Brasil: Matan a dos indígenas guajajara en hechos separados

·2  min de lectura
BRASIL-INDÍGENAS MUERTOS (AP)
BRASIL-INDÍGENAS MUERTOS (AP)

Dos miembros del grupo indígena brasileño guajajara, conocido por sus guardias forestales que combaten la deforestación ilegal, fueron muertos el fin de semana, según el Consejo Indigenista Misionero (CIMI), una organización sin ánimo de lucro que da seguimiento a la violencia contra los pueblos nativos.

El guardia forestal Janildo Oliveira Guajajara fue asesinado con varios disparos por la espalda, mientras que otro hombre de Guajajara que recibió un disparo en el ataque del sábado por la mañana sobrevivió y está en una unidad de salud, dijo la división del CIMI en el estado de Maranhao en un comunicado publicado en Instagram. En otro municipio de Maranhao, Jael Carlos Miranda Guajajara fue atropellado por un vehículo no especificado la misma mañana, y los miembros de su grupo sospechan que fue un asesinato, según el comunicado.

Los guajajara viven en el Territorio Indígena Arariboia, de Maranhao, y patrullan sus tierras para expulsar a los invasores. Esto les ha puesto a menudo en la mira: Cinco fueron asesinados en un periodo de cinco meses entre 2019 y 2020.

Ni la agencia de asuntos indígenas del gobierno federal ni la Policía Federal respondieron a los correos electrónicos de The Associated Press enviados para conocer sus comentarios.

En una manifestación en Sao Paulo el domingo, un pequeño grupo de indígenas de varias tribus asistía a una protesta previamente programada contra la violencia, la tala ilegal, la minería y la ganadería.

Sônia Guajajara, miembro de una tribu y coordinadora ejecutiva de la Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil, dijo a los periodistas que necesitaba más detalles antes de comentar los reportes.

“Estamos aquí para decir: basta con esta violencia, basta con el genocidio contra nuestro pueblo y nuestro territorio”, manifestó.

El informe anual del CIMI sobre la violencia contra los pueblos indígenas, publicado el mes pasado, reportó que en 2021 fueron asesinados 176 indígenas, una cifra ligeramente inferior a la del año anterior, pero muy superior a la media de los cinco años anteriores, de 123.