretaciones fue para el montaje de “Ricardo III”. (Foto: Kenia Hernández)

Tiempo después, ya en libertad, encontró un proyecto del Foro Shakespeare, que inició la Compañía de Teatro Penitenciario hace 13 años en la Ciudad de México, con teatro de repertorio estable. Esta compañía cada año abre una convocatoria a toda la población privada de su libertad con el fin de contribuir en su desarrollo humano por medio del arte, además de promover la incorporación de habilidades como expresión corporal, disciplina, trabajo en equipo, empatía y manejo de emociones.

“LAS CÁRCELES SON FRÍAS, EL TEATRO PERMITE UNA CALIDAD HUMANA”

“Me dieron dos medidas cautelares, que fue la libertad asistida y una formación académica en la comunidad de externación para adolescentes en conflicto con la ley. Ya libre, encontré un proyecto del Foro Shakespeare que fue de cine, era un tour francés, y el ciclo alemán era una gira de documentales. Así empecé a tallerear”, comparte Ismael Corona, quien lleva nueve años en la compañía, en entrevista con Newsweek en Español.

Una de sus primeras interpretaciones fue para el montaje de “Ricardo III”, obra que aborda “el lado oscuro del ser humano, cuya historia puede empatar con un interno”. A partir de esa caracterización, en 2013 comenzó a personificar distintos papeles con apoyo de la dirección. Para este artista existió un antes y un después del crimen: pasó de ser un personaje homicida a un profesional en entretener al público.

“La cultura humaniza. Las cárceles están hechas de concreto, son frías, y el cuerpo humano se acostumbra a eso, a ser duro e indiferente. Lo que permite el teatro es tener esa calidad humana, ese fuego que abre el corazón. Aunque estando preso se requiere que cierres este órgano por las circunstancias, al menos cuatro horas de libertad estando en el teatro dentro de la cárcel te permite que en la entrada cuelgues tus prejuicios, a tus jueces, y si quieres después de la sesión, retomas tus estigmas”, aclara.

—Para esta nueva obra de “MCBTH”, de William Shakespeare, ¿cuál fue el reto para la puesta en escena? —le preguntamos.

—Ser honesto conmigo. Reconocer y ser responsable de mis muertos. Por ejemplo, a esta persona que le arrebaté la vida, reconocer que por él estoy aquí. Sostener mi calidad de ser humano para no cometer el mismo delito. Fui confeso desde el principio, eso me permitió ser libre. Ahora llevar la realidad al teatro. Esta obra habla de muertos, espectros y brujas. Me confronta.

“También hemos tenido otras propuestas como es el teatro testimonial, donde platicamos cómo nos fue antes y ahora. Es cruda esta puesta en escena, pero eso me permitió hacer una relación con mi pasado y no negarlo para así sostener mi futuro”, confiesa Ismael Corona evidenciando seguridad en su rostro.

“MCBTH, RUEGA POR NOSOTRXS”

Con el apoyo de la Dirección del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, la obra del Teatro Penitenciario está formada por personas ligadas al penal de Santa Martha Acatitla. Dentro del elenco están Cándido Alberto Herrera, Valeria Lemus, José Luis Padilla, David García Martínez, Ismael Corona y José Francisco Ortiz. También actúan Rafael Mauro Martínez, Noé Lladó Rendón, Alejandro Rivas, Israel Inclán Bautista, Iván Olmos Villavicencio y Rodolfo Sánchez Flores.

La función estelar será el próximo viernes 25 de noviembre, a las 20:30 horas, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Para esta nueva adaptación se aborda la conocida tragedia, pero desde la visión de las mujeres a partir del cuestionamiento de las narrativas de la violencia de género, roles, etiquetas y opresión. 

“Entre música en vivo y textos audaces, la puesta resignifica a las mujeres de la historia, a las brujas, a quienes no han tenido voz. Busca hacer frente a los estigmas que existen en torno a los comportamientos femeninos, las etiquetas. Por ello, aquí personificamos a las brujas, a las ladies que no sienten miedo de levantar la voz ni de salir a las calles”, dijo en conferencia de prensa Itari Marta, directora general del Foro Shakespeare.

Además, agregó que los hijos e hijas de las personas privadas de su libertad podrán asistir a la presentación especial. Todo lo recaudado de las entradas será destinado para el mantenimiento del Teatro Penitenciario.

“El hecho de que vean a sus padres y madres haciendo arte y cultura sin duda les cambia la perspectiva y también les cambia el universo de posibilidades”, apuntó.

Para “MCBTH”, el espacio escénico fue ideado por Itari y el diseño de vestuario y arte es de Sandra Garibaldi. Mientras, el diseño de iluminación recae en Miguel Velázquez y la canción original de la obra, “El Femin-Rap”, fue compuesta por José Francisco Ortiz. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

31 Minutos regresa a México con una ‘calurosa Navidad’

Guillermo del Toro: ‘Quise que el títere Pinocho no actuara como tal’

Tempers: explorando todas las vertientes del arte