Breonna Taylor: Cuatro oficiales son acusados de violación de derechos civiles federales tras tiroteo de 2020

·5  min de lectura

Cuatro agentes de policía actuales y anteriores de Louisville se enfrentan a cargos federales de derechos civiles más de dos años después del tiroteo que resultó en la muerte de Breonna Taylor, quien falleció en su casa durante una redada policial fallida en marzo de 2020.

El Departamento de Justicia de EE.UU. alega que los agentes hicieron un uso excesivo de la fuerza, mintieron a los investigadores y encubrieron los hechos después del asesinato.

Dos acusaciones distintas incluyen a los ahora exoficiales del Departamento de Policía Metropolitana de Louisville Joshua Jaynes, Brett Hankison y Kelly Hanna Goodlett, así como al actual sargento Kyle Meany. Todos ellos fueron acusados por las fuerzas del orden federales el 4 de agosto, lo que supone los primeros cargos federales en relación con su muerte.

Los oficiales Jaynes y Goodlett falsificaron la información de una orden de registro, violando los derechos de la Cuarta Enmienda de Taylor, lo que condujo a su asesinato, y ejecutaron el registro a sabiendas de que carecían de causa probable, según los fiscales federales.

El fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, dijo que los ahora exoficiales también conspiraron para falsificar documentos después de que Taylor fuera asesinada y acordaron mentir a los investigadores tras su muerte.

Hankison, que hasta el jueves era el único oficial acusado en relación con el asesinato de Taylor, fue absuelto a principios de este año de tres cargos de delito de homicidio imprudente después de disparar 10 veces contra la ventana de la mujer y una puerta de cristal que conducía a un apartamento vecino.

El jueves se le acusó de uso intencionado de una fuerza inconstitucional.

Merrick Garland y Kristen Clarke anunciaron la presentación de cargos federales contra cuatro oficiales actuales y anteriores implicados en la muerte de Breonna Taylor (AP)
Merrick Garland y Kristen Clarke anunciaron la presentación de cargos federales contra cuatro oficiales actuales y anteriores implicados en la muerte de Breonna Taylor (AP)

Los oficiales ejecutaron una orden de registro en la casa de Taylor el 13 de marzo de 2020, basándose en una declaración jurada falsificada utilizada para obtener la orden, y luego “conspiraron para engañar a las autoridades estatales, locales y federales” en una investigación posterior, según Garland.

Las acusaciones alegan que los oficiales Jaynes y Goodlett se reunieron para falsificar un documento de investigación tras la muerte de Taylor y se reunieron en un garaje para conspirar y engañar a las autoridades durante la investigación. Meany también está acusado de mentir a los investigadores.

“Breonna Taylor debería estar viva hoy”, dijo Garland durante una rueda de prensa el jueves. “Compartimos, pero no podemos imaginar del todo, el dolor que sienten los seres queridos de Breonna Taylor”.

La mujer negra de 26 años, trabajadora médica, estaba en su casa con su novio, Kenneth Walker, cuando los detectives vestidos de civiles utilizaron un ariete para abrir la puerta poco después de la medianoche. Walker efectuó un único disparo con su arma de fuego, de propiedad legal, creyendo que un intruso había entrado en el apartamento.

A continuación, dos agentes dispararon más de 20 veces en el apartamento. Uno de los disparos alcanzó mortalmente a Taylor.

Su muerte desencadenó demandas internacionales de justicia y del fin de la violencia policial, en el marco de una oleada de protestas tras los asesinatos de otras personas negras a manos de la policía.

Jaynes fue despedido por el departamento de policía de Louisville tras el asesinato de Taylor, y un entonces jefe interino del organismo acusó a Jaynes de “mentir” cuando redactó una solicitud de orden que verificaba a través del Servicio Postal de Estados Unidos que Taylor recibía paquetes relacionados con activistas de la droga que implicaban a un exnovio.

Él ha presentado una demanda para recuperar su puesto de trabajo.

Dentro de las acusaciones

La primera acusación federal contiene cuatro cargos contra Jaynes y Meany por violaciones de los derechos civiles federales y obstrucción.

Un primer cargo acusa a los hombres de redactar una declaración jurada falsa para la orden, que “contenía declaraciones falsas y engañosas, omitía hechos materiales, se basaba en información obsoleta y no estaba respaldada por una causa probable”, según el Departamento de Justicia. La acusación también alega que ambos hombres sabían que la ejecución de la orden crearía una situación “peligrosa”.

Según los cargos, los oficiales que ejecutaron la orden no eran conscientes de que la declaración jurada era falsa.

Un segundo cargo acusa a Jaynes de conspiración como parte de un “encubrimiento”. Un tercer cargo acusa a Jaynes de falsificar un informe posterior “con la intención de impedir una investigación criminal” sobre la muerte de Taylor.

En otro documento de información, se acusa a Goodlett de un cargo de conspiración por haber colaborado presuntamente con Jaynes en la falsificación de una declaración jurada para registrar la casa de Taylor, así como de un informe falso para “encubrir” la declaración jurada falsa.

Un cuarto cargo acusa a Meany de hacer una declaración falsa a los investigadores federales.

La segunda acusación, contra Hankison, incluye dos cargos de derechos civiles en los que se alega que el ahora exoficial “utilizó intencionadamente una fuerza inconstitucionalmente excesiva, mientras actuaba en su capacidad oficial como agente, cuando disparó su arma de servicio en el apartamento de Taylor a través de una ventana cubierta y una puerta de cristal cubierta”.

Un primer cargo contra Hankison alega que privó a Taylor y a Walker de sus derechos constitucionales al disparar a ciegas en el apartamento “a través de una ventana del dormitorio que estaba cubierta con persianas y una cortina opaca”.

El segundo cargo le acusa de privar a los vecinos de Taylor de sus derechos constitucionales “al disparar a través de una puerta corredera de cristal que estaba cubierta con persianas y una cortina”.

Ambos cargos alegan que la conducta de Hankison “supuso un intento de asesinato”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.